Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 3 07 11- M TRES AÑOS DESPUÉS MUSULMANES Hamid Danechvar (ministro talibán) Gloria Muñoz (bibliotecaria) y Mostafa El Houari (policía talibán) en una escena de En casa En Kabul de Tony Kushner Caín y Babel Terror y teatro al otro sin prejuicios. Seis actores musulmanes acercan Madrid a Afganistán tres años después del 11- M TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTOS: ROS RIBAS El teatro Español invita con En casa En Kabul a mirar n mes después de la voladura de las Torres Gemelas, EE. UU. empezó su ofensiva para acabar con el régimen de los talibán bombardeando las ciudades de Kandahar, Jalalabad y Kabul. Homebody Kabul En casa En Kabul se estrenó el 5 de diciembre de 2001 en el pequeño es- U cenario del New York Theatre Workshop, cuando el gran cráter de la zona cero todavía humeaba. La obra de Tony Kushner, uno de los dramaturgos contemporáneos más arriesgados, enlazaba dramáticamente el 11 de septiembre y el teatro, los muertos civiles en las Torres Gemelas con los muertos civiles en Afganistán. Cuando el dramaturgo judío em- pezó a escribir su viaje afgano no podía sospechar que la muerte iba a descargar contra su querida Nueva York, que Al Qaida (protegida de los talibán) iba a machacar Manhattan. La obra arranca en el Londres de 1998 con un monólogo en el que una británica desgrana a partir de una antigua guía de Kabul el desengaño de su vida, su amor al mundo su búsqueda de algo más, que acabará llevándola a la capital afgana. Kushner satura su teatro de preguntas, hace desde el escenario una eficacísima apelación contra el encogimiento generalizado de la conciencia y las decisiones adoptadas desde despachos alejados de la calle y se pregunta por la parte de culpa que a Occidente nos toca en el horror afgano. El teatro de Kushner revuelve las tripas mentales, nos interrumpe. Es consecuente que en el recibidor del teatro Español de Madrid hayan puesto un tablón con noticias de cada día: porque mientras se muere artificiosamente en el escenario, se sigue muriendo sin retórica en el Afganistán de ahora mismo, como saben tantos