Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 2 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política La de San Quintín quí se va a armar la de San Quintín. Andamos a vuelta con lo de siempre, con el monotema, y apenas dedicamos un segundo a la cuestión territorial, que está que arde. Esta semana se han echado cuentas y son de escándalo: si se aplica el modelo de financiación de las cuatro comunidades que ya han aprobado sus estatutos en el Congreso, sale que el 90 por ciento de las inversiones del Estado tienen necesariamente que ir a esas comunidades. Es decir, que las trece restantes se repartirían el diez por ciento, lo que evidentemente no puede ocurrir. Pero como los estatutos están aprobados, pues a ver qué pasa. De momento, el Consejo Consultivo catalán ha dado la razón a la Generalitat cuando se negó a aceptar la Ley de Dependencia porque iba en contra de su Estatuto, que da atribuciones a Cataluña para la política social. Han anunciado ya recurso ante el Constitucional, y a eso se suman las pretensiones de Carod de hacerse con la política exterior de Cataluña, más el conflicto de competencias que ha presentado la Generalitat por las normas de Educación respecto a la enseñanza del castellano. La manga ancha de Zapatero al aceptar las exigencias nacionalistas nos lleva a esta situación que puede convertirse en insostenible. Y no será porque no se le hubiera advertido al presidente de que el país quedaba hecho una pena. No por ruptura territorial, sin o porque había incompatibilidad manifiesta entre unos estatutos y otros, además de las posibles incompatibilidades con la Constitución que analizará el TC. Desde luego, algo habrá que hacer en cuanto a financiación o a política del agua, que ésa es otra, porque las contradicciones de los estatu- A tos respecto a los cauces del Ebro y del Tajo van a provocar un lío monumental. Pero ni caso, aquí seguimos con la negociación, el diálogo, ruptura sí ruptura no, las presiones a los jueces, el victimismo de Ibarretxe, el consejero de Justicia que dice que el lehendakari no es un ciudadano más y los batasunos frotándose las manos por la cuña que han incrustado entre el PSOE y el PP cuña que está en, José Antonio Alonso ha recibido un rotundo CHEMA BARROSO y sintomático desmentido de Zapatero venenando toda la vida política. Se frotan las manos y además saben que tienen la sartén por el mango. Por eso no puede Zapatero pronunciar la palabra ruptura aunque sí la pronuncian la vicepresidenta y el ministro de Interior; luego llega el presidente con las rebajas, y ya no sabemos con qué carta quedarnos. Cada vez se advierten más voces distintas y distantes dentro del gobierno, las palabras de Zapatero ya no siempre coinciden con las de sus ministros; el último de ellos José Antonio Alonso, que abrió la posibilidad de un nuevo envío de tropas a Afganistán y a las pocas horas escuchó el rotundo desmentido del presidente. Pero vamos con la sartén. Y con el mango de la sartén. Mal que nos pese a todos, ETA tiene bastante más margen de maniobra del que nos gustaría, y algún socialista lo explica con un tono no exento de preocupación. Y de tristeza. El resultado de las elecciones puede depender de lo que diga, decida o haga ETA. Y, cuenta ese socialista, así es muy difícil romper el diálogo o la negociación. Ahí está el problema, ahí está el quid de la cuestión. Por eso mide tanto los pasos el presidente Rodríguez Zapatero, por eso mide las palabras, por eso no afirma de forma tajante que Batasuna no estará de ninguna manera en las listas electorales vascas y dice que previamente debe cumplir la legalidad, sabiendo como sabe que sin condenar a ETA podemos ver a la gente del entorno batasuno en las instituciones a través de las famosas listas blancas como ha ocurrido con el PCTV Un apunte: ¿Será cierto que si Batasuna se presentara a las elecciones sería primera fuerza en Guipúzcoa? Lo dicen por ahí.