Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Final de entrega ondenados al continuum que es la existencia humana, y a pesar de los buenos deseos de estas fechas, tengo la impresión de tener que seguir defendiendo lo evidente. Es asunto cansado agotarse en la batalla de lo que cae por su propio peso, aunque parece que seguirá siendo necesario batirse el cobre por ciertas causas. Incluso en el caso de que los frutos de algunas iniciativas resulten fallidos, o no muy logrados, la obligación de los llamados intelectuales, grupo en el que se mueve un amplio espectro de géneros y especímenes, debería ser apoyar todas las iniciativas humanitarias o sociales con todas sus fuerzas. Eso, que el elevado pero comprometido intelectual José Ortega y Gasset denominaba el filósofo en la plazuela que no era más que los pensadores y creadores se implicasen con los problemas reales de las gentes. Una de estas iniciativas, en las que se ha esmerado durante un año la escritora y traductora cordobesa Balbina Prior, con un excelente resultado por cierto, es la antología poética Final de entrega. Antología de poet s contra la violencia de género Además de ser una iniciativa que merece toda clase de bendiciones, que la maldición es la cantidad de víctimas por este asunto, resulta que hay poemas de magnífica factura, con nombres de reconocido peso de las letras españolas como Juana Castro, Caballero Bonald, Luis Alberto de Cuenca, Elsa López, Antonio Gamoneda, Olvido García Valdés, Jorge Riechmann, o Luis Antonio de Villena. Sin embargo, como parece que lo que está de moda es la descalificación y el ajuste de cuentas, en la mayoría de los casos como manera de terapia de ciertos psicóticos evidentes y sus camarillas repentinas, cierto frustrado, que juega a hacer de enfant terrible con cer- C ca de 50 años, al que no nombraré, porque a los tarados que los nombre su padre- -por no decir otra cosa- -decía entre sic y sic -perdón, entre tic y tic -de la loable antología: Debo condenar y condeno al Ayuntamiento de Córdoba, como autor del delito de estolidez municipal, a la pena de subvencionar con fondos públicos antologías poéticas a favor de la depuración de aguas residuales o debo condenar y condeno a Colectivo Ediciones y al Ayuntamiento de Córdoba, como autores del delito de promoción del desinterés hacia la violencia sexista Muy pagado de sí debe estar el citado alguacil para creer que puede sentenciar de esa manera, además de tener muy poca gracia poner palos en las ruedas de estas causas, pero cuando asoma la patita de verdad es cuando dispara contra Villena, argumentando: Defender una excelente causa con pésimos poemas de circunstancias constituye por eso mismo un grave ilícito penal cuya principal víctima es la causa que se pretende defender. Empedradas de buenas intenciones, antologías como ésta no pueden tener otro resultado que el creciente desinterés del lector hacia la causa que dicen defender Las pruebas no dejan lugar a dudas: Machismo significa siglos de brutalidad y opresión. Víctimas inocentes y sumisas Reos que admiten su no culpa SIC Mujeres, maricas, débiles, maricas, mujeres. Siglos de brutalidad e ignorancia. Brutalidad e ignorancia repetidas, repetidas, repetidas ad nauseam poniendo como ejemplos estos versos de Luis Antonio. Aquí el más tonto hace un reloj, o una crítica literaria. Lo de los pésimos poemas no deja de ser una opinión personal, discutible en cuanto se lee la antología, que destaca por su brillantez, a pesar de que algunos poetas no sean santos de mi devoción. Es como decir que él es una copia barata y sin peso del admirado- -incluso en la disidencia a veces- -Manuel Rodríguez Rivero, que es lo que yo pienso. Quizá lo que le pica al citado juez sean vendettas que no se atreve a encarar con los interfectos usando excusas colaterales para ajustarlas, por no hablar, como