Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 2 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Ya empezamos a empezamos con el freno y marcha atrás. El Egipcio ha sido el primero en retractarse, de lo dicho nada, ni era el ideólogo ni se alegró del atentado de Atocha. Hay conversaciones grabadas que demuestran que estaba al tanto de lo que iba a ocurrir, y a ver qué sucede finalmente. En estos primeros días de juicio se ha visto que estamos ante un tribunal que no va a dejar pasar ni una, dispuesto a hacer su trabajo con rigor, con firmeza y sin dejar cabos sueltos, como no podía ser menos. Estamos en buenas manos, dejemos por tanto que trabajen los jueces sin dar pie a las fabulaciones. Rajoy pidió a los suyos que se dejaran de poner todo en cuestión y expresaran su confianza en la justicia, pero algunos del PP sacan permanentemente los pies del plato y se empeñan en dar pie a la famosa teoría de la conspiración. Nada es descartable, pero es nefasta la imagen de unas gentes de la oposición dejando entrever que el actual gobierno está donde está porque instrumentó políticamente el atentado. Rajoy, si quiere mantener el tipo, debería obligar a su gente a cumplir sus instrucciones respecto al juicio del 11- M. Las declaraciones y artículos de los habituales enredadores del PP no le hacen ningún favor sino todo lo contrario. Más vale que mantenga la serenidad, entre otras razones porque el PSOE ha decidido jugar la carta de presentar al PP como un partido bronco a ver si así consigue que no continúe su línea ascendente en los sondeos. El problema es que a esa estrategia José Blanco aún no le ha encontrado el punto. Contarle al Herrera que a veces lo pasa mal por las calles de Ma- Y drid, porque le insultan señoras con abrigos de visón es impropio del número dos del partido que gobierna, hombre que ha tenido papel fundamental en colocar a Zapatero donde está. Pero es que además venir ahora con que las señoras de derechas visten visón es de un antiguo que echa para atrás. Tan antiguo como decir que las feministas son feas y desaliñadas. Topicazos impropios de un dirigente político, Rajoy pidió a los suyos confianza en la Justicia, pero los hay que no dejan de enredar con la conspiración sea cual sea la ideología de ese dirigente. Y es que estos tiempos electorales nos están poniendo a todos al límite. Como sigamos en la confrontación permanente es difícil que lleguemos serenos al último domingo de mayo; y las elecciones generales, cuando sean, a unos cuantos nos van a pillar con la cabeza del revés, cansados, desanimados, confusos, tensos, hartos. Los titulares más grandes se los llevan los que eligen con más tino las descalificaciones brutales al adversario, y en esta melée de políticos vociferantes es fácil que poco a poco se vaya perdiendo el respeto a quienes deberían merecerlo. En unos casos, por el cargo que ocupan; en otros, porque los ciudadanos los han elegido para que los representen en las instituciones más altas del Estado. Los socialistas, empeñados en arremeter contra el contrario, deberían reflexionar unos minutos sobre lo que hacen. O sobre lo que no hacen. Esta semana nos ha ido de pena en el escenario africano, donde las buenas artes de los funcionarios de Exteriores no han podido hacer nada para impedir que Mauritania nos haya colocado en una situación imposible. Mauritania. Que no es precisamente un país ante el que se pongan a temblar los miembros de la Unión Europea. Pues bien, a nosotros nos ha toreado de mala manera. Al gobierno se le llena la boca con frases altisonantes sobre la espléndida imagen de Zapatero por el mundo mundial, pero a la hora de la verdad no se ve por ninguna parte que Zapatero corte el bacalao por ahí delante ni que su palabra se tome muy en serio. Ni siquiera se toman en serio los acuerdos que firma con países subdesarrollados.