Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 1 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Una mano pintada de alheña sobre el Corán, un gesto cada vez menos infrecuente en España Conversos Vidas de moros nuevos No son multitud (entre 10.000 y 70.000, según quién los cuente) pero hacen ruido, como estos días en Córdoba. Esta es la historia de los musulmanes españoles POR JUAN FRANCISCO ALONSO a pesadilla era un brochazo negro. Así la recuerda Zacarías Maza un cuarto de siglo después. Un agujero oscuro y ominoso en el que intuía muchas puertas cerradas y sólo una abierta, enmarcada por un foco de luz, como algunos enfermos dicen que atisban el final. El ensueño angustioso se le repetía a menudo en aquella época de desasosiego en la que este hombre se ganaba el sueldo como profesor en Córdoba y lo gastaba en viajes por Marruecos, Egipto, Oriente L Próximo o el Sahara, donde enseñó un curso. Así, entre noches de mal dormir y dudas existenciales, con el impacto visual de la vida en el desierto, la felicidad sin nada material un día Zacarías escuchó la llamada a la oración procedente de la mezquita de la plaza cordobesa de Colón. Entró. Preguntó por el imán. Y lo soltó: Quiero hacerme musulmán Aquel moro nuevo es hoy el imán de la mezquita de At- Taqwa, en el bajo Albaicín de Granada, ciudad en la que residen alrededor de veinte mil fieles de Alá, incluidos algunos miles de conversos. Un español dirige la vida religiosa de uno de los núcleos musulmanes más importantes de España, lo que ilustra un cambio social que a veces chirría como un gozne sin grasa. Un estudio publicado en enero de 2006 por el Observatorio Andalusí decía que en España había entonces un millón cien mil musulmanes. Otras fuentes que suman los residentes registrados (879.000) más los irregulares elevan esa cifra hasta cerca del millón y medio. Y entre ellos, un número relativamente pequeño de conversos, que sin embargo dirigen organizaciones, abren Muchos de los primeros conversos españoles procedían de la izquierda o del nacionalismo andaluz. Otros nacieron en familas católicas, hasta que el Corán se cruzó en su camino