Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Soldados de la Unión Africana desplegados en Darfur, maniatados por un mandato que les impide usar la fuerza resultados) y en Irak (pésimos) en la medida en que se recurre a la guerra que causa muerte para defender un bien (los derechos humanos) Del mismo modo que no se puede defender un intervencionismo neutral (el interés suele primar) también recalca la necesidad de que ante cada caso las ONG analicen si su participación agudiza los problemas o los resuelve. El congoleño Mbuyi Kabunda, profesor de Relaciones Internacionales en Basilea, estima que bajo la excusa del humanitarismo se pretende poner en marcha los mecanismos de mantenimiento de la paz y de la seguridad, que están en el capítulo VII de la ONU. Es decir, se da a los Estados del Norte la perfecta tapadera para organizar operaciones con intenciones ocultas o no declaradas. Asistimos a la confusión de las responsabilidades estatales y humanitarias, dando lugar al derecho de injerencia contra la soberanía de los Estados africanos, que tienen la primera responsabilidad para acabar con el sufrimiento de las poblaciones En lugar de agua para apagar el fuego, dichas intervenciones suelen ser combustible arrojado sobre las llamas, al dejar intactas las causas del conflicto o apoyar a uno u otro de los beligerantes Smith cita en Negrología el a su juicio mejor tratado sobre la ayuda la novela de Anatole France El señor Bergeret en París en la que un profesor de la Sorbona se reprocha dar lismosna porque de esa forma se ha enriquecido gracias a la beneficencia que valoriza al donante y envilece al mendigo, para quien la moneda recibida, sea cual sea, no tiene valor porque sólo ha podido obtener exhibiendo su incapacidad para ganarla de otro modo. El pobre sigue siendo pobre, aunque pueda gastar el dinero de otro. La piedad es bárbara porque al dar despoja al receptor de su dignidad A la pregunta de en qué medida muchas donaciones convierten a países receptores en países dependientes dice Gonzalo Fanjul, director de campañas y estudios de Intermón Oxfam: Creo que ésta es una crítica legítima, pero peligrosa. La ayuda al desarrollo nunca es una condición suficiente para garantizar el despegue de un país pobre. En ausencia de instituciones fuertes, de líderes comprometidos, de organizaciones sociales y sindicales que fortalezcan la democracia... es muy complicado prosperar, incluso cuando hay recursos económicos disponibles (sean externos, como la ayuda, o internos, como los recursos naturales) Pero eso no significa que la ayuda no pueda jugar un papel relevante Fanjul estima que la comunidad internacional puede hacer mucho por promover el buen gobierno empezando por no alimentar la corrupción a través de empresas internacionales, no ayudar militarmente a gobiernos como el etíope, destinando la ayuda a través de organismos multilaterales y no gubernamentales donde el gobierno no tenga acceso, apoyando el fortalecimiento de la sociedad civil... Problema añadido es que en muchas ocasiones la ayuda alimentaria en especie res- Lecciones somalíes La forma desastrosa en que terminó la intervención humanitaria de 1993 en Somalia explica en parte la inacción internacional que toleró el genocidio ruandés del año siguiente. Iztiar Ruiz- Giménez ofrece en Las buenas intenciones (Icaria) un esclarecedor análisis de la complejidad del intervencionismo militar humanitario en Liberia, Sierra Leona, Somalia y Ruanda. Del fracaso en Somalia y su abandono por parte de la comunidad internacional extrae varias lecciones, empezando por el enfriamiento de la euforia humanitaria y el derrumbe del mito de la neutralidad, uno de los paradigmas clásicos del humanitarismo Señala la profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Madrid que en Somalia se hizo evidente que la ayuda humanitaria se había incorporado plenamente a la economía política de la guerra, contribuyendo a la prolongación del conflicto Ejemplo meridiano de estragos causados con las mejores intenciones. Añade que la ONU adoptó en Somalia un enfoque desde arriba que favoreció la lógica militar y potenció a los señores de la guerrra frente a la sociedad civil. Un camión surca las polvorientas rutas de Darfur ponde a los intereses del donante antes que a los del receptor. En el caso de los EE UU (la UE puso fin a estas prácticas hace tiempo) la ayuda alimentaria está vinculada a los stocks de alimentos (cereales, sobre todo) y se concede en especie en un 90 por ciento de los casos. Es decir, cuando EE UU se encuentra con excedentes que los mercados no pueden absorber, los exporta como ayuda alimentaria. En 1999- 2000, por ejemplo, la sobreproducción de cereales en EE UU provocó una avalancha de exportaciones que hundió los precios de cultivos de los que dependen decenas de países pobres Versión íntegra del texto: www. abc. es 20070105 nacionalnacional buenas- intenciones 200701051716. html