Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Conversos Vidas de moros nuevos (Viene de la página anterior) Yama a será la creación de la Universidad Islámica Averroes en Córdoba Los conversos dominan hoy la Junta Islámica y la radical Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, que pretende recuperar el patrimonio musulmán en España. En cambio, en el Consejo Consultivo nacional de la Unión de Comunidades Islámicas, compuesto por 25 personas, sólo hay un converso. Es una de las muchas diferencias que les separan. En general, los expertos hablan de una tendencia moderada entre los españoles de Alá, aunque Alberto Conget, en su carta a Benedicto XVI, reconoce que hay hermanos en el islam que pervierten el mensaje expresado en la Revelación Coránica y muestran las trazas patológicas a las que están expuestas todas las religiones Otro converso, Emilio Monedero (islamparatodos. com) añade: Hay conversos radicales, extremistas y demás chalados que entraron al islam por snobismo y se han metido en sectas islámicas. Afortunadamente ya recorrí muchos caminos y hoy me complace ser un musulmán moderado, conocedor de mi filosofía de vida, que para mí es la que me lleva a la senda de la felicidad Ha peregrinado dos veces a la Meca, Los conversos dirigen diferentes organizaciones musulmanas. En la Unión de Comunidades Islámicas de España, en cambio, tienen escasa presencia tiene 38 años y da clases de Biología y Geología en Valencia. Abdallah Imran también estudió en un colegio religioso. Entonces, este trianero se llamaba Joaquín Martín Fernández, un joven con inquietudes sociales e ideas revolucionarias. En 1981, a los 26 años, y después de una serie de peripecias por África, alguien le dio un Corán. Ramón García Pasero, jugador de un equipo ceutí de la Primera División estatal de balonmano, se educó con los salesianos y asistió a cursos del Opus Dei. Siempre he estado muy cerca del hecho religioso. El islam resolvió mis dudas afirma. Guadalupe Pereira Bueno, profesora de Secundaria nacida en Melilla y residente en Ceuta, cambió de religión tras su unión con un enfermero marroquí al que conoció Cat Stevens, un cantautor de enorme éxito en los años 70, fotografiado como Yusuf Islam en enero de 2005 EPA De Muhammad Ali a Cat Stevens, el islam bajo los focos Abdallah Imran (Joaquín) R. CARMONA Vicente Mota (Mansur) E. MANZANA JOSÉ MANUEL COSTA Mucha gente se enteró de que uno podía convertirse al Islam en un país occidental cuando Cassius Clay, campeón indiscutido de los pesos pesados, exigió en 1964 que se le llamara por su nuevo nombre, Muhammad Ali. No era el único, claro, que músicos como John Coltrane o Art Blakey (Abdullah Ibn Buhaina) le habían precedido en la conversión, pero Muhammad Ali ha sido el converso más famoso de la historia hasta el reciente y cuestionado abrazo de Michael Jackson a la fe de Mahoma. La gran época de las conversiones fueron los años 60- 70 y sus protagonistas eran mayoritariamente negros que ingresaban en la Nation of Islam en Estados Unidos, mientras en Europa se tendía a alternativas más tradicionales. Sea como fuere, en ambos casos la nómina de nombres famosos convertidos a esta religión es bastante notable. En el deporte los mahometanos recibieron a otra mega- estrella, Kareem Abdul- Jabbar, antes Lew Alcindor, todavía máximo anotador de la NBA y uno de los mejores pivots de la historia del baloncesto. Algo menos estelar es Mike Tyson y mucho menos aunque curioso el impredecible Nicolás Anelka. Entre los músicos el más conocido y consecuente fue Cat Stevens, un cantautor británico de enorme éxito en los 70 que dejó su fe cristiana greco- ortodoxa y su carrera musical para llamarse Yusuf Islam y abrir una escuela coránica en Inglaterra. Menos conocido es el caso de los Thompson, Richard y Danny (sin parentesco) dos de los grandes folkies de los años 70 y que se convirtieron por separado al Islam en su vertiente sufi. Hablando de los Jacksons, recordar aquí que Jermaine se hace llamar ahora Muhammad Abdul Aziz. En Europa las conversiones parecen centrarse más en la experiencia mística individual, con un aliento hippie. Pero casos como el de Roger Garaudy (Ragaa) que pasó de publicista de la extrema izquierda a negar la exterminación de judíos por los nazis, dejan la impresión de puro oportunismo y búsqueda de aliados en cualquier parte.