Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 1 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Bendito Guevara u buen criterio ha evitado un disparate, que un terrorista consiguiera su objetivo. El buen criterio del juez Guevara al decidir que el pleno de la Sala de lo Penal tuviera voz y voto en el caso De Juana, ha impedido que el etarra fuera enviado a casa a recuperarse de su estado maltrecho, estado al que ha llegado voluntariamente precisamente con la intención de ser enviado a casa. Si el juez Guevara no hubiera estado listo, los etarras, batasunos y jairrachus estarían ahora brindando por las calles del País Vasco, como brindó Iñaki de Juana Chaos cuando tuvo noticia de que ETA había asesinado al matrimonio Jiménez Becerril. Bendito Guevara, que ha conseguido que la Justicia se pronunciara en el sentido que marca el sentido común. A todos se les ha llenado la boca- -se nos ha llenado la boca- -proclamando respeto por las decisiones de los tribunales, pero si De Juana hubiera sido enviado a casa, es seguro que la credibilidad en la Justicia habría bajado muchos enteros. Porque es de justicia que el etarra no consiga el objetivo que se había propuesto cuando se declaró en huelga de hambre, porque es de justicia que los jueces encuentren las fórmulas legales que impidan a los delincuentes conseguir lo que se han propuesto. Se han escuchado algunas voces en el PSOE acusando al PP de presionar a los jueces cuando, antes de conocer la sentencia, expresaban su respeto a la justicia añadiendo a continuación comentarios contrarios a la excarcelación o, en este caso, contrarios a que De Juana Chaos abandonara el hospital donde es atendido. Aquí somos muy dados a ver la paja en el ojo ajeno sin advertir la viga que nubla nuestro ojo: ¿qué ocu- S rre con los socialistas que cuando se iniciaron las negociaciones con ETA dijeron públicamente que los jueces no podían ser ajenos a la realidad social El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Los jueces han dado una lección de cordura, lo que no puede decirse del ministerio fiscal: tanto Conde Pumpido como algunos fiscales- -no todos- -se han mostrado sensibles a esa realidad. Demasiado sensibles. CHEMA BARROSO Imperó la cordura en los jueces, frente al ministerio fiscal. En la foto, Conde Pumpido Es difícil dejar de pensar en el País Vasco, a pesar del hartazgo que produce que estemos dando permanentemente vueltas al mismo problema. Pero es que impregna todo, envenena todo. Y cuando se apacigua el debate sobre el terrorismo, surgen preguntas que nadie responde o no quiere responder. Por ejemplo, nadie explica de dónde vienen los dineros de Batasuna. La polémica sobre De Juana Chaos y sobre la posible legalización de los batasunos ha provocado que los tengamos hasta en la sopa, no hay día sin rueda de prensa, declaración, reunión, conversación, negociación o, lo que es más grave, algarada callejera de relevante intensidad. ¿Quién paga todo eso? Después de tiempos negros con cartelería negra y de tres al cuarto, hecha de cualquier manera, nos vienen ahora con diseños de lujo y colores fuertes y atractivos, como cuando Batasuna vivía tiempos de gloria. Todo eso cuesta mucho dinero, lo que significa que fluye de alguna parte. Comentan por allá que el impuesto revolucionario ha llegado al pequeño comerciante, que nunca antes había recibido la carta con la serpiente y el hacha. Y debe ser cierto, porque en caso contrario no se comprende ese alarde propagandístico de una fuerza ilegal que supuestamente no recibe fondos del Estado. Y vamos con la política de partidos. El PSOE cuenta, por primera vez, con encuestas que indican que Francisco Camps puede perder la presidencia de la Generalitat. Ya puede dedicar un poco de su energía al caso valenciano, donde se necesita algo más que decir a Zaplana y Camps que no hagan el tonto. Aquello está que arde, y a sólo tres meses de las elecciones.