Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Un camello sin joroba es un caballo Aunque para elegantes, las grandes divas del cine más clásico de Hollywood, como Greta Garbo, la divina ABC Marlene Dietrich, otra estrella que controlaba su sofisticadísima imagen hasta el último detalle Lo más gracioso es que Pe destaca con su entrada triunfal mientras posa con los brazos en jarra o se sube el palabra de honor tirando con las manos sin el más mínimo disimulo. Ni sus gestos, ni sus modos son lo que se entiende por elegantes o delicados, pero a su favor tiene que en ella no quedan mal. Es como cuando se lanzó todo un señor eructo en el anuncio que hizo por una bebida y por el que cobró una cifra cercana a los quinientos millones de pesetas. La actriz hizo justo todo lo que dicen que no se debe hacer, pero una vez más se demuestra que ofende quien puede no quien quiere y el eructo de Pe les supo a gloria a los del refresco y a cuantos siguieron copiando su estilo y sus gestos. Cena de mujeres fue también la que celebró el Club de las 25 para reivindicar los derechos humanos y la igualdad de género para lo que se contó con una invitada de honor como es Rigoberta Menchú, quien compartió mesa y mantel con la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Álvarez de la Vega y Trinidad Jiménez. Como es de imaginar hubo mujeres de to- ABC dos los niveles y condiciones, desde una Isabel Gemio que ha vuelto con su Sorpresa, sorpresa hasta la ex Miss Cantabria que perdió el título cuando se supo que era madre. A su manera ha protagonizado su particular batalla en pro de la igualdad entre misses y misters, a pesar de lo criticados que son esos certámenes entre las feministas, que consideran casi una humillación elegir a la más guapa de la zona mientras pasea en bañador o contestar preguntas tan originales como ¿qué quieres ser de mayor? Otra de las asistentes fue la cantante Massiel, que prefiere no opinar sobre Ana Obregón y su impresionante novio y que coincidió en el acto con el productor Enrique Cornejo y su novia Mamen, así como con un Pedro Ruiz que habla maravillas sobre las mujeres y justo todo lo contrario de la censura que se ha vivido con la no emisión de la entrevista de García en el programa de Jesús Quintero, algo que no habría pasado en La noche abierta Ruiz deja los puntos suspensivos cuando afirma que yo también tengo muchas cosas que decir ¿Las oiremos? esde que Peret se parece a Chanquete ya no sé qué pensar. Creo que es una señal del fin del mundo tal y como lo conocíamos. Igual que las uñas negras de Pete Doherty, tío Cachirulo del rock. El hotel Adlon de Berlín ha cumplido 100 años. Algo que permanece. Mentira cochina. El hotel Adlon se llama igual que el que inauguró Guillermo II en 1907, está en el mismo sitio, al ladito de la Puerta de Brandemburgo, sigue siendo un hotel estupendo pero no es el que hospedó a Greta Garbo o a Marlene Dietrich. Se construyó totalmente hace cuatro días, un poco como el París o el Nueva York de de Las Vegas. Ahora por el hall te puedes encontrar a Angela Merkel o a Elena Foster y su marido, pero no es lo mismo. De la misma manera que el Reichstag de antes no es el Reichstag de ahora (de Foster) Y Zapatero no es Hiro Hito, el emperador que rindió Japón para poder conseguir una paz duradera en la vida de las siguientes generaciones. Y dos bombas atómicas tampoco son comparables a un tío en calzoncillos que no quería merendar. D años y eso sí es verdad. Era verdad incluso cuando, casada con el senador Warner, se disfrazaba de gorda despeinada. Y era verdad casada con un albañil. La Cleopatra real podía ser fea y narigona pero la Taylor no, la Taylor permanece y sigue teniendo una cara preciosa. Como las personas que pierden la vista y poco a poco van olvidando la cara de los seres queridos, la actriz, niña prodigio, difícilmente se acuerda de cuando no era famosa. Tras la muerte de su amigo Rock Hudson, ella hizo el primer fies- Lo que da de sí la fama Elisabeth Taylor ha cumplido 75 tón para recaudar fondos a favor de la lucha contra el sida, cuando el sida era un tema de conversación prohibido en círculos educados. Sin embargo, consiguió que todo el que era alguien en la industria del cine estuviera allí. Si tienes fama, ésta es la manera de usarla le dijo a Dominick Dunne, como cuenta éste en el Vanity Fair Otro Dominique, Lapierre, ha demostrado que Audrey Hepburn también es real, aunque esté muerta. Y ha demostrado para qué sirve la fama, aunque sea la de un vestido (donado por Hubert de Givenchy) Ese que Audrey llevaba en Desayuno con diamantes cuando sale de un taxi y se para en Tiffany s y que, tras su subasta millonaria, ha financiado y construido 15 escuelas en la India. Sin embargo, Al Gore es mentira. Tanta verdad incómoda, tanto documental y tanto que viene el lobo del calentamiento y resulta que el tío gasta más luz que Times Square y Picadilly Circus juntas. Leo que una ONG conservadora ¿ein? ha analizado sus facturas de electricidad y ha demostrado que en su casa de Nashville (22 habitaciones) se consume 20 veces más electricidad de lo normal (también tendrá 20 habitaciones más que la media nacional, digo yo reconociendo lo tramposa de la acusación) 191.000 kilovatios en 2006 (a 1.200 dólares mensuales) frente a los 15.600 kilovatios del ciudadano medio de Nashville. O sea, haz lo que yo te diga pero no lo que yo haga. Que la crisis del clima no es un asunto político sino una cuestión moral, dijo en esmoquin y Oscar en mano. O Todos podemos hacer algo en nuestras vidas Pero, claro, también es verdad que compensa su consumo instalando paneles solares, evitando el uso de combustibles que producen gases nocivos y que invierte en proyectos que promueven una disminución en el consumo de electricidad. Y lo mismo apaga el punto rojo del vídeo. Quizá Gore no es mentira ni verdad. Y quizá las razones humanitarias que aducen nuestros gobernantes, esos a los que no se les cae de la boca la memoria histórica pero desconocen e ignoran las enseñanzas de la historia, tampoco son mentira ni verdad. Son sólo como un camello sin joroba, por recordar a los hermanos Marx. Chico: Veinte francos por un camello con dos jorobas y diez francos por un camello con una joroba Groucho: ¿Cuánto cobra por un camello sin joroba? Chico: Un camello sin joroba es un caballo Y, si me apuran, un burro. Pero Peret no es Chanquete, no nos dejemos engañar.