Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Guardias Civiles En pie de guerra (Viene de la página anterior) Estos zapatos agujereados provocaron la sanción disciplinaria a un guardia por incumplir la uniformidad. En 2004, el castigo fue anulado por el TS les de la Guardia Civil Pero hete aquí que cuando Rodríguez se vio alzado al poder aquella llamada de atención opositora se estrelló de bruces con la realidad del gobernante y por boca del director que puso al frente de la Benemérita, Goméz Arruche, disculpó lo que habría de venir con un nuestra capacidad económica es limitada Y no sólo se trata de dilucidar unas manitas de pintura. El mismo Joan Miquel Perpinyá, con la fuerza de los 24.700 guardias civiles que le arropan, escribió una carta al presidente Zapatero, con fecha de 9 de diciembre de 2006, que no era sino el recordatorio de otra misiva enviada a La Moncloa un año antes y que nunca fue contestada. Después de casi tres años de legislatura, las expectativas que teníamos respecto a la democratización de la Guardia Civil, el reconocimiento de derechos y la dignificación de las condiciones laborales, profesionales y sociales de los guardias civiles han sido profundamente defraudadas por el PSOE Y no sólo porque les movieran esperanzas infundadas, sino porque como le recuerda Perpinyá al socialista, nuestras peticiones figuran muy claramente en el programa electoral con el cual ustedes concurrieron a las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Así en la página 50 de su programa electoral, que es- -o debería ser- -programa de gobierno, figuraban dos compromisos: La Ley Disciplinaria de la Guardia Civil suprimirá la sanción de arresto para las infracciones de los guardias civiles relacionadas con la seguridad ciudadana, y en ese mismo ámbito atribuirá en exclusiva al Ministerio del Interior y mandos de la Guardia Civil las competencias sancionadoras y evitará la concurrencia con el Código Penal Militar; y se regulará el derecho de asociación profesional de los miembros de la Guardia Civil de acuerdo con lo previsto en los artículos 22 y 104.2 de la Constitución, para la representación y promoción de las condiciones profesionales de sus miembros Por eso el guardia le espeta al presidente que que haga honor a la palabra dada y emprenda las reformas que la Guardia Civil necesita para modernizarse y convertirse en una fuerza de seguridad democrática al servicio de todos los ciudadanos y ciudadanas y propia del siglo XXI. De no hacerlo, se aboca a los agentes a una situación desesperada, nunca vivida en los 162 años de historia de la Institución, cuyo único responsable será su Gobierno, por el flagrante incumplimiento de su programa electoral y por el engaño que ello conlleva Cuando esto escribió, como hoy reconoce, bien sabía el portavoz de los guardias que la legislatura ya estaba muerta y nada se puede hacer para que éstos disfruten lo que les prometieron y por lo que los eligieron. El anuncio del Gobierno de que va a aprobar el régimen disciplinario prometido es una maniobra burda de Pérez- Rubalcaba para desactivarnos porque él sabe perfectamente que no da tiempo a que se apruebe. Sí es verdad que ha habido mejora salarial de un 10,5 adicional al IPC, pero en todo caso por detrás de la Policía Nacional Joan Mesquida, que la Guardia Civil va a dejar de trabajar como las cosas sigan así... y se miraban un general y él como si la cosa no fuera con ellos. No saben lo que tienen entre manos con la delincuencia tan terrible que está viniendo Luego, como los demás, dice que después de lo del sábado no hay vuelta atrás. Y cuando la periodista le pregunta si sería posible una Guardia Civil desmilitarizada, duda: No queremos el fin de la Guardia Civil, pero si se desmilitariza, desaparece. ¿Por qué iba un Estado a mantener dos policías civiles? Tras el modelo policial Por eso Perpinyá apostilla que cuando se habla de desmilitarización se comete un error importante. Nosotros no queremos la desaparición de la Guardia Civil, pero no tiene sentido dos cuerpos de la misma naturaleza en el mismo país. En España debería abordarse el modelo policial que queremos tener, pero los políticos no están a la altura. Así que la gente avanza por la política de hechos consumados. Reconocer derechos tampoco es desmilitarizar y ejércitos como el Alemán tienen sindicatos. Además, los derechos se pueden pactar en términos muy modestos, pero el PSOE no quiere avanzar. ¿Vamos a la desaparición de la Guardia Civil tal y como la entendemos ahora? La Guardia Civil sólo sobrevivirá conquistando el espacio intermedio entre la Policía civil y el Ejército en el control de las fronteras, misiones en el exterior, control marítimo... Yo no querría estar en la Institución para estas labores, pero otros sí. ¡Qué tiene de militar un guardia civil de tráfico como yo! ¿Usted se iría a la Policía Nacional? pregunto. Y antes de acabar la pregunta se oye sí El pasado jueves y en torno a las migas con que el Jefe del Estado Mayor del Ejército invitaba en el Cuartel General, altos mandos recordaron para D 7 a sus padres y abuelos guardias civiles- -hubo quien llegó a exclamar un ¡menos mal que están muertos porque si vieran esto... -o cómo el que se hace guardia sabe a lo que se mete, que a nadie se le escapa lo que son las Fuerzas Armadas y la renuncia a derechos que supone, el amor y la vocación que implica, así como la gravedad de manifestarse de uniforme y gritar embustero al presidente. Los hubo que vieron en ello la mano siniestra que busca acabar con la Benemérita y quien apuntó la necesidad expresada por la UE de crear una gendarmería europea donde nuestra Guardia Civil ocuparía la primera línea de la excelencia. Y todos coincidieron como un solo hombre que entre el honor, la lealtad y el sacrificio que allí se respiran tampoco cabe el incumplimiento de lo prometido. Difícil papeleta para el presidente. Los quieren tontos Emeterio Saro, secretario general de la Asociación Profesional de la Guardia Civil (APGC) también dice como Perpinyá que los 500 hombres a los que representa le tienen a él más ley que al propio mando. Un grupo creado a su imagen y semejanza después de que abandonara la AUGC porque no se apoyaban las decisiones de la AVT Esta semana se lo llevan los demonios después de escuchar en el Consejo Asesor de Personal del Instituto Armado, al que pertenece y del que se ha planteado dimitir porque no vale para nada que ahora los que entran en la Guardia Civil tienen un coeficiente intelectual por debajo de la media, muchos de ellos procedentes del Ejército. Y me pregunto, ¿es que los quieren tontos para que no protesten? Este guardia civil, que ha sido condecorado y felicitado por sus servicios operativos, le ha dicho dos veces a su director, 334.542 km. lleva recorridos este vehículo de un destacamento madrileño de la Benemérita, que nadie piensa reemplazar. Mejor suerte corrieron los 14 agentes que ocupaban este cuartel granadino declarado en ruina y a los que Defensa no tuvo más remedio que realojar