dice el buen poema de Luis Antonio, de una evidente misoginia y homofobia, síntomas putrefactos que suelen adornar a las mismas personas que padecen cierta enfermedad secular y reaccionaria. Ojalá el año nuevo, ya inminente, acabara con actitudes disfrazadas de transgresión, y con la pandemia de la discriminación. A los resentidos, desearles toda clases de bondades, y que se lo hagan mirar, que hay profesionales estupendos. JESÚS GARCÍA Economía Asalto al Ibex salto al Ibex de los nuevos ricos y los de siempre, que no pierden comba. Empresarios jóvenes, y no tanto, pero sobradamente espabilados, que emergen de la borrachera de operaciones corporativas, procedentes del mundo del ladrillo. Entran en el mercado para poner en valor sus empresas, en limpio sus balances. Por eso pagan precios estratosféricos y pequeñas empresas se comen a grandes compañías. Venden los bancos y las cajas sus inmobiliarias como signo del fin de etapa en el sector, convertido en punto de salida de otros que quieren tocar poder. Jóvenes cachorros que empujan a las generaciones anteriores y andan a la conquista de la bolsa, aunque los millonarios de siempre acechan. La familia del Pino ha gastado en el último mes 677 millones de euros en la compra del 5 por ciento del Banco Pastor y de porcentajes similares de Acerinox, de Gamesa, de Indra, de Ebro Puleva. De una sola tacada. Compras parecidas han llevado a cabo otros muchimillonarios. Amancio Ortega se hacia con un 5 por ciento de Astroc; la familia Lara, con el 5 de Metrovacesa, Alicia Koplowitz se ha hecho con el 5 por ciento de Inmocaral. Todos compran sus 5 reinvirtiendo plusvalías de otras operaciones por que así se consiguen beneficios fiscales, jugosas exenciones por reinversiones que impiden onerosos pagos a Hacienda. La neutralidad fiscal no existe, ni va a existir en 2007 con la nueva reforma en la que, entre otras cosas, el Gobierno socialista, prima el corto plazo, la especulación. Los megarricos podrían el año que viene hacer turismo gastronómico- -jet privado en ristre- -sólo con asistir a la cadena de consejos de administración donde A van a estar presentes tras esta fiebre de los 5 por ciento. Estos son algunos peanuts de un mercado exuberante en el que se lanzaron opas en 2006 por 100.000 millones de euros. Ofertas que este 2007 se cerrarán o concluirán con éxito. Otros, como los Entrecanales juegan en una liga mayor. Tienen el 20 por ciento de Endesa y un crédito que casi supera los 8.700 millones de su valor. Luis del Rivero también ha multiplicado el endeudamiento de Sacyr para hacerse con el 20 de Repsol y lo mismo ACS, con su compra por 3.300 millones del 10 por ciento de Iberdrola. Muchos analistas se preguntan si las constructoras se asemejan cada vez más a los fondos de capital riesgo, con operaciones de marcado cariz financiero y de resultados inciertos, a la búsqueda de plusvalías si las cosas salen mal. Este 2007, por lo tanto, no sólo va a cambiar la propiedad de las energéticas españolas. Los constructores no quieren ser sólo socios como los bancos y las cajas, desean mando en plaza. Un asalto al corazón del Ibex, igual que el de otro nutrido grupo de inmobiliarios. Está abierta como un melón la guerra por Metrovacesa, la primera inmobiliaria europea. En marzo de 2007 podremos saber algo más con la familia Sanahuja haciendo frente a Joaquín Rivero y Bautista Soler. Y Lara, con su 5 por ciento, de bisagra. Hemos asistido al resurgimiento de intrépidos empresarios como Luis Portillo, que lo mismo compra por 3.500 millones Colonial, la inmobiliaria de La Caixa y la fusiona con Inmocaral, que pide 1.500 millones más y compra el 15 por ciento de FCC. Idem de ídem con Fernando Martín que se ha tragado la Fadesa de Manuel Jove. Un empresario gallego que ahora se rifan todos por que tiene 2.800 millones en cash. Y otras revelaciones