Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 3 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Poder Fashion Con la chompa en Palacio El presidente boliviano, Evo Morales, causó sensación cuando se presentó ante el Rey vestido con el suéter a rayas o chompa de sus tiempos sindicalistas. Una prenda que hizo tan famosa, que dio pie al lanzamiento de una nueva línea de moda en su país. Era el manifiesto de quien pastoreó llamas en su niñez y se sentía orgulloso de haberlo hecho. No quería que los suyos le confundiesen con los políticos- Armani que le habían precedido. Y desde luego que lo consiguió. El problema es que también se ha sentido muy atraído por la mesiánica moda Ché y por las extravagancias tropicales de Chávez. Y uno empieza anunciando la línea Ché para los menesterosos y termina metiéndolos a todos ellos en los tremendos líos en los que se metía Guevara. Para salir de pobres, a veces la línea Armani también puede ser muy eficaz. Evo Morales hace bandera de la chompa de sus tiempos sindicalistas ÁNGEL DE ANTONIO O llevarás luto por mí El chiismo es una confesión de luto. De duelo por sus mártires muertos en aquellas batallas perdidas por la sucesión de Mahoma. Y por la sucesión de derrotas que han configurado una identidad basada en la convicción de que la virtud siempre ha sido derrotada, pero llegará el día en que la historia hará justicia. La predilección por el luto es especialmente acentuada en el clérigo iraquí, Moqtada al Sadr, que mantiene además muy viva la memoria de cómo asesinó la dictadura de Sadam a su padre y a su tío, dos de las más influyentes del chiismo. El propio Moqtada ha manifestado en varias ocasiones su disposición a seguir el martirio de sus mayores. Y esa vocación de duelo, luto y martirio contribuyen a hacer de él una de las más populares figuras del chiismo iraquí. Especialmente entre los más humildes y desfavorecidos. Son ellos quienes, cuanto más negra es la desventura, más crece su fe en que está próxima la llegada del Mahdi, del redentor que traerá la Justicia y el fin de los tiempos. Cuanto más luto, duelo y martirio, más aumenta su popularidad entre quienes nada tienen que perder. El clérigo iraquí Moqtada al Sadr viste de luto por los mártires y perdedores del chiismo REUTERS