Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 2 07 VIAJES Atacama Paisaje y cultura en el desierto El altiplano del desierto de Atacama ofrece un entorno único, espectacular, que comparte un ambiente seco, temperaturas extremas, el aire más puro y la mayor riqueza arqueológica de Chile POR FRANCISCO DEL BRÍO l viaje a cualquiera de los muchos desiertos de nuestro planeta siempre se asocia con el turismo de aventura, propio de gente joven en busca de paisajes duros y condiciones extremas. Cruzar a pie o con una caravana el Sahara o el Sahel puede ser una aventura apasionante, idónea para deportistas. Pero no siempre ha de ser así: los desiertos, pese a su imagen estereotipada, también merecen una visita tranquila, sin grandes excesos físicos. Y de cuantos conozco, el de Atacama, en la región de Antofagasta, al norte de Chile, es el que mejor cuadra con este perfil singular. Atacama es mundialmente conocido por sus minas de cobre, la extracción de sales, los famosos nitratos de Chile, y por albergar- -gracias a sus particulares condiciones- -los telescopios del pro- E yecto de la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el hemisferio austral. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos turísticos más singulares e interesantes de Iberoamérica. El centro neurálgico de este lugar es San Pedro de Atacama, un encantador pueblo situado en el borde norte del gran Salar de Atacama, levantado a 2.450 metros sobre el nivel del mar y en uno de los numerosos oasis nacidos como consecuencia de las lluvias del invierno boliviano en el desierto más árido del mundo. Las nubes cargadas de humedad que vienen del Pacífico descargan sus aguas en la cordillera de los Andes, y dejan seco al altiplano chileno. Circunstancia que ha originado uno de los ecosistemas más peculiares del planeta y que, por difícil que parezca, alberga también una flora y fauna única. Visitar San Pedro de Atacama, además de otros muchos encantos, puede y debe saborearse como un viaje a la cultura. No en vano esta localidad está considerada como la capital arqueológica de Chile El pueblo se ha desarrollado en torno a la iglesia Mayor de San Pedro, fundada antes de 1770, cuando el corregidor Argumariz inició la urbanización del actual núcleo urbano frente a la Casa de Pedro de Valdivia de estilo incaico y cercana al Museo En el Valle de la Luna se han formado enormes dunas de arenas provenientes de los depósitos de sales, arcillas y yesos F. B.