Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD General Petraeus La última oportunidad La Casa Blanca ha depositado sus esperanzas de enderezar la situación en Irak en un general que en Mosul demostró haber entendido la mentalidad de los iraquíes. Una mezcla de mano dura y voluntad de hierro para reconstruir la vida diaria. David Petraeus es el nuevo jefe de la ocupación POR ENRIQUE SERBETO uando llegaron, los primeros soldados norteamericanos se tuvieron que atrincherar en el maltrecho palacio del gobernador de Mosul. En abril de 2003 esta ciudad había caído sin resistencia y durante varios días los kurdos, combatientes o no, habían venido desde kilómetros de distancia a saquearla, al olor de las comisarías quemadas y los comercios descerrajados. Caravanas de coches, camiones y tractores cargados hasta los topes con productos robados salían de la ciudad provocando atascos formidables. El ambiente se hizo enseguida irrespirable y todas las armas que la gente había guardado bajo la cama no tardaron en hacer su aparición: unos se lanzaban a la venganza o a la defensa de sus propiedades, y otros directamente a las cámaras acorazadas del banco. Llegar a la plaza donde está el palacio del gobernador se convirtió en un ejercicio muy peligroso. Los tejados estaban llenos de francotiradores, y las aceras repletas de gente muy enfadada y cargada de piedras. El día anterior hubo una especie de manifestación en las puertas del edificio donde ya se había instalado el general David Petraeus, que no vaciló cuando las cosas empezaron a ponerse feas. Los hombres de la 101 División Aerotransportada abrieron fuego y mataron a una quincena de manifestantes. El pa- C Entendió muy bien que los iraquíes soportan mejor la mano dura que el desorden y la anarquía, y que para hacerse respetar hay que imponerse por las buenas o por las malas Su política se ha basado en actuar desde el principio de forma tan implacable con el enemigo como abierta a la colaboración constructiva con quienes lo deseen El general Petraeus, a la derecha, se las arregló para estabilizar, en lo posible, la ciudad de Mosul AP