Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Lo que el ojo sí ve o se puede vomitar de un modo educado. Pero, como dice P. J. O Rourke, por eso mismo debe hacerse la segunda cosa más adecuada, que es potar de tal manera que, al contar el hecho después, resulte gracioso. Es lo que le ha pasado a Britney Spears. Sólo que ella no tiene que contarlo que para eso había paparazzi en el lugar de los hechos, pero es igual de divertido visto desde fuera. Vomitar encima de tu novio puede no ser educado pero une mucho y es algo que nunca se olvida. De la misma manera que si se te ocurre soltar que vas a vomitar se apartarán de tu camino muchas más personas que si ingenuamente dices lo de ¿Me disculpa? (Sally Berger) Porque a veces hay que reconocer que la buena educación sirve para poco. Modales y modale Pero a veces es la mala educción la que sirve para mucho. Para hacer bueno a Gallardón, por ejemplo. Por no querer darle la mano desde las alturas y por llamarlo político de derechas. Tengo un regalo para ti. Vaya, habrá que recordar a Susan Sontag cuando escribió aquello de la presunción de muchos intelectuales que adoptan posiciones públicas y se adhieren a acciones colectivas que implican a países de los que no saben casi nada La americana cita a Brecht, que es un tipo que sirve para un roto, para un descosido y hasta para una manifestación: En cuanto a manifestarse muchos no saben que su enemigo está encabezando la marcha. La voz que le da órdenes es la voz del enemigo y que ese que habla del enemigo es el enemigo mismo Y se ha acabado de rollos, aunque vengan a huevo (no me podía resistir) El problema es que acabamos sabiéndolo todo (todo lo que no es importante, claro) Acabamos observando hasta lo más nimio. Observamos atónitos todo N lo relativo al Departamento de Circunloquios, digo al Departamento de Manifestaciones (esto va a acabar como la Federación Internacional de Ajedrez, en dos mitades) Vemos al novio de Britney Spears limpiándose el vómito de su chica y vemos el intento de Tim Robbins de guardarse la mano para mejores ocasiones. Pero escuchemos a las chicas que Entertainment Weekly reunió para su portada, nada menos que Judy Dench, Helen Mirren y Meryl Streep, las tres nominadas para los recientes Globos de Oro (sólo la Dench no ganó porque en su categoría lo hizo la Mirren) Les preguntan qué les parecen las ceremonias de entrega. Meryl Streep recuerda con nostalgia cuando los Globos de Oro no eran televisados. Y podías emborracharte, añade Helen Mirren. Ahora borrachuza sales hasta en los titulares del Telediario. Streep, sobrecogedora Les preguntan si los directores se sobrecogen ante sus venerables figuras. Streep dice que los actores sí, pero que sólo el primer día, que el segundo, cuando ven que ella no se sabe su papel y ellos sí, ya se dan cuenta de que no es tan jodidamente grande. Mirren asegura que odia que la respeten, que cuando llega un actor joven y le dice que la respeta mucho se queda con ganas de soltarle que no quiere su respeto. Yo lo que no me explico es cómo ante alguien con ese par de peras alguien puede hablar de respeto. Como Meryl Streep trabajó con Lindsay Lohan en A Praire Home Companion la última película de Robert Altman, la revista saca el tema del riguroso escrutinio de los medios de comunicación a las jóvenes actrices. Lindsay está internada para desintoxicarse del alcohol en un sitio de Los Ángeles llamado Wonderland Center (de verdad que tiene ese nombre) y que está situado en Mulholland Drive, con lo que resulta de lo más cinematográfico. Pero la pregunta a las tres grandes es de antes. Judy Dench se sorprende de saberlo todo de la gente, lo que le parece corrosivo. Mirren apunta que hay actrices (incluye a las tres) que están en otro nivel, que están pensando en Shakespeare o en Chejov, que piensan como actrices, no como celebridades y que Lindsay ha llegado a la profesión... como una niña, la interrumpe Meryl. Le gusta todo eso- -concluye Mirren- ¿Y por qué no le iba a gustar? Pero va a superarlo Qué educadas. Bueno, de momento Lindsay, la Britney del cine, no ha vomitado a nadie. Que hayamos visto. Una actuación de El Pipa, que ha viajado con su espectáculo De Tablao por varias capitales del mundo, antes de presentarse en Madrid gel Corella y el pianista Stefano Frumson, todos presentados por el director musical del Teatro Real Jesús López Cobos. También talento del que arranca aplausos y crea adicción fue el que mostró en el teatro Gran Vía de Madrid el bailarín Antonio El Pipa. A su noche de estreno acudieron la bailarina Pilar López, que hizo todo un esfuerzo por estar en ese acto, la cantaora Carmen Linares, la bailarina Blanca del Rey o el artista David de María. Del mundo taurino acudieron figuras como Juan José Padilla y Finito de Córdoba, con su mujer Arancha del Sol, así como el matador Luis Miguel Encabo, o aficionados como Adolfo Suárez Illana. Ya se sabe que en los estrenos todos los invitados pasan delante de las cámaras y hablan maravillas del artista. Tal vez para evitar más preguntas sobre su comunidad de vecinos, el bailarín Joaquín Cortés prefirió admirar el arte de El Pipa dos días más tarde ya sin la presencia de testigos ni cámaras de televisión. Sobra decir que el bailarín arrasó con su montaje De Tablao con el que ha viajado a otras capitales como Londres y Nueva York y que ha supuesto el espaldarazo definitivo que necesitaba en su carrera. protagonistas d ella actualidad se sinceren sin organizar una subasta pública. Otros tipos de belleza Pero eso es otro debate. La entrevista de Rania interesa se mire por donde se mire. La reina asegura que como cualquier pareja, en la cena él (el Rey Abdalá) me cuenta lo que ha hecho durante el día y yo le enseño las maquetas de los proyectos que comienzo Pero no todo es moda ni familia. Rania muestra su lado reivindicativo al afirmar que ser feminista y musulmana no es incompatible por raro que no suene. Aunque hay frases que no tienen explicación insiste en que muchas señoras con velo son abiertas de espíritu, cultas, temibles mujeres de negocios, y otras que no lo llevan son más conservadoras Sinceramente, o no entiendo a Rania o no sé para qué se mete en estos jardines. Si la idea es convencer de que el velo es lo de menos pues que se lo ponga y se lo firme Gucci. Justamente para hablar de belleza es para lo que se celebró un almuerzo de los jóvenes en el Club Siglo XXI que moderó Paloma Segrelles. Los invitados eran de lujo y de arte: ni más ni menos que la soprano María Bayo, el bailarín Án-