Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Dos excursionistas en los Picos de Europa contemplan la Peña Remoña (a la izquierda) y la Padiorna desde los altos de Áliva Liébana También 2007 es Año Santo La Puerta del Perdón se abrió el 23 de abril de 2006, por lo que el jubileo lebaniego dura hasta el 22 de abril de este año. Así que aún está a tiempo de ganar la indulgencia plenaria POR FERNANDO PASTRANO FOTO: P. ARCOS l 23 de abril del año pasado, cuando el obispo de la diócesis de Santander, monseñor José Vilaplana, golpeó tres veces consecutivas con un martillo de plata la Puerta del Perdón del monasterio de Santo Toribio, quedaba abierto el Año Santo Lebaniego. La noticia tuvo bastante eco en su momento, pero, como es lógico, se fue apagando como el eco del martillo, según pasaron los días. Nueve meses después muchos no saben que el Año Santo dura 365 días. Este, concretamente, está vigente hasta el 22 de abril de 2007. En la Cantabria más montañosa, a sólo dos kilómetros de Potes, el monasterio de Santo Toribio guarda el mayor trozo del lignum crucis, la cruz en la que según la tradición murió Cristo. Se trata de un fragmento de ciprés que ha- E bría pertenecido al brazo izquierdo de la cruz que Constantino el Grande encontró en el monte Gólgota de Jerusalén y que Santo Toribio de Astorga trajo a España en el siglo V En 1512 el Papa Julio II concedió al monasterio que lo custodiaba el jubileo cada año que la festividad de Santo Toribio (16 de abril) cayese en domingo, con la posibilidad de que los fieles pudieran lucrar indulgencia plenaria los siete días siguientes. Pero como eso, evidentemente, no era un año aunque fuese santo, Pablo VI, en 1967, extendió ese beneficio a un año completo. Así pues, todavía los peregri- nos que lo deseen pueden conseguir para sí o para un difunto la supresión de la pena debida por pecados siempre que, como dice un cartel en la Puerta del Perdón, se cumplan estas condiciones: Primero: Rezar un padrenuestro, el credo y una oración por el Papa. Segundo: La confesión y la comunión en el mismo día, o en una fecha próxima (15 días antes o después) y, por supuesto, pasar bajo la Puerta, para lo cual tienen que ir a Liébana, claro. Miles de creyentes, y de los que dicen que si se juntaran todos los lignum crucis se podrían reconstruir más de diez cruces, han pasado por este monasterio, cuyo edificio actual data de 1256 y presenta estilo gótico cisterciense. La simple contemplación de su cabecera de tres ábsides poligonales y su cuerpo de tres naves, enmarcado en el valle de Camaleño, es motivo suficiente para el viaje. Pero toda la región ofrece atractivos importantes. Se lo merece. Sus casonas típicas, algunas del siglo XV forman in, trincadas callejuelas, ideales para el paseo, con balconadas sobre el río Quiviesa, que albergan gran número de posadas y restaurantes. Porque la gastronomía es uno de los puntos destacables de toda la región. Gracias a un especial microclima, en estos valles se producen excelentes verduras y frutas, lo que unido a una ganadería extraordinaria, han dado origen a una cocina de calidad, suculenta de las de antes. Como rey indiscutible de la mesa lebaniega aparece su cocido. Podría parecer uno más de los muchos que hay en España, pero las peculiaridades de sus ingredientes, especialmente de los finísimos garbanzos de la zona (como manteca) le dan una categoría especial. Innecesario es citar la calidad de las carnes de sus vacas monchinas y tudancas- -y la leche de estas últimas- o el exquisito sabor de las truchas y salmones salvajes de los ríos Deva, Quiviesa y Bullón. Cabe, sin embargo, hacer mención de los desconocidos boronos, una especie de morcillas a base de harina, sangre de cerdo, cebolla, orégano... y de los quesos de la zona con denominación de origen, desde el fuerte picón de Bejes- Treviso a los cremosos quesucos de Liébana. Y si no se ha conseguido la indulgencia, la satisfacción seguro que sí. Sugerencias Un hotel. La Casona de Cosgaya (www. casonadecosgaya. com) a 12 km. de Potes, es un hotelito con encanto de sólo trece habitaciones, todas diferentes. Decorado con profusión de motivos de caza, alberga una vinoteca, y el restaurante El Urogallo, cuyo chef, Casimiro Calleja, ganó el año pasado el VIII campeonato de España de tortilla de patatas. Un restaurante. Casa Cayo (www. casacayo. com) ocupa una antigua casa típica de Potes en la orilla del río Quiviesa. Fundado en 1936, ofrece la más tradicional cocina lebaniega. Un museo. El centro de Interpretación de los Picos de Europa, en el pueblo de Tama (tel. 942 738109) no es un museo al uso. Ya su moderna y sobria arquitectura así lo indica. La caja de pino como lo llaman algunos, despliega en sus 4.000 metros cuadrados varias exposiciones que explican la gran biodiversidad del parque. Más información: www. turismodecantabria. com www. jubileolebaniego. com Macizo calizo Liébana, en el extremo Oriente de Cantabria, se encuentra en plenos Picos de Europa, uno de los macizos calizos más grandes del continente, llamados así porque eran las primeras montañas que avistaban, siglos atrás, desde los navíos que llegaban de América. En el centro del Parque Nacional se encuentra el teleférico de Fuente Dé, que desde hace cuarenta años sube a los turistas hasta los llanos de Áliva, salvando en poco más de tres minutos un desnivel de 753 metros. Potes, cabeza de la comarca y virtual capital de Liébana, es una preciosa villa de unos 1.500 habitantes que fue declarada conjunto histórico artístico en 1983. Los Picos de Europa fueron bautizados así porque eran las primeras montañas que se avistaban, siglos atrás, desde los navíos que llegaban de América