Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE El terrorismo internacional suele atentar con deflagraciones múltiples y concatenadas entre sí AP ¿CÓMO SERÁ EL PRÓXIMO ATENTADO YIHADISTA EN ESPAÑA? Hay que estar preparados para eventuales actos terroristas de la yihad neosalafista global que intenten provocar un alto número de víctimas y un fuerte impacto social y mediático l creciente señalamiento de España como blanco de Al Qaeda y el redimensionamiento de las redes norteafricanas incorporadas a esa estructura terrorista, unidos a otros peligros relacionados, tienen implicaciones para la seguridad nacional. Por una parte, debido a la posibilidad de que se perpetren nuevos atentados susceptibles de incidir gravemente sobre el orden constitucional o la cohesión de una sociedad abierta que, por cierto, es crecientemente plural como consecuencia de la inmigración y en especial de la que viene de sociedades mayoritariamente musulmanas, a las cuales tienen por su población de referencia los actores del terrorismo yihadista. Por otra, debido a que esos posibles actos de terrorismo internacional pueden afectar infraestructuras críticas o intereses estratégicos fundamentales para nuestro país. Finalmente, debido a que el estilo de los atentados que traten de ser cometidos contra instituciones o ciudadanos españoles podría modificarse respecto a los hasta ahora considerados como más probables. En principio, el tipo de atenta- E Fernando Reinares director del Programa sobre Terrorismo Global en el Instituto Elcano y catedrático de Ciencia Política dos que es previsible planifiquen y traten de ejecutar en España individuos y grupos de origen principal pero no exclusivamente magrebí integrados en el movimiento de la yihad neosalafista global corresponde a actos de terrorismo cuyos propósitos sean los de ocasionar un notable número de víctimas, ejercer un considerable impacto social y atraer mucha atención de la prensa internacional. Esta combinación se traduciría en atentados ejecutados, en primer lugar, por medios convencionales pero suficientemente mortíferos. Atentados adecuados a la pericia que los terroristas o alguno de sus cabecillas hayan adquirido y a la disponibilidad del entorno donde prevean llevarlos a cabo. Por ejemplo, haciendo uso de sustancias y complementos necesarios para el montaje de artefactos explosivos a los que los terroristas o sus colaboradores accedan legal o ilegalmente. Se trataría, en segundo lugar, El rango de blancos propicios podría ampliarse e incluir aeronaves comerciales, monumentos, infraestructuras y sedes gubernamentales, de seguridad y militares de acciones terroristas cometidas a través de modalidades habituales del terrorismo internacional, como deflagraciones múltiples y concatenadas entre sí iniciadas por control remoto o temporizadores. En tercer lugar, estaríamos refiriéndonos a atentados contra blancos carentes de medidas especiales de protección y localizados preferentemente en espacios urbanos donde hay aglomeraciones humanas o en sistemas de transporte que, aun fuera de zonas densamente pobladas, aseguren consecuencias suficientemente cruentas. También los destinos turísticos ofrecen blancos atractivos para estos terroristas. Es decir, el tipo de atentado de terrorismo yihadista más probable en España, caso de ocurrir uno nuevo, hipótesis esta que en modo alguno es posible descartar a corto y medio plazo, es asimilable en sus aspectos básicos, aunque no necesariamente en sus blancos específicos y localización, a los del 11- M. Quizá sea de interés recordar que los grupos implicados en el terrorismo yihadista han manifestado una singular inclinación a intentar de nuevo atentados contra blancos que habían tratado de afectar con anterioridad pero sin éxito. Las torres gemelas de Nueva York fueron destruidas el 11 de septiembre de 2001, pero habían sido objeto de otra tentativa, por parte de individuos imbricados ya en el entonces incipiente entramado neosalafista global, en 1993. Hace apenas unos años, las agencias británicas de seguridad impidieron un atentado en el aeropuerto de Heathrow y detuvieron a quienes lo preparaban, pero otros correligionarios retomaron después los mismos planes, frustrados otra vez en una operación antiterrorista. En conclusión, el AVE entre Madrid y Sevilla, la Audiencia Nacional o conocidos edificios de Barcelona podrían seguir en el punto de mira del terrorismo yihadista. Ahora bien, que algún acto de terrorismo yihadista con las características básicas del 11- M sea más probable, caso de volver a producirse uno nuevo en España, no quiere decir que sea el único tipo posible. Cabe que tanto el creciente señalamiento de España como blanco de Al Qaeda como el surgimiento de su extensión magrebí, a partir del GSPC argelino, influyan sobre el estilo de atentados que pudieran perpetrarse contra intereses o ciudadanos españoles, sobre todo dentro pero también fuera del territorio nacional. Así, resulta actualmente más verosímil de cuanto lo era hace dos o tres años que un nuevo acto de terrorismo internacional en España sea un atentado suicida. No sólo en función de las preferencias de Al Qaeda, sino también porque el GSPC justifica ya ese tipo de actos y nada impide que individuos reclutados en nuestro país para inmolarse en Irak u otros lugares puedan hacerlo aquí. Al estilo de atentados propio de Al Qaeda es común la selección de blancos de relevancia simbólica y más protegidos. Su creciente ascendencia en el terrorismo yihadista que amenaza a España obliga a reflexionar sobre la posibilidad de que el rango de blancos propicios se amplíe también en nuestro país. Incluiría aeronaves comerciales, monumentos o edificios prominentes, infraestructuras críticas, sedes gubernamentales y de agencias de seguridad o de las fuerzas armadas. Sin obviar la posibilidad, remota pero ya no tanto, de algún acto terrorista no convencional como los que propugna un tratado de estrategia yihadista muy visitado en internet y escrito, antes de ser detenido en Pakistán en 2005, por un español de origen sirio, Mustafa Setmarian, fundador de la célula de Al Qaeda establecida en España en los noventa. Por cierto que, en la primavera de aquel mismo año, este individuo hizo público un documento en el que amenazaba con futuros atentados en España.