Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE Los actores de Quevidamastriste (de izquierda a derecha, Izaskun, Laura, Borja, Nuria y Joseba) se reúnen cada fin de semana para grabar un nuevo microepisodio de la serie, seguido por decenas de miles de internautas. Arriba, Ricardo Galli, de Meneame. net FRANCISCO GUILLÉN dente de barrabes. com, escucha por primera vez el concepto autopistas de la información No sabíamos nada de ordenadores, sino de piolets confiesa. Pero esta empresa familiar se atreve a abrir una vía en la entonces virgen montaña tecnológica. En el 95 (internet apenas balbucea, insistimos) su tienda on line está en pruebas. En el 96 ya van a tope. Fuimos pioneros, no había nadie a quien copiar; en cambio, sí servimos de modelo a multinacionales de todo el mundo En 1998 el ancho de banda les permite montar una estructura logística importante. La cima está cerca: hoy la web- -que además ofrece noticias y reportajes y es punto de encuentro de los aficionados- -tiene 20.000 visitantes únicos al día, cuenta con una plantilla de 20 personas y el grupo ha facturado unos 14 millones de euros en 2006. Y eso que hay poca nieve bromea Barrabés. Teníamos ganada la confianza de mucha gente antes de empezar- -continúa- En 1996 llegamos a equipar 40 expediciones a ochomiles y los polos. Ahora estamos inaugurando más establecimientos físicos gracias al tirón de internet En temporada alta- -por ejemplo, en la campaña navideña- -se entregan cientos de paquetes al día. Un logro para una tienda que no es low cost La firma ha llegado a acuerdos en Europa, pero el mercado norteamericano está vedado. ¿Razón? El miedo. Barrabés anunció que podía colocar un paquete en la Costa Este de Estados Unidos en 24 horas, mientras que algunas tiendas locales tardaban siete días. Éstas reaccionaron acusán- doles de descuentos impropios, presionado a los fabricantes para que cancelaran los suministros y a las revistas especializadas para que no aceptaran su publicidad. El Wall Street Journal se hizo eco del asunto. Un ejemplo de la coherencia de la doctrina norteamericana sobre la globalización: vale siempre que la competencia no toque las narices. Y esta vez la competencia era muy dura: una pyme del Pirineo. Julio Alonso WeblogsSL. com Ha demostrado que un blog es un negocio rentable. Su red de 21 bitácoras (y creciendo) tiene 4,7 millones de usuarios únicos mensuales. Xataca, Genbeta, Motorpasion, ¡Vaya Tele! Pruebas de que la información se sirve ya por otros canales y que los medios tradicionales deben tentarse la ropa. Los blogs han pasado de ser diarios más o menos personales para convertirse en noticieros... y en prósperos negocios. Julio Alonso, fundador y presidente de weblogssl. com, puso en marcha la primera bitácora en 2004. Hoy trabajan ocho personas en la gestión del portal y unos 90 bloggers en la redacción de las noticias y comentarios. Entre estos, 15 pueden vivir de ello, y otros 40 se sacan un segundo sueldo muy interesante confiesa Alonso. Javier Penalba es uno de los redactores estrella: llega a publicar hasta 400 post al mes. Se dedican a escribir y a recibir su paga. Nosotros aportamos la tecnología y la publicidad Contactan directamente con las agencias de medios on line; el mayor anunciante es Google Adsense, con cerca del 30 por 100 de los ingresos. La dinámica es simple. Buscamos temas interesantes para el público. Después, rastreamos en la blogosfera gente que ya tiene su propia página, escribe bien y acredita un número de visitas importante. Le proponemos el proyecto... y ya está Cada blog tiene un equipo (en Genbeta, dedicado al software y los servicios vía internet, hay seis personas) Esto permite mayor actualización y que unos se cubran a otros. Los aficionados ya están al cabo de la calle y envían sus currículos. No en vano, weblogssl. com se ha convertido en la red de blogs más grande y con mayor visibilidad de España. Para este año piensan alumbrar 5 ó 10 bitácoras más. El límite lo pone el mercado Rubén Ontiveros Quevidamastriste. com Una miniserie semanal en la que cinco amigos hablan y viven, o viceversa. Hasta 150.000 personas ven cada capítulo. Rubén Ontiveros, guionista de televisión, actualmente embarcado en un proyecto de Cuatro, vuelve cada fin de semana a Basauri (Vizcaya) con unos folios entre las manos. A veces tarda un par de días en pergeñar la idea, otras garabatea unas líneas en el último segundo, antes de encontrarse con cinco de sus amigos de to- Weblogs ha creado en España el concepto de escritor profesional de blogs. Qué vida más triste apuesta por el vídeo. Puede que su serie semanal pase de internet a la televisión da la vida. La escena se repite desde hace casi dos años. Borja, Nuria, Joseba, Laura e Izaskun se aprenden el guión, unas frases en cada toma, mientras Rubén monta la cámara. La grabación apenas dura una hora. Luego vendrá el montaje, el empaquetado del capítulo, hasta dejarlo listo para verse en su web o en YouTube. Decenas de miles de personas, a veces 150.000, lo esperan cada domingo con la sonrisa engrasada. Hace dos años todo el mundo empezaba a tener un blog, así que yo también pensé en crear uno- -recuerda Rubén, de 28 años- No me veía escribiendo un texto cada día, me parecía aburrido. Cuando al cabo abrí uno, lo utilicé para colgar mis cortos y así no tener que hacerle copias a los amigos. Luego vino la idea del videoblog, microcapítulos sobre las relaciones personales de un perdedor, un joven al que la vida le hicera tantos arañazos que a los demás nos pudiera parecer gracioso, humillación pasada por la tourmix de la ironía. En el fondo, era una excusa para quedar con los amigos. Ese perdedor, Borja, el protagonista de la historia, trabaja en realidad como conductor de la grúa y no tiene internet, sólo ve los capítulos alguna vez en mi casa. Le para alguien por la calle, le reconocen, y no se explica muy bien cómo El 26 de marzo de 2005 apareció en internet el primer capítulo de un serial que, al menos, tendrá continuidad hasta septiembre. Una productora baraja entre tanto la posibilidad de llevarla a la televisión. Ahora hay tantos ojos observando que sentimos vértigo admite Rubén Ontiveros.