Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 3 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Empresópolis (Viene de la página anterior) Otra forma de trabajar gía y unos nuevos valores orientados sobre todo a las personas Antes de acometer la realización del Distrito C, los responsables de semejante empresa analizaron otros proyectos similares en Europa, EE. UU. y Australia, modelos que interiorizamos y adaptamos a las necesidades de Telefónica. Viendo lo que al fin ya es una realidad en la que cuando acabe esta semana estarán trabajando 7.000 personas- -y queda otro tanto- se observan aspectos comunes con la Ciudad Santander y otros modelos en Hamburgo o Londres, tal como la horizontalidad o el concepto de campus, pero también grandes diferencias: el proyecto del Santander es el de una ciudad empresarial cerrada y vallada, y el de Telefónica es abierto y cercano, de tal manera que los servicios que se den a los trabajadores como el de guardería, área deportiva o de restauración estarán también a disposición de todos los que habiten en ése área de Madrid o nos quieran visitar Además- -añade Clemente- y a diferencia de otros proyectos que estudiamos, hemos profundizado en la tipología de puestos de trabajo, jugando con el concepto de espacio abierto, e introduciendo el de puesto avanzado o compartido entre varios trabajadores que por su ratio de movilidad, y con ausencias por encima del 40 por ciento de la jornada, no necesitan un puesto a tiempo completo. Son conceptos basados en la responsabilidad, en una mayor autonomía, en un rendimiento por objetivos y no por tiempo de presencia. En esta nueva cultura de trabajo la estructura piramidal y jerárquica se desdibuja, cobrando especial relevancia el desarrollo del trabajo por funciones y no por categorías laborales. Es el nacimiento de la oficina del futuro Y en ella, por primera vez, como subraya Clemente, los directores generales van a estar con su gente y a la vista de su equipo, lo que favorece la cercanía y la transparencia, que como el cristal con que se han levantado las paredes, es una de las metas de la compañía. Trabajo en movilidad, que esperamos alcance al 17 por ciento de la plantilla para el 2010, sustitución de la relación personal jefe- secretaria por una nueva figura de asistentes que trabajan para varios directivos, desaparición del papel e impresoras personales en pro de equipos multifunción y telerreuniones en lugar de viajes transoceánicos. Un modo de hacer imbuido del afán por la flexibilidad y la conciliación Status y eficiencia La Ciudad Judicial de Madrid, la Ciudad Financiera del Grupo Santander y el Distrito C de Telefónica son planteamientos de unificación relacionados con el concepto de zonificación urbana del Movimiento Moderno. En Europa, estas iniciativas son el resultado de la hibridación del concepto de ciudad satélite y mono- uso con la ciudad post- industrial. La primera será un campus integrado por nuevos edificios, creando un territorio público donde se concentrarán las sedes judiciales, haciendo más eficiente la gestión. La Ciudad Financiera y el Distrito C son micro- ciudades al margen de una unidad urbana establecida para auto- gestionarse mediante los recursos de un poder corporativo privado concreto. Estas micro- ciudades concentrando actividades empresariales tienen antes que ver con la voluntad de exhibir el nivel de status de estas corporaciones, comunicando su prestigio a través de los valores dialécticos de una arquitectura emblemática. En estos entornos desaparecen los paradigmas de la era industrial: se desburocratiza la dinámica laboral ofreciendo a los empleados la posibilidad de integrar dentro del horario y entorno de trabajo actividades que mejoran la calidad de vida, lo que repercute en un aumento del rendimiento. A esto se suma la organización de los empleados en espacios que incentiven diálogo y creatividad. Estos factores contribuirían a garantizar el dinamismo en la empresa, evitando su obsolescencia y asegurando una posición exitosa en el mercado. El riesgo de estos entornos sería una alienación de los individuos que pasarían mucho tiempo dentro de ambientes endogámicos y regidos por sus propias normas y valores. En lugares como la Costa Oeste de los EE. UU. el modo de vida y trabajo de estos entornos estaría arraigado en su idiosincrasia, pero en Europa implica una pérdida del contacto e interacción del individuo con la heterogeneidad de la ciudad: una dimensión clave del espíritu cultural europeo. Deberíamos pensar si en la época de las comunicaciones son precisas semejantes estructuras puesto que el hecho arquitectónico tiende a desmaterializarse y las redes de información posibilitan el teletrabajo. Es en ellas donde radica verdaderamente el fundamento de la arquitectura para el siglo XXI. FREDY MASSAD Y ALICIA GUERRERO YESTE Analistas de arquitectura contemporánea Reticencias al cambio Pero todos mentirían si dijeran que este nuevo camino ha sido de rosas. El empleado que aún no ha ido a Distrito C desconfía, como lo hicieron los empleados del Santander antes de emprender el cambio a Boadilla. Y como los directivos que tuvieron que someterse a las nuevas reglas del juego en el banco de Botín, a los de Telefónica, como dice Clemente, no les queda otra Luego reconoce que ha habido cierta resistencia, aunque no conflictos con algunos miembros de la dirección, y confiesa que él nunca ha tenido un despacho más pequeño que el del campus de Las Tablas, pero tampoco más medios. Frente a los que asusta la transparencia y han elegido el velo del vinilo, Clemente desea ver desde su recién estrenado habitáculo el horizonte, cada día más poblado, de la flamante empresópolis de Telefónica a la que diariamente se suma medio centenar de pobladores. Son los trabajadores del futuro, a la vuelta de la esquina. El consejo de administración del Santander se halla bajo una cúpula de vidrio de 32 metros de diámetro, y encima del fabuloso museo LUIS ASÍN Telefónica apuesta en su Distrito C por una nueva cultura laboral en la que se desdibuja la estructura jerárquica y piramidal en pro del desarrollo del trabajo por funciones