Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Kate La nueva Lady Diana El noviazgo entre el Príncipe Guillermo y Kate Middleton es el nuevo cuento de hadas de la prensa británica, en un país que todavía añora una figura como la de la glamourosa Lady Diana TEXTO: EMILI J. BLASCO. FOTO: AP Y o no soy la Princesa Diana Kate Middleton, que acaba de cumplir 25 años, unos meses antes de que lo haga el Príncipe Guillermo de Gales, lo repite con frecuencia a sus amigos cuando se la compara con la difunta Lady Diana. Pero no por eso se han dejado de trazar paralelismos. Es la misma joven de clase media alta, guapa, sencilla, elegante sin estridencias y recatada que era Diana Spencer a los 19 años cuando se anunció su noviazgo con el heredero del Trono británico. Nada oficial confirma un próximo anuncio del compromiso entre el Príncipe Guillermo y Kate, pero la Prensa empuja con fuerza, sabedora de que la relación aumenta las ventas por la complacencia de la gente ante la joven pareja y su deseo de una nueva princesa del pueblo como Tony Blair bautizó a Diana el día de su muerte. Kate, empleada como dependienta en la cadena de ropa Jigsaw, es hija del adinerado empresario Michael Middleton, un profesional de 57 años forjado a sí mismo tras trabajar en una compañía aérea, donde conoció a la entonces azafata Carole Goldsmith, con la que se casaría. Los Middleton tuvieron a Kate en 1982 y después vendrían sus hermanos Philippa y James. Dirigen la compañía Party Pieces, un exitoso negocio de venta por correo de objetos para fiestas de niños. Crecida en Bucklebury, al sur de Inglaterra, Kate cursó primaria y secundaria en escuelas públicas de renombre y luego se matriculó en la Universidad de Saint Andrews, en Escocia. Fue allí donde conoció al Príncipe Guillermo, en 2001. A finales de 2002, los dos se trasladaron a vivir a un mismo piso junto con otros dos es- tudiantes. Para entonces Kate tenía ya un novio, Rupert Finch, pero ambos rompieron hacia Navidades de 2003. Ahí arranca la relación entre el hijo mayor del Príncipe Carlos y Kate Middelton. La primera vez que las cámaras les captaron juntos fue en abril de 2004, en un viaje de esquí a la estación suiza de Klosters, donde pasaron unos días en compañía del Príncipe de Gales y su hijo menor, el Príncipe Enrique. Objetivo de paparazzi Aquella sesión fotográfica fue autorizada por Buckingham Palace. Era un tiempo de pacto entre la Familia Real y los tabloides británicos, sellado tras las desmesura de los paparazzi en los últimos años de Diana, para preservar la intimidad de los jóvenes príncipes mientras duraba su formación. Pero la graduación de Guillermo en St. Andrews, al mismo tiempo que Kate y en la misma Historia del Arte, y el paso de ambos hermanos a la Academia Militar de Sandhurst fue rompiendo la barrera aceptada por la prensa. La presencia de Kate entre el público que a finales del año pasado asistía al último desfile del Príncipe Guillermo en Sandhurst acabó abriendo la veda. Era la confirmación de un noviazgo Es la misma joven de clase media alta, guapa, sencilla, elegante sin estridencias y recatada que era Diana cuando se anunció su noviazgo con el Príncipe Carlos Pero no todo son parecidos. Kate no es hija de un conde, sus antepasados fueron mineros, tiene estudios universitarios y llega más madura al eventual compromiso