Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Internet Seis historias de éxito made in Spain Unos amigos inventan el futuro en un garaje. En EE. UU. no faltan las historias de tecnófilos que han acabado al frente de la industria. No son los únicos. Estos seis españoles han impulsado proyectos originales que triunfan en la Red POR JUAN FRANCISCO ALONSO MIGUEL ÁNGEL BARROSO V enden material de montaña, digitalizan libros, investigan en la capacidad de la tecnología para adivinar nuestros gustos, crean series de éxito, convierten el fenómeno blog en un asunto de profesionales, mueven noticias. Seis vidas en la cresta de la ola de internet. Francisco J. Martín Mystrands. com Los sistemas de recomendación nos descubren contenidos culturales (música, películas... a tono con nuestros gustos. Da empleo a 50 personas en EE. UU. y España. La idea es aparentemente sencilla. Un programa informático es capaz de analizar las listas de reproducción de millones de usuarios y, con esa información, recomendar con acierto nuevas canciones y artistas. Una especie de brújula digital que se alimenta con la interpretación estadística del gusto de muchas personas. Algo así le pasó por la cabeza al investigador Francisco J. Martín cuando llegó como profesor visitante a Corvallis (Oregón, Estados Unidos) en 2003. Vine sin mis discos, y me convertí en un usuario ávido de itunes, la tienda on line de Apple. Entonces pensé en la necesidad de un sistema que me guiara entre las infinitas canciones que están en la Red Francisco J. Martín, de treinta y seis años, se quedó en Corvallis, una localidad de unos cincuenta mil habitantes en la que se inventó la inyección de tinta. A finales de 2003 ya había reunido un grupo de personas que respaldaban su sueño. Y en 2004 realizamos un desarrollo tecnológico muy importante. Creamos la arquitectura necesaria para soportar millones de usuarios, hasta conseguir un dispositivo robusto y versátil, capaz de utilizarse desde múltiples plataformas. Recientemente hemos lanzado Partystrands, para que los clientes de los bares puedan elegir la música que suena mediante mensajes sms y el mismo motor de recomendación que funciona en la web En su cuarto año de vida, Mystrands suma cientos de miles de usuarios y medio centenar de empleados, repartidos entre Corvallis, Palo Alto, Nueva York, Washington, Barcelona, Zamudio y Madrid. Los ingresos proceden de un mix entre la licencia de nuestra tecnología para terceros y la publicidad afirma Martín desde Oregón. Estamos al principio de la aventura. La radio y la televisión en el móvil nos propondrán contenidos personalizados. Un ejemplo: el 50 por ciento de los alquileres de Netflix, la mayor compañía on line del sector, proceden del sistema de recomendación de la web En realidad, el porcentaje de acierto de los algoritmos del programa de Mystrands ronda el 95 por ciento. Tenemos dos millones de temas que podemos sugerir con esa garantía concluye Martín. Otros motores de recomendación, como Pandora, empresa que utiliza editores (personas en lugar de estadísticas) para clasificar cada melodía, trabajan con sólo 300.000. Francisco J. Martín, presidente ejecutivo de MyStrands, en su oficina de Corvallis (Oregón, EE. UU. mover a la portada. Nació hace un año. Suma ocho millones de páginas vistas al mes. Ricardo Galli se dio de alta como usuario de Digg (digg. com) un sitio en el que los usuarios envían y valoran noticias, en julio de 2005. Lo recuerda con precisión porque fue uno de esos momentos que cambian la vida. Mucho antes, en 1991, este programador informático de 41 años, hijo de padre italiano y de madre de la segunda generación de españoles en Argentina, aterrizó en Palma de Mallorca para probar un programa propio que gestionaba los Ricardo Galli Meneame. net Los usuarios envían noticias que los internautas pueden votar y pro- La tecnología permite que grandes ideas salgan adelante con muy pocos medios. Internet acorta el camino entre una habitación de casa y un negocio global aparcamientos del aeropuerto. Se quedó. Consiguió una plaza como profesor de Informática en la Universidad de Baleares. Y, de repente, aquella idea. ¿Cómo era posible que un proyecto tan bueno como Digg, que no había liberado su código, no tuviera su hermano en España? Lo tenía slashdot. org, en barrapunto. com, donde son los editores los que valoran las noticias, pero no Digg. Trabajé durante dos semanas de noviembre y diciembre veinte horas al día- -explica Galli- Era una obsesión, y también un regreso a los orígenes: volvía a programar. Le pedí ayuda a Benjamín Villoslada, un especialista en gráficos. Me alimentaba con cafés y red bull, casi sin dormir, hasta que llegué a la meta. Aparecimos en internet el 7 de enero de 2006. Envié un correo a la lista de (Pasa a la página siguiente)