Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 3 07 11- M TRES AÑOS DESPUÉS LA YIHAD 11- M España en la diana de la Yihad POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO os atentados del 11- M en Madrid, con 191 muertos y casi 1.800 heridos, constituyen la más grave acción terrorista sufrida en España (y, por extensión, en Europa) en toda su historia. En el contexto actual- -hoy se cumplen tres años de la masacre y, desde hace casi un mes, se celebra el juicio en el que 29 individuos comparecen como imputados en dichos actos- con el debate político y mediático en plena ebullición, expertos en terrorismo internacional y en política de seguridad consultados por ABC recuerdan que los árboles no deben impedirnos ver el bosque: el 11- M se entronca en la campaña yihadista global contra Occidente- -y, por tanto, está ligado a otros grandes atentados recientes, como los del 11- S en Nueva York y Washington y el 7- J en Londres- operaciones policiales anteriores y posteriores a la fatídica fecha ponen de manifiesto la voluntad de los terroristas de atacar España; y, un detalle muy importante, la salida de nuestras tropas de Irak y el patrocinio de la alianza de civilizaciones no nos concede el perdón, pues la lista de agravios que los islamistas esgrimen es amplísima, y la nostalgia de Al- Andalus no debe tomarse como algo anecdótico, un factor del que, incluso, mofarse. En marzo de 2004 se pagó un terrible precio por la incredulidad. ¿Hemos aprendido las lecciones de entonces? L Juan Avilés, director del departamento de Historia Contemporánea de la UNED y autor del análisis El contexto del 11- M. La Yihad terrorista global, 1998- 2005 publicado por el Instituto Universitario sobre Seguridad Interior, recuerda que desde hace nueve años los grandes atentados que entrarían en el concepto de terrorismo yihadista se han sucedido a un ritmo de dos o tres anuales y han afectado a todo tipo de países en cuatro continentes. Pero hay una diferencia entre los cometidos antes y después de la intervención internacional en Afganistán matiza. Hasta 2001, la coordinación de Al Qaida es evidente, pero luego los datos son confusos y no aparece de forma clara la mano de Bin Laden o de su lugarteniente, Ayman al Zawahiri. Las acciones responden a la misma ideología, pero nadie sabe hasta qué punto son coordinadas o las franquicias actúan por su cuenta. Supongamos que es lo primero. El 11- S sería la gran provocación a Estados Unidos. Para establecer un sistema teocrático en el mundo musulmán es necesario que Occidente se retire o quede enganchado en el conflicto. Los atentados de Madrid y Londres se vinculan al apoyo a la guerra de Irak. Con el 11- M se atacaba el eslabón más débil de la coalición, donde la contestación ciudadana a la intervención se había hecho más patente Los occidentales somos muy aficionados a las coincidencias, oportunidades, calendarios... Ese tipo de razonamientos puede servir en ocasiones, como en el 11- M, pero la realidad es que el campo de batalla es universal y el inventario de atentados es amplísimo en los distintos frentes del yihadismo- -Yemen, Filipinas, Argelia, Somalia- aunque esos golpes no sean tan llamativos y registren un número menor de muertos señala Carlos Echeverría, profesor de Relaciones Internacionales de la UNED. Recientemente ha publicado el informe El componente yihadista en los atentados del 11- M: lecciones aprendidas ante el inicio del proceso judicial en febrero de 2007 (Anuario Español de Derecho Internacional, Universidad de Navarra. Vol. XXII, 2006) Los grandes atentados que tocan el mundo occidental son emblemáticos; sin embargo, en 2006 los mensajes de los dos líderes de Al Qaida apuntan a objetivos en África, unas amenazas que, por cierto, se están verificando. Mientras, hay que atacar a los occidentales, que son el gran pilar de la apostasía. El 11- S fue la gran puesta de largo de Al Qaida, aunque en los años 90 ya había dado mues- Campo de batalla universal tras de sus intenciones en Nairobi, Dar es Salaam... y lo que está por venir explotará en múltiples frentes. El mensaje de Al Zawahiri el 11 de septiembre de 2006 se refería a estadounidenses y franceses como cruzados y le otorgaba un papel relevante al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate. Los servicios de inteligencia franceses ya han definido a ese grupo como la mayor amenaza para su país, y España no debería ser ajena a ella Echeverría recuerda que con posterioridad al 11- M y a la salida de las tropas españolas de Irak nuestro país ha mantenido el mismo nivel de amenaza real procedente de un yihadismo salafista que es consecuente con sus objetivos más sagrados Es muy interesante hacer un recorrido por esos atentados que no se han producido, que se han evitado, porque nos da una idea de lo terrible que podría ser el escenario. Tenemos, Redes desmanteladas Nueva York, 11- 9- 2001. El United Airlines 175 choca contra el WTC AFP En 2004 se pagó un terrible precio por la incredulidad. ¿Hemos aprendido la lección? En pleno debate político y mediático los árboles tal vez no dejen ver el bosque