Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Ajedrez y política El tablero del mundo El ajedrez nació a imagen y semejanza de la guerra y siempre fue utilizado como un arma más y una forma de demostrar la superioridad intelectual y, casi, moral. Los soviéticos lo hicieron; los nazis decidieron que era un juego nacional ario Los países democráticos no quisieron quedarse atrás TEXTO: FEDERICO MARÍN BELLÓN FOTOS: AFP ABC l 6 de junio de 1961, Ernesto Guevara inauguraba en La Habana el I Torneo de Ajedrez para Organismos Estatales. En su inevitable discurso, el Che decía: Naturalmente que el ajedrez es un pasatiempo, E pero es además un educador del raciocinio, y los países que tienen grandes ajedrecistas marchan también a la cabeza del mundo en otras esferas más importantes El Che, que siempre llevaba consigo un pequeño tablero, incluso en Sierra Maestra, no es el único personaje histórico que se dejó media vida sobre un tablero y la otra media sobre el otro. En un camino inverso, y quién sabe si igual de peligroso, el ex campeón del mundo Gary Kasparov se ha metido de lleno en la política rusa, donde sostiene contra Putin una lucha desigual, como si jugara con un alfil de menos. Es un hecho conocido que el ajedrez siempre ha sido utilizado por los gobernantes de los más variados sistemas políticos, desde los nazis al Partido Comunista de la Unión Soviética, pasando por los Estados Unidos de Bobby Fischer. El deporte nunca ha dejado de ser un escaparate para cualquier Gobierno, pero la supremacía sobre el tablero supone un prestigio adicional. O al menos eso nos han vendido. Según cuenta Victor Korchnoi en su libro Chess is my life un amigo le explicó una vez: Vosotros los ajedrecistas tenéis una misión especial. Se necesitan futbolistas y jugadores de hockey sobre hielo para que la gente beba menos vodka, pero a vosotros os muestran en público para que lean menos a Solzhenitsin Hasta el 11 de febrero, todavía es posible asistir en Bonn a la exposición Jugada a jugada. Ajedrez, sociedad, política que ahonda en la relación que ha tenido siempre el juego de reyes con el poder y la propaganda. El gran Richard Reti sostenía que el ajedrez ha prosperado siempre en los países que en un momento histórico lideraban la humanidad. Un fugaz repaso incluye el desarrollo del juego en el mundo islámico, el dominio español y portugués en los siglos XV y XVI, la Italia renacentista, la Francia de Philidor, el advenimiento del nuevo mundo con el americano Morphy. los judíos centroeuropeos (Steinitz, Lasker, Nimzowitz... la guerra no tan fría entre Fischer y Spassky... Trotsky y Maquiavelo José Raúl Capablanca murió en Nueva York en 1942, pero su nombre sigue siendo un reclamo publicitario del régimen castrista. Cuando el Estado soviético resolvió llevar el ajedrez a los trabajadores emprendió un camino que todavía se transita, años después del desmembramiento de la URSS. El propio León Trotsky, que relaciona el comienzo de la revolución con el ajedrez, traza paralelismos clarividentes: Para Maquiavelo, la pugna por el poder era un teorema de ajedrez. Para él no había cuestiones de moralidad, como no existen para un jugador de ajedrez. Su tarea consistía en determinar la política más factible en una situación dada, y en explicar cómo había que reali- Bobby Fischer y Boris Spassky representaron en Rejkiavik, en 1972, la lucha del capitalismo contra el comunismo