Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE NUESTROS CORRESPONSALES dientes sanitarios, lavabos y duchas. Están cerrados para los pacientes. Las llaves las tienen los enfermeros, quienes mantienen el criterio de que la población es muy ignorante, no saben utilizarlos... En el exterior, dos letrinas nauseabundas, tan sucias que es preferible buscar un rincón en el patio para cualquier necesidad fisiológica. Roma B. Aires Brasil Amor amazónico Las telenovelas brasileñas incluso se exportan con enorme éxito. La más reciente cuenta una historia, real, de un aventurero español y de su amante, en la Amazonia de fines del siglo XIX TEXTO: VERÓNICA GOYZUETA Bruselas Centro de referencia Es un hospital de distrito, el centro hospitalario de referencia que atiende a 170.300 personas. Trabajan allí 40 personas- -sólo un médico y 13 enfermeros- Como en todos los centros del Chad, los pacientes deben abonar su hospitalización, la subvención estatal no es suficiente. Y a cambio, al enfermo no se le aplica otra cosa que los pocos cuidados médico- quirúrgicos de los que son capaces. Y a los pacientes con patologías importantes, abordables con normalidad en nuestros países europeos, se les despide con la frase no puedo hacer nada por usted... y suelen acabar, antes de morir, en la medicina tradicional de sus aldeas. En un país en el que apenas existen registros, el hospital declara una mortalidad del 26 por ciento de los ingresados. Un chadiano, según la OMS, al nacer tiene una esperanza de vida de 47 años (la mortalidad infantil es de 200 por 1.000) La República del Chad, según estadística de la OMS (2003) gasta en salud 51 dólares por habitante. En España, en el mismo año y por el mismo concepto, el gasto por habitante es de 1.853 dólares. El petróleo comienza ya a dar beneficios, pero la mayoría van a sufragar la guerra crónica contra la coalición de movimientos rebeldes, la UFDD. No es extraño que en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2006) Chad ocupe el lugar 45 de 51 en el continente africano y que, además, este IDH haya ido disminuyendo progresivamente entre 2001 y 2004 en un 2,1 por ciento. Mientras, infiernos como el hospital de Moïssalá arden entre la sabana, con muy escasa o nula atención por parte de gobiernos y de organizaciones humanitarias. De vez en cuando, sin preguntar, alguien hace un envío que, como las camas articuladas, queda varado en la arena del patio cubriéndose de óxido en la época de lluvias. Las cabras siguen mordisqueando la hierba y la basura del patio, y los pacientes, entre el dolor y la suciedad, se alumbran con faroles de petróleo, el mismo que sirve para alimentar de armas y balas a su ejército. jpardoberdun yahoo. es París Rabat Nueva York Jerusalén SAO PAOLO VERÓNICA GOYZUETA México Washington Berlín Atenas Londres Berlín Pekín Viena Estocolmo educción, comedia, intriga, romance, acción y fantasía son algunos de los ingredientes que los brasileños consumen cada noche. Pocos son los que resisten a la novela de las ocho que nunca comienza a esa hora, y no se les ocurre torcer el gesto por considerarla entretenimiento fútil. Hasta quienes no la ven, saben de oídas tramas y nombres de personajes. Hemos vivido finales de telenovelas más seguidas que el fútbol. Algunas, como Vale todo dejaron las calles desiertas. Otras, como Dancing Days protagonizada por la sexy Sonia Braga, impusieron modas, y otras, como Malú Mujer revolucionaron la teledramaturgia, al contar, en 1979, la vida de una mujer separada. El éxito de la telenovela brasileña es resultado del cóctel de técnicas tradicionales de melodrama, con temas históricos, de actualidad o de corte polémico, como las uniones gay, que ya se ha tratado en varias producciones. La proximidad de las historias, la cantidad de escenas rodadas en exteriores y su edición moderna ha convertido a las novelas brasileñas en producto de exportación. La esclava Isaura (1976) la historia de una mestiza que se niega a entregarse al violento amo, se programó en más de cien países y fue tan relevante para Brasil que cuando el presidente Lula visitó China, en 2004, llevó en su comitiva a su protagonista, Lucelia Santos, ovacionada por sus admiradores en Beijing. Quien lidera esta fábrica de sueños es TV Globo, dueña de más de 70 por ciento de la audiencia de telenovelas. Sus producciones se realizan en el Projac, un Hollywood carioca, con sets que reproducen barrios típicos de Río, São Paulo y cualquier pueblito de los libros de Jorge Amado. Su éxito más reciente es la miniserie Amazonia. De Gálvez a Chico Mendes una superproducción filmada en las entrañas de la S selva a 180.000 euros por capítulo. Cerca de 200 actores, más de 150 técnicos y 20 toneladas de equipos se trasladaron a la Amazonia para contar la historia del aventurero español Luis Gálvez Rodrigues de Árias que en la era del caucho declaró la independencia de Acre, provocando una guerra con Bolivia que terminó con la anexión de ese estado a Brasil. Nacido en una tradicional familia de Cádiz, el diplomático Gálvez abrió en 1899 un cabaret en la Amazonia, cuya principal atracción era la Compañía de Zarzuela de la sevillana María Alonso, su última amante. La historia, adaptada por la brasileña Glória Pérez, termina en 1988 con el asesinato Chico Mendes, cuya lucha por la protección de la Amazonia le valió un premio de la ONU y cuya muerte conmocionó al mundo. La biografía de Gálvez aparece en el libro La Estrella Solitaria de Alfonso Domingo (Sevilla: Algaida, 2003) Cuando el presidente Lula da Silva visitó oficialmente China, en 2004, se llevó en el séquito a la actriz Lucelia Santos, ovacionada por los admiradores de La esclava Isaura Escena de Amazonia... producción muy ambiciosa