Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE NUESTROS CORRESPONSALES Roma Buenos Aires Londres TEXTO: EMILI J. BLASCO Bruselas Recuerdo del 7- J Las 52 víctimas de los atentados de Londres tendrán un monumento en Hyde Park, no muy lejos de la fuente en memoria de Diana de Gales l norte quedará el Speaker s Corner, donde los domingos por la mañana oradores de calado diverso se suben a una silla para soltar sus peroratas; al este, la fuente dedicada a Diana de Gales. Entre esos lugares tan frecuentados, el monumento en recuerdo de los atentados del 7 de julio de 2005 se hará un hueco en Hyde Park para preservar la memoria de las 52 víctimas mortales de los atentados islamistas. Los londinenses han asimilado la conmoción del 7- J con lentitud. Primero reaccionaron con contención emotiva, en parte por carácter- -la llamada flema británica- pero también porque faltó impacto visual: tres de las cuatro bombas estallaron en túneles del metro que no quedaban a la vista. Luego se tardó en dar la cifra final de 52 muertes (sin contar los 4 terroristas suicidas) con lo que también se evitó el impacto de una cifra que ilustrase la magnitud de lo ocurrido. Y en esa lenta asunción del 7- J, ahora, finalmente, se ha decidido el lugar donde se levantará el monumento a las víctimas. Algo más habrá que esperar para su realización- -por el momento no ha sido encargada a ningún artista- -y posterior inauguración. No parece posible en el segundo aniversario y tal vez haya que esperar al tercero. Hyde Park, el mayor parque del centro de Londres, ha sido escogido por su amplio espacio, su céntrica ubicación y porque es un lugar reconocido en todo el mundo lo que permite honrar adecuadamente a las víctimas según indican los portavoces de afectados y familiares. En un primer momento, el Gobierno barajó la posibilidad de tributar el homenaje en Tavistock Square, la plaza en la que estalló la cuarta bomba. El terrorista suicida se había subido a un autobús tras comprobar que la línea del metro que le correspondía atacar estaba paralizada. Las imágenes de la devastación del autobús de dos pisos, reducido a uno por la París Rabat A Nueva York Jerusalén Lisboa México Washington Oslo explosión, fueron las únicas servidas por fotógrafos y televisión sobre los efectos de las bombas. Pero Tavistock Square no es muy amplia. No ofrece un espacio adecuado para el monumento- -ya se vio su limitación cuando los días siguientes a los atentados la multitud fue allí a depositar flores- -y además es un lugar de paso en el que el memorial quedaría desapercibido en medio del trajín de la urbe. Cuando el pasado julio se cumplió el primer aniversario del 7- J, los actos conmemorativos fueron convocados en un parque para dar suficiente cabida a los asistentes. Los rincones dedicados a la memoria histórica no son algo nuevo en Hyde Park. Existe un camino llamado Holocaust Memorial Walk y un Norwegian War Memorial en reconocimiento a la ayuda noruega durante la Segunda Guerra Mundial. También hay un monumento para caídos por el terrorismo del IRA. En otro mes de julio, esta vez de 1982, terroristas del Ejército Republicano Irlandés hicieron explotar una bomba en una parada del Household Cavalry, el cuerpo de caballería que se ocupa de la seguridad de la Reina y protagoniza los cambios de guardia en el Palacio de Buckingham. En ese punto de Hyde Park murieron cuatro soldados del regimiento Blues and Royals, el mismo en el que hoy sirven los príncipes Guillermo y Enrique. La última instalación en el parque con función de memorial fue abierta el 6 de julio de 2004, casi un año antes del fatídico 7- J. Isabel II inauguró la fuente dedicada a Diana de Gales, un riachuelo en forma de amplio círculo en el que los niños juegan a mojarse los pies. Lady Diana había vivido hasta su muerte en el Palacio de Kensington, ubicado en Kensington Gardens, un parque adjunto a Hyde Park con el que en realidad forma una unidad. El retraso de Londres en reservar un espacio público a la memoria de la princesa del pueblo fue mayor que el que sufre el proyecto de monumento a las víctimas del terrorismo islamista. La demora se debió al tiempo que requirió la Familia Real para reconciliarse oficialmente con la ex esposa del Príncipe de Gales. La fuente ha sido objeto de polémica, porque por las características de la piedra utilizada los niños resbalaban cuando intentaban caminar siguiendo la corriente. Debió ser cerrada varias veces hasta que la instalación fue mejorada. El terrorismo del IRA ha quedado atrás y se espera que el pendiente juicio por la muerte de Diana pueda también cerrar la teoría de conspiración sobre su fallecimiento. En cambio, el monumento a las víctimas del 7- J se afronta como un recordatorio de que el riesgo de nuevos atentados islamistas sigue siendo una amenaza permanente. Atenas LONDRES EMILI J. BLASCO Berlín Pekín Viena Estocolmo La fuente en memoria de Ladi Di será vecina del monumento a las víctimas del 7- J AFP