Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Los bomberos de AENA en el parque central del aeropuerto, de los tres con que cuenta Barajas, desde donde partieron el 30- D camino del infierno de la T- 4 mos que mover el hospital de campaña que levantamos donde nos indicaron los tedax ante la amenaza de nuevas explosiones. Nuestro objetivo en esos primeros momentos era salvar la vida de los atrapados y servir de preventivos para todos los que estaban trabajando en el rescate A orillas del abismo, explica este médico que ahí metidos nadie se plantea que está ante un drama, sólo que hay que aplicar un procedimiento que tenemos muy asumido. Como en el 11- M, tremendamente cruel, y desde el punto de vista emocional, difícil de resistir. Pero en el momento del servicio sólo piensas en trabajar. Lo otro, las emociones, viene luego Algo que bien sabe Teresa Pacheco Tabuenca, psicóloga de guardia de Samur- Protección Civil y miembro de un equipo que vela las 24 horas del día por la salud mental de los ciudadanos de Madrid. El 30- D estaba en su puesto de vigilancia. Con un ojo en Barajas y el otro en el resto de la capital, siguió con inquietud, y a distancia, las primeras horas de la salvajada. Todos pensamos en el 11- M- -dice nueve días después ante la zona cero- porque no sabes lo que te vas a encontrar. Sientes que ya está aquí el otra vez Su primer objetivo: amortiguar el impacto psicológico y controlar el contagio emocional entre los familiares de las víctimas. Dar información puntual y veraz es clave para reducir la incertidumbre y que supieran que por parte de sanitarios, bomberos y policía se estaba haciendo todo lo posible por salvar a los suyos Exactamente lo mismo que persiguió sin descanso y con la vista puesta en el resto del mundo el equipo de prensa de AENA que lidera José Manuel Martín- Corral, al que no ha dado tregua un maldito fin de año entre el desastre de Air Madrid y el ataque de ETA. simplemente han sido testigos de la barbarie. Y a vosotros, ¿quién os consuela? pregunto. Sobre todo, -responde- -el compañero Para los deudos de Palate y Estacio el mayor alivio fue pensar que habría algo mejor para ellos que una vida emigrante. cia porque a la hora de un siniestro el mando único es lo que de verdad sustituye a la palabra mágica coordinar que sin mando no vale nada. Los despachos no pueden separar lo que une la calle. También es imprescindible tener unos protocolos de intervención. Por eso funcionó todo el 11- M, un antes y después de las emergencias. Madrid aprende a fuerza de entrenamiento cotidiano. Siempre está en el nivel cero de la emergencia- -que ya es- -y según hablo con usted- -martes por la tarde- -tengo en la calle tres coches de bomberos y diez ambulancias, lo que en una ciudad de cien mil habitantes sería una emergencia masiva. Esta es la gran cuestión porque si queremos que los servicios funcionen como un reloj en la catástrofe deben estar entrenados en el día a día. Es inimaginable, como alguien ha planteado, resolver una catástrofe con un equipo de élite que aguarda meses su oportunidad. Porque 76.000 horas de formación, grandes inversiones y la técnica más novedosas se ponen a prueba las 24 horas del día los 365 días del año. Un entrenamiento que hace que nuestra capital tenga uno de los mejores servicios de emergencia del mundo Y que nosotros tengamos la certeza de que impondrán orden en medio del caos, para que, como dice su director, los demás puedan llorar La autoridad Tras la bomba, la sargento Angelines de la Policía Municipal, que día a día obra en el aeropuerto de Barajas el prodigio de que taxis y vehículos particulares no se desmanden, se ha dejado el pellejo con su gente en restablecer la cuasi normalidad en torno al módulo D y ordenar tanto los vehículos vivos -demasiado vivos algunos- -como los muertos que ha trasladado con grúas especiales, Está convencida como Alfonso del Álamo, director general de los servicios de emergencia del Ayuntamiento de Madrid, de que ha sido un milagro que sólo 7 personas necesitaran asistencia hospitalaria después de que la bomba hiciera volar 230 cristaleras Ambos conocen el sacrosanto poder de la autoridad. Una ciudad se prepara para una catástrofe- -afirma Del Álamo- -teniendo unos servicios convenientemente dotados, entrenados y con simulacros, y con una estrategia concreta de integrar todo lo que tiene que ver con la seguriad y con la emergen- El consuelo Teresa asistió a la pena por Estacio en el hotel madrileño al que fueron conducidos sus allegados y de ahí hasta la ecuatoriana Machala, donde preparamos a sus familiares, que estaban doblemente impactados: por lo que había sucedido, y porque alguno de ellos llevaba doce años sin verlo y nunca lo volvería a ver Y allí se consumó el punto y final a la asistencia y comenzó el duelo. La asunción de la realidad por parte de las víctimas directas, que no las únicas: la psicóloga recuerda que los afectados se cuentan incluso entre los que El mando único es lo que en una catástrofe sustituye a la palabra mágica coordinación que sin tal autoridad no vale nada afirma el director de emergencias