Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Mehdi Ouazzani (poeta tayiko) y Elena Anaya (buscando a su madre en Kabul) ducir. En Madrid ocurre lo mismo. Ese Babel en la tierra donde según la leyenda enterraron a Caín contribuye a acentuar la sensación de extrañeza, de miedo y desconcierto. No se echa de menos no entender lo que se dice, porque se comprende lo que pasa. La imaginación trabaja mejor, el oído se acostumbra a esos sonidos, como los ojos a las ruinas de Kabul. De ahí que la selección de actores fuera tan laboriosa, y llevara a los ojeadores a París, Londres, Barcelona y Marruecos. Al final, el elenco incluye a seis actores de origen musulmán (aunque no todos creyentes) cuatro marroquíes, un argelino y un iraní. El eje de Homebody Kabul es Vicky Peña, la homebody la mujer de su casa. Reconoce que el monólogo con que se abre la obra por su complejidad, extensión y responsabilidad en un momento histórico mundial como este, es uno de los más difíciles de toda su carrera. Es para ella una obra que invita a una reflexión seria, a encarar un sentimiento de responsabilidad y de culpabilidad A ella no le resulta sin embargo arduo defender la decisión de su personaje de irse a Kabul. Yo no lo haría. No me atrevería, no sería tan insensata, o tan osada. Pero la comprendo perfectamente. Y no sólo por la responsabilidad colectiva, por intereses estratégicos, por lo que allí ocurre, sino por razones más íntimas, por la insatisfacción que siente, de que todo lo que tiene es robado, y por eso también pone en contacto a su hija con una realidad mucho más dura que la suya Mehdi Ouazzani es marroquí. Nacido en Ouazzane, vive entre Casablanca, hoteles y maletas e interpreta a Kwhaja Aziz Mondanabosh, poeta tayiko afgano, mahram, guía o acompañante de mujeres, en este caso de Priscilla (Elena Anaya) por las calles de un Kabul devastado y bajo la feroz ley islámica aplicada a rajatabla por los talibán. Viéndole sobre el escenario del Español, con un aplomo asombroso, nadie diría que se trata de su primera incursión en el teatro. Es muy conocido en Marruecos, donde presenta un programa de televisión y ha hecho cine y televisión. También en Europa, donde ha trabajado con directores como Robbe- Grillet y Mariano Barroso. Piensa que la obra sirve no sólo para recordar el triste aniversario del 11- M, sino para mostrar que dentro del islam hay muchas voces. Creo que la obra nos ayuda a conocernos mejor unos a otros Mehdi Ouazzani se declara creyente y asegura que quienes justifican el terror en nombre del islam no son musulmanes, porque el islam es pacífico El también marroquí Mohamed El Hafi estaba harto de que siempre le dieran papeles de moro delincuente Esta es la primera vez recalca con el español impecable que habla después de 25 años viviendo en Cataluña, en que ha podido dar una imagen positiva de un musulmán Bereber nacido Tafuralte, estudió arte dramático en su país y cine en París. Ha hecho cine (trabajó en Las cartas de Alou de Montxo Armendáriz) y teatro. Interpreta al doctor Kari Shah, afgano de etnia pastún, que describe con inusitado detalle cómo fue desmembrado el cuerpo de la homebody Aunque España y Marruecos se encuentran a un palmo de distancia, parece que en medio Moro delincuente afganos ignorados, como supo la soldado española Idoia Rodríguez Buján. Tal vez sería beneficioso que el contingente que vaya a relevar a los destacados en Afganistán se pasaran por el Español antes de partir: les ayudaría a entender mejor lo que se van a encontrar. Tal vez sería beneficioso que a su regreso, los compañeros de Idoia Rodríguez se pasaran por el teatro: les ayudaría a entender mejor lo que dejaron atrás. Mentiría si dijera que es un homenaje. Ha sido una casualidad que llegara el estreno al mismo tiempo que el tercer aniversario del 11- M y del juicio. Pero se puede entender como un homenaje a las víctimas. Lo que sí tenía claro es que no quería hacer un montaje con actores españoles haciendo papeles de musulmanes dice Mario Gas, el director del teatro Español y de esta versión de Homebody Kabul Tanto en el estreno en Nueva York como en Londres, los parlamentos en dari, árabe, pastún, francés y esperanto se dejaron tal cual, sin tra- Seis idiomas Igual que los familiares fueron a las estaciones y los trenes en busca de sus muertos, La Priscilla de En casa En Kabul va a la capital afgana buscando a su madre No estoy en contra del islam, pero desde el Profeta hasta la actualidad, cuando el islam llega al poder se convierte en un instrumento y eso me parece muy negativo hay un abismo piensa que la obra deshace la falsa imagen del mundo musulmán, que equipara terrorismo e islam. Los que se sirven del islam para justificar el terror lo están utilizando para sus propios intereses políticos y personales Driss Karimi, el tercer marroquí del reparto, nació en Casablanca, en Marruecos es muy popular en su país gracias a sus programas de radio y televisión dedicados a los niños. Educador de pequeños en situación difícil a través de su propia organización no gubernamental, DARNA, en el país vecino todos le conocen como Tío Driss. Como actor, ha trabajado como especialista en escenas peligrosas en la película Black Hawk Down de Ridley Scott. Interpreta al morabito, un ermitaño afgano sufí, que se expresa en árabe y vive en el cementerio donde se cree que fue enterrado Caín. El tío Driss, que despierta una simpatía contagiosa, dice que el teatro y el cine con una pequeña mentira cuentan una gran verdad No hablaba una palabra de español (en la obra sólo tiene que decir una frase en la lengua de Cervantes: ¡Ah, pues aquí está! y el resto en árabe, se sabía todo su papel en cuanto puso los pies en el teatro el primer día, y eso que esta es su primera experiencia en teatro para adultos. Como sus compañeros, insiste en que el islam es tolerancia aunque admite que hay también musulmanes integristas, como los talibán, que interpretan el Corán a su manera. Porque en el libro sagrado no se dice que las mujeres no puedan trabajar o esté prohibido disfrutar de la música. Los atentados contra Nueva York y contra Madrid y contra Casablanca lo que han hecho ha sido ensuciar el buen nombre del islam. Ahora todos los musulmanes somos sospechosos, y cuando entro en un avión con mi pequeña barba musulmana ya me miran como si fuera un terrorista. Esta obra enseña que no todos los musulmanes somos iguales Reconoce que no es tan santo como el morabito que interpreta nadie se condena por beber alcohol pero sí que es un hombre religioso. Tras un cuarto de siglo como vecino de París, hay muchas razones para no volver a Irán Hamid Danechvar nació en el país de los persas, pero tiene la nacionalidad francesa. Sólo ha regresado a su país natal en una ocasión, donde su última película está prohibida Danechvar mira fijamente a su interlocutor y, más misterioso que el poeta que intepreta Ouazzani, responde a las preguntas con preguntas. Es un disidente al (Pasa a la página siguiente)