Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Patio Solar del templo de Monthemhat, en las proximidades de Luxor, la antigua Tebas Arqueología La pasión egipcia (Viene de la página anterior) Otros tumbas, otros ámbitos En 1992 se constituyó una misión mixta, integrada por el Servicio de Antigüedades de Egipto (hoy Consejo Supremo de de Antigüedades) y la Universidad de Barcelona, para trabajar en el yacimiento de Oxirrinco, en Minia. Este misión, que cuenta con la financiación del Ministerio de Cultura, está dirigida por el doctor Josep Padró y en ella colabora la conservadora del Museo Arqueológico Nacional Esther Pons. La necrópolis de Oxirrinco abarca un amplio marco cronológico que va desde la época saita hasta el periodo bizantino. gares. Empecé en Charuna- -también con el doctor Gomaà- luego trabajé con Mari Carmen Pérez Die en Heracleópolis Magna y, a partir del 98, empecé con la arquelogía submarina. Primero en el mar Rojo, con la Universidad de Texas, y luego en Alejandría, con el Centro de Estudios Alejandrinos, en el yacimiento de Qaitbey. También ha trabajado, entre otros lugares, en el templo funerario de Amenofis III y en la necrópolis de Dahshur, cercana a El Cairo y a los pies de la mítica pirámide romboidal. Uno de los momentos más emocionantes para mí ha sido trabajar dentro de esa pirámide. Porque si cuando vemos las pirámides preparadas para los turistas, con luces, con rampas y con escaleras, nos sentimos impresionados, imagínese cuando uno entra en ellas a oscuras, con cuerdas, linternas y una nube de murciélagos chocando en tu cabeza... Pese a su porte imponente, la pirámide romboidal fue una edificación fallida, pero de suma importancia en la arquitectura de su época. Uno de los misterios mejor guardados del Egipto faraónico, y que ha dado pie a mil teorías de lo más dispares, sigue siendo la construcción de las pirámides. Es curioso, en cualquier caso, que, pese a las numerosas excavaciones desarrolladas, nunca se haya encontrado ningún documento referido a cómo se construían. La verdad es que sigue siendo un misterio- -afirma Javier Mar- tínez- Pero, según se calcula, todavía queda en Egipto un 70 por ciento por descubrir y saber, y puede que en ese 70 por ciento se halle alguna referencia. De todas maneras, hay que huir de las teorías disparatadas, como la que apunta que fueron costruidas por extraterrestres... el Egipto milenario no tiene nada que ver con el mundo esotérico. Hay que subrayar que estamos hablando de una historia de más de 3.000 años y que existen periodos de los que apenas se sabe nada. Ha habido diferentes equipos de arquitectos actuales que han demostrado que podían construirse con tecnología de la época opina Pérez Die. También es evidente- -comenta Martínez- -que Egipto siempre contó con grandes arquitectos y el hecho de la pirámide como elemento geométrico perfecto no surgió de la noche a la mañana. Si uno hace un viaje a través de las distintas necrópolis del norte, se da cuenta de su evolución arquitectónica. Desde una mastaba a una pirámide escalonada y, posteriormente, a un intento de pirámide geométrica que fracasó: la pirámide romboidal. Hubo una evolución de siglos, arquitectónicamente hablando, hasta llegar a la pirámide perfecta. El sarcófago de Nesptah Mientras nos cuenta esto, nos internamos con Javier Martínez en el interior del templo de Monthemhat, que no fue rey, pero si un hombre de gran importancia en el paso de la dinastía 25 a la 26 (siglo VII a. C. El calor y el olor a orín de murciélago aumenta según bajamos por diferentes escaleras y pasadizos buscando la estrella, hasta ahora, de esta excavación: el sarcófago de Nesptah. Era el hijo de Monthemhat. Íbamos detás de la tumba de su padre, pero nos encontramos con esta, que es una maravilla: un sarcófago de periodo tardío en basalto negro. Ahora seguimos intentando averiguar dónde puede hallarse la morada de Monthemhat, pero aquí hay también un montón de trabajos por hacer. Intuimos textos muy importantes, tanto desde el punto de vista religioso como biográfico, que nos ayudarán a aclarar algunas partes oscuras de esa época Después de bajar por una rústica y estrecha escalera de madera que parece perderse en el infierno, llegamos a una cámara asfixiante donde se encuentra el sarcófago. Nos avisan de que muy pocos ojos lo han visto. Su belleza es conmovedora. Ahora entendemos el brillo en los ojos de los arqueólogos y presentimos que también, por unos instantes, ha retornado a nuestras pupilas la mirada de cuando éramos niños. Sarcófago de Nesptah realizado en basalto negro. Abajo, escarabeo encontrado en Heracleópolis Magna