Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 2 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Golaneses Ni sirios ni israelíes En los Altos del Golán ocupados por Israel residen miles de personas que no tienen pasaporte ni ciudadanía siria o israelí. Son golaneses de ninguna parte TEXTO Y FOTO: MIKEL AYESTARÁN LÍBANO ISRAEL Altos del Golán SIRIA Lago Tiberiades Zona de separación controlada por la ONU JORDANIA Tierra desalojada Antes de la ocupación la población civil era de 130.000 personas, incluidos unos 9.000 refugiados palestinos. En la actualidad sólo quedan unas 20.000. El área de tierra ocupada en los Altos del Golán es de 1.150 kilómetros cuadrados. Había 137 pueblos árabes antes de la ocupación. Ahora sólo quedan cinco. ueron como seis meses de revueltas. El 14 de diciembre de 1981 Israel oficializó la anexión de los Altos del Golán y dos meses después quiso darnos la nacionalidad. Aunque era pequeño, recuerdo que el pueblo reunió los documentos israelíes y se organizó una hoguera en la plaza. Aún quedan 19 presos en las cárceles de Tel Aviv cuenta Ibrahim Ibrahim, presidente en Damasco de los estudiantes del Golán ocupado. Israel sólo autoriza que universitarios y clérigos- -el Golán es mayoritariamente druso- -crucen a Siria una sola vez al año bajo supervisión de la Cruz Roja. Una sola vez que a Ibrahim no le dio para ir al funeral de su padre, muerto el curso pasado. Israel ocupó los Altos del Golán tras la guerra de 1967, y en 1981 dio su nacionalidad a los ciudadanos sirios que aún permanecían en los únicos cinco pueblos que sobrevivieron a los ataques: Majdal Shams, Masadah, Buqatha, Ain Qinya y Ghajar. Sirios de corazón, israelíes por la fuerza, los golaneses rechazaron la nueva nacionalidad y desde entonces son ciudadanos de ninguna parte. En la actualidad, 465 estudiantes cursan sus carreras en la Universidad de Damasco. Sus cuartos son mejores que los del resto, los requisitos académicos que les exigen para matricularse son más flexibles y gozan de una beca mensual. Pero viven con la sombra de la policía secreta siria y bajo la sospecha de ser espías de Israel. Sus normas de estancia en Damasco también son estrictas. El régimen de Bachar Al Assad les ayuda, pero no puede permitirse que vengan todos los golaneses a la capital y abandonen una tierra que Siria sigue reclamando. Se nos permite residir un máximo F de doce años, luego debemos regresar. En Damasco no nos dan el trato que mereceríamos después de cuarenta años de ocupación. Ni tenemos pasaporte ni podemos viajar a ninguna parte lamenta Ibrahim, que habla y escribe perfectamente hebreo, lengua impuesta en las escuelas en los Altos del Golán, pero tiene problemas para seguir las clases en árabe. Lo primero que debió hacer en Damasco fue dedicar sus primeros cursos al estudio de la lengua que Israel trata de erradicar de la zona ocupada. Al otro lado de la frontera la situación tiene un denominador común: la sospecha. Los golaneses tienen derecho a viajar dentro y fuera de Israel, pero la situación no satisface a Ibrahim: Nos dan el mismo permiso que a los perros y gatos para viajar en avión Esos son sus papeles después de que les retirasen los pasaportes sirios y se negaran a aceptar los israelíes. En el propio Israel nos dejan ir a todas partes, menos a Gaza, pero siempre nos miran como a sospechosos La falta de trabajo y la dificultad para vender las cosechas en el mercado israelí ha provocado que los golaneses dependan de manera casi absoluta de los trabajos en los asentamientos que Israel construye en la zona. En uno sólo de esos 28 asentamientos vi- Jóvenes golaneses enarbolan banderas sirias ven 20.000 judíos, más que el conjunto de toda la comunidad golanesa. Sobre todo trabajamos en la construcción. Nos pagan en sheckels, lo que está muy bien. Pero, si nos dejaran, nos quedaríamos para siempre en nuestro país, en Siria confiesa Nashaat. Uno de los últimos avances logrados por los golaneses fue el permiso de Israel para que las chicas del Golán viajen a Siria a casarse. A la inversa, el proceso es más complicado y los trámites duran en torno a los dos años. Finalmente también suele ser posible: El problema es que muy pocas chicas aceptan el futuro que les depara el Golán ocupado Cadena perpetua Por su situación geográfica, los golaneses fueron testigos de la guerra que el pasado verano libraron Israel y Hizbolá. No teníamos cámaras, ni medios para mostrar al mundo los carros de combate israelíes ardiendo... Fueron días de fiesta y por eso algunos acabaron en prisión. El Partido de Dios es un ejemplo para conseguir la liberación El Estado israelí, sin embargo, no se anda con bromas con Hizbolá: Izar la bandera siria se castiga con una pena de seis meses, pero un cartel de Nasrala supone la cadena perpetua dice Ibrahim, ferviente admirador del líder de Hizbolá. Los estudiantes con quienes hablamos son críticos la actitud del régimen sirio, que habla mucho, pero no hace nada Allí estamos listos para luchar, sólo necesitamos el apoyo de Damasco. El Un Hizbolá sirio liberaría los cinco pueblos del Golán en una semana, y nosotros, los jóvenes, estamos dispuestos a ser mártires de la liberación asegura alterado Nashaat En Siria se les permite residir un máximo de doce años; después tienen que regresar. El régimen no puede consentir que abandonen una tierra que Damasco sigue reclamando