Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28- 29 D 7 LOS DOMINGOS DE POR DENTRO Motores: De gasolina, 2.0 TFSI de inyección directa y 200 CV y 3.2 V 6 de 250 CV. Transmisión: Tracción delantera con 2.0 y total Quattro con 3.2 y caja manual de 6 vel. o automática de 2 marchas en opción. Suspensiones: Ambas independientes y multibrazo. Frenos: Discos ventilados y discos en 2.0 y ventilados en ambos ejes en 3.2, con asistencia y ABS. Dimensiones: Largo ancho alto, 4,17 1,84 1,35 m; capacidad depósito, 55 l; maletero, 250 l. Prestaciones: Vel. max. 237 km h en 2.0 y 250 Km h en 3.2; aceleración 6,7 seg. en 2.0 y 6,1 seg. en 3.2 de 0 a 100 km h. Precio: Desde 39.280 euros. ción de agobio. Se nota especialmente la mejora en el espacio para la cabeza, entre los codos y los hombros. Los asientos deportivos, en posición más baja, recogen muy bien el cuerpo y el conductor dispone de un nuevo volante con la parte inferior achatada. En la parte mecánica este Roadster cuenta con dos opciones en gasolina, el motor 2.0 TFSI de inyección directa de gasolina y turbo de 200 CV con tracción de, lantera y el 3.2 V 6 de 250 CV sólo disponible con tracción total Quattro. En ambos casos, la caja de cambios de serie es manual de seis velocidades, aunque se puede optar por una automática y secuencial de tipo S- Tronic de seis marchas. La Yamaha R 6 R tiene todo el aspecto agresivo de las motos derivadas de la competición Yamaha R 6 R 2007 ¿Te gusta pilotar? La Yamaha R 6 R de 2007 es una moto que pide circuito, como sólo puede ser en una montura con un motor que vuela por encima de las 16.000 revoluciones POR J. M. PÉREZ LAGO R ealmente ésta es la pregunta que debes hacerte antes de comprar esta moto. No es que no se pueda conducir, es que todo en ella te pide marcha, te pide que la pilotes. La posición de conducción, el empuje y el sonido de su motor, el chasis, incluso la estética, todo está pensado para dar lo mejor en circuito o en tu zona de curvas favorita, sin muchas concesiones al día a día. Hay pocos cambios con respecto a la versión 2006, tan sólo retoques estéticos y un nuevo cuadro de instrumentos con la línea roja del cuenta revoluciones en unos más realistas 16.500 rpm. Pero es que poco había que cambiar en una moto que va muy bien y que tiene gran éxito de ventas entre las supersport. El motor es un cuatro cilindros en línea, refrigerado por agua, e inyección electrónica, capaz de girar hasta las 16.000 rpm, dotado de la última tecnología como el acelerador electrónico y embrague antirrebote. Para mejorar la entrega de potencia en bajas y me- dias revoluciones, el escape incorpora una válvula EXUP. El chasis es un Deltabox de doble viga en aluminio, con un precioso y macizo basculante también en aluminio. Las suspensiones, horquilla invertida de 41 mm. y monoamortiguador trasero, están a la altura del conjunto y son regulables en todos sus parámetros, incluso la compresión en alta y baja velocidad. Lo mismo ocurre con los frenos, material de primera fila, con pinzas monobloque de anclaje radial y bomba de freno también radial. Motor: 4 cilindros en línea 4 T. Cilindrada: 599 cm 3. Refrigeración: Líquida. Potencia: 127 ó 133 CV con Ram Air. Alimentación: Inyección electrónica. Cambio: 6 velocidades. Transmisión: Por cadena. Frenos: De disco, delanteros de 310 mm y trasero de 220 mm. Ruedas: 120 70 17- 180 55 17. Peso en seco: 162 kg. Precio: 11.800 euros. Aunque con estos fríos la carretera no estaba para muchas florituras, en marcha la moto es tremendamente ágil y va hacia donde uno quiere con sólo girar la cabeza. Es pequeña de tamaño, aunque no incómoda una vez que se va a por faena. Las manos quedan muy bajas, a la altura de las rodillas, y si vas a hacer muchos kilómetros acabas muy cansado. Los frenos son potentes y con buen tacto. Lo mismo ocurre con las suspensiones, duras pero sensibles en los baches pequeños. Está llena de pequeños detalles que facilitan su uso en circuito, como las estriberas del pasajero y el soporte de la matrícula, fácilmente desmontables y con unas tapas que ocultan los huecos. Capítulo aparte es el motor, con un sonido embriagador desde ralentí, que se va transformando en aullido según sube de vueltas. Hasta las 7.000 rpm simplemente funciona; a partir de ahí, empieza a empujar fuerte y desde las 10.000 hasta la línea roja es un cohete y donde se debe mantener para sacar los más de 120 CV que ofrece este motor. Ya lo sabe, si lo suyo son las carreras como aficionado o las tandas en circuito con los amigos, pasa de hacer turismo y donde disfruta de verdad es en los tramos de curvas, en esta R 6 R tiene su arma ideal, pues es una verdadera moto de carreras, con sus pros y contras, que puede usar legalmente por la calle.