Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE Agotado en 24 horas un vestido comprado por la novia del Príncipe Guillermo Kate Middleton vende, y no sólo periódicos. Para su 25 cumpleaños, la novia del Príncipe Guillermo se compró un vestido estampado en blanco y negro en una de las tiendas de la cadena Topshop. Cuando los paparazzi la mostraron con su nueva prenda- -de 40 libras (60 euros) -el modelo se agotó en menos de 24 horas. Es una chica guapa y viste con estilo. Tiene el potencial para convertirse en una importante líder de moda asegura Philip Green, propietario de diversos establecimientos de ropa, entre ellos Topshop. Éste es uno de los que Kate visita, pero también le gusta comprar en Zara, H M y Jigsaw, donde trabaja como asistente de dependienta, amén de los más clásicos almacenes Peter Jones, donde se ha vestido toda la vida. La especialista de moda del International Herald Tribune Suzy Menkes, incluye a Kate entre la nuevas mujeres de la realeza, como la Princesa Letizia en España, que está modernizando el vestuario de las Casas Reales, al acomodar al protocolo estilos de una clase media profesional. Es algo que la Princesa Diana aprendió, rompiendo con algunas formalidades, y que ahora pasa a una nueva generación asegura Menkes. que sobrepasaba la edad universitaria y que adquiría una dimensión pública. Incluso se rumoreó que la joven había sido invitada por Isabel II a pasar el día de Navidad con la Familia Real en Sandringham, ofrecimiento que ella declinó. Cierta o no esa invitación, los medios ya no han podido contenerse y Kate se ha visto sometida las últimas semanas al acoso de los paparazzi que cada día se han apostado frente a su domicilio de Eardley Crescent, en el distrito de Kensington- Chelsea, para fotografiarla mientras salía de casa y entraba en su automóvil para dirigirse al trabajo. Esas fotos han acabado por coronarla como la nueva Diana. Televisiones y periódicos han comparado las imágenes de la recién prometida Diana Spencer, entonces maestra en una guardería, cuando salía de casa y entraba en su mini rodeada de fotógrafos, con las de Kate cuando se pone al volante de su Golf: ambas sonríen sin aspavientos, a pesar de la incómoda situación. Poco noctámbula Como Diana, Kate gusta de comprar ropa en los almacenes Peter Jones de Sloane Square, y también su vestuario es de una elegancia tranquila y muy personal. Kate tampoco es amante de la vida nocturna y su juventud, tal como ha verificado la prensa en sus intensas pesquisas, ha tenido el orden deseado por la Familia Real. Pero ambas ofrecen importantes diferencias. Kate no es hija de un conde de Spencer, y aunque de una familia ahora adinerada, los orígenes de ésta se remontan a un minero de carbón del siglo XIX. Tiene estudios universitarios y llega más madura al próximo compromiso. También la Familia Real parece dispuesta a protegerla más, aunque mientras no haya un anuncio público no po- Kate Middleton es una joven de elegancia tranquila y personal drá poner a su disposición protección policial que la preserve del acecho de los medios. Con todo, las principales desemejanzas se refieren a su carácter y a su relación personal con quien puede ser su marido. Kate no es tímida ni insegura, sino que se mueve con seguridad y confianza en sí misma. No se ha vuelto personalmente contra los paparazzi pero ha hecho que sus abogados tomen cartas en el asunto. Frente al noviazgo distante, poco romántico y entre desiguales que mantuvieron Diana y el Príncipe Carlos, la nueva pareja muestra cariño y parece sostenerse en una relación más equitativa. Cuando, según se asegura, una amiga le comentó la suerte que tenía por haber cazado al nieto de Isabel II, Kate respondió: Es él el que tiene suerte de salir conmigo En realidad es difícil saber qué hay de natural en una persona y qué es lo que viene impuesto por el protocolo real. En sus últimos años, Diana demostró ser una mujer mucho más complicada e interesante de lo que la temprana cobertura informativa aportó, como estos días ha recordado The Guardian Sin duda, también Kate tiene una personalidad que irá desarrollando. Lo que ocurre es que parte de una posición mucho mejor que su predecesora: todos han aprendido de los errores del pasado. Con ella entronca directamente porque la segunda esposa del Príncipe de Gales no puede llenar el hueco dejado por Diana. La estima hacia la hoy duquesa Camila ha ido creciendo entre la gente y aunque un día el hijo de Isabel II llegue al Trono, su reinado se acogerá como una transición hacia la otra generación. Al público le gustan los cuentos de hadas... y el noviazgo del apuesto Príncipe Guillermo y la bellísima Kate Middleton.