Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 2 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Palacio de Castilla, templo de la historia Isabel II, Galdós, Jünger, Azorín, Proust, Joyce, Picasso, Ridruejo y el general Von Choltz, entre otros, pasaron por este hotel que está a punto de ser vendido a algún inversor chino o millonario saudí POR JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS El Majestic rancia se dispone a vender al mejor postor, a un precio no inferior quizás a los 500 millones de euros, el edificio del actual Centre de Conferences Internationales (CCI) donde se fundó la Unesco tras haber sido durante 28 años la sede del legendario Hôtel Majestic, donde estuvo durante 36 años el mítico Palacio de Castilla, residencia oficial de Isabel II en el destierro, en cuyos salones abdicó a favor de su hijo Alfonso XII. Se trata de un edificio que ha sufrido muchas reformas, transformaciones y metamorfosis, mal estudiadas, aunque por sus pasillos, alcobas, salones y sótanos se sucedieron historias imprescindibles para el conocimiento de Europa, España, Francia y sus historias literarias y periodísticas, con capítulos escritos por Galdós, Ernst Jünger y Azorín, en ABC, entre muchos otros. De entrada, un recuerdo indispensable. Su solar y buena parte del edificio son indisociables de la historia de España y sus destierros. Cuando Isabel II se vio forza- F da a instalar su residencia oficial en el exilio, en 1868, eligió París y ese lugar, en unos terrenos que todavía se encontraban en las afueras de la capital y aún no podía saberse que allí crecería un barrio altamente aristocrático. Y fue en ese sitio donde ella compró, restauró y reformó a su gusto lo que durante décadas fue el Palacio de Castilla en París. Por ese palacio desfilaron hombres de Estado, intrigantes, ministros y ex ministros, farándulas de distinta especie, grandes literarios, cantantes, bailaores, hombres de Iglesia y espectáculo. Basta releer a Larra y Espronceda, sin olvidar sus biografías, para recordar el puesto decisivo que París y sus desterrados políticos tuvieron en la vida pública española. El Palacio de España sigue siendo la majestuosa sombra que En los salones de lo que entonces era el Palacio de Castilla abdicó Isabel II a favor de su hijo Alfonso XII se cierne por tales paisajes, indisociables de numerosos Episodios Nacionales, entre los más grandes. Con motivo del estreno de Electra en París don Benito Pérez Galdós hizo varios viajes. Su artículo La reina Isabel publicado en El Liberal (12 abril 1904) es un documento de primerísima mano, muy conocido por historiadores y especialistas, en el que se da cuenta de la peripecia humana de Isabel II desde el punto de vista del más grande de los novelistas españoles de los siglos XIX y XX. En vísperas de la muerte de la Reina, a su lado estuvo otra española, en ese mismo Palacio de España, la última emperatriz de Francia, la granadina Eugenia de Montijo, esposa del emperador Napoleón III. A la muerte de Isabel II, España perdió o vendió aquella propiedad, donde un hombre de mundo y grandes negocios instalaría el Hôtel Majestic, una leyenda en la historia del lujo de nuestra civilización. Allí se hospedó el primero de los más grandes enviados especiales y corresponsales de ABC en París, el joven José Martínez Ruiz, Azorín. Que en ese hotel escribió las crónicas de un libro canónico de la historia del periodismo español, París bombardeado Azorín vivió en París, como corresponsal y enviado especial de ABC, en muchos otros lu-