Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE BA 0 Km 200 HÍ A DE LA N Ma lecó n CÁRCEL DE TACÓN Industria d e la rtí Trocadero Animas s Mis MUSEO DE LA REVOLUCIÓN FORTALEZA DE BA N A SAN CARLOS Avd DE LA CABAÑA P a a. C rq a u e rlos M CA C é Cé NA s p spe L e d des DE e s (A vda de E N T Tac RA l Pu ón ert DA Chacón o) CATEDRAL HA Morro iones P de Ma MUSEO NAC. DE BELLAS ARTES Avda Prog reso O Rell y PLAZA DE MUSEO ARMAS DE ARTE COLONIAL Merca Avda. de Italia deres Neptuno San José LA HABANA VIEJA Amargu ra Obrap ia te Agramon Datos prácticos Moneda. El euro se cambia por pesos cubanos (casi a la par) que sólo sirven para los turistas (el cambio nacional es de 24 pesos por euro, pero sólo lo pueden utilizar los cubanos) Dónde comer. En los paladares situados en casas antiguas como La Cocina de Lilian, o Don Lorenzo. Buenos restaurantes y baratos son El Riojano (donde tienen a Aznar y Ana Botella vestidos de baturros) o el Plaza de Armas (en el piso sexto del hotel Ambos Mundos donde iba Hemingway y desde donde se ve toda la ciudad) Otro lugar es el bar Taberna, el más antiguo de la ciudad donde se come y se baila samba. Para beber, daikiri y mojitos. Para dormir. Los hoteles más recomendables son El Nacional (al lado del Malecón) donde se albergan los famosos, o el Ambos Mundo (junto a la Plaza de Armas) Dónde ir. Hay que acercarse al cementerio de Cristóbal Colón, con importantes monumentos como el de los bomberos (de Agustín Querol) o la tumba de Amelia, la milagrosa, siempre con gente que viene a pedirle favores y una argolla para avisarla de que se le han dejado flores. Tampoco deje de visitar el castillo del Morro y, por supuesto, la Habana vieja. De compras. No hay casi artesanía. El artículo más demandado son los puros (mejor comprarlos en los estancos oficiales, son más caros pero seguros) y el ron (si se lo compra un cubano, le saldrá baratísimo) Para muchos cubanos no hay la menor diferencia entre la santería y el catolicismo dad- -sobre todo los fines de semana- -es el Malecón, paseo de siete kilómetros que corre a lo largo de la costa hasta el castillo de La Punta y que une La Habana Vieja con Miramar. Los sábados por la noche se ilumina, y son miles de personas que allí se acercan para sentarse y oír al mar estrellarse sobre sus muros. El edificio más importante del Malecón es el Hotel Nacional, enclavado en lo alto, y desde cuyos jardines se contempla una excelente panorámica. El centro de La Habana Vieja es la Plaza de Armas, donde destaca el Palacio que fuera residencia de los sesenta y cinco capitanes generales que residieron aquí hasta 1898. Después se instalaron ahí los norteamericanos, tras lo que se convirtió en Palacio Presidencial (de 1902 a 1920) y en Ayuntamiento (hasta 1958) Ahora es el Museo de la Ciudad. El patio central, rodeado de arcadas, es una maravilla en la que se yergue la estatua de Colón. En el patio hay una lápida sepulcral de 1557, considerada el monumento más antiguo de Cuba. Aunque su pieza más importante es la Giraldilla que representa a Inés de Bobadilla, mujer que se convirtió en gobernadora de Cuba en 1517, cuando su marido- -Hernando de Soto- -marchó a la conquista de La Florida. Como se pasaba todo el día mirando al mar, su estatua se colocó en lo alto del castillo hasta que fue derribada por una tormenta, tras lo que se trasladó al interior. Hoy ser ha convertido en símbolo de La Habana. Afuera hay músicos y gentes ataviadas con trajes criollos que se ofrecen para sacarse fotos. También es el lugar elegido por las jóvenes que se ponen de largo (en Cuba se le llama la celebración del quince) El tramo de calle frente al palacio está asfaltada con adoquines de madera debidamente dispuestos para que el ruido que hacían las ruedas de las carrozas no molestase a los capitanes generales. En esta plaza se encuentra también el palacio de Segundo Cabo (la segunda autoridad política de la isla) el Templete, el palacio de los Condes de Santovenia (famo- REUTERS Fidel, omnipresente REUTERS Cada orisha (divinidad tribal) está representada por un santo. Así, la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, es también Oshum, diosa de la fertilidad so por sus fiestas fastuosas) y la Casa de la Comedia (uno de los edificios mas antiguos de la ciudad) A tres manzanas está la plaza de la Catedral, rodeada de antiguos palacios habaneros del siglo XVIII, algunos de ellos ocupados actualmente por restaurantes. Y recordemos también la Plaza Vieja (donde se subastó el primer barco de negros) que conserva casas señoriales del XVII y XVIII, la mayoría restauradas, aunque hay una a punto de caerse que los vecinos se niegan a desalojar. La calle Obispo es la más animada y en ella, si uno se fija bien, verá cámaras de vigilancia camufladas, sobre todo en las esquinas. Va desde la Plaza de Armas hasta el Parque Central y el Capitolio, del que juran los cubanos que tiene las mismas medidas que el de Washington. Y allí al lado quedan el Centro Asturiano (ahora Teatro Nacional) y el Centro Gallego (hoy, Gran Teatro de La Habana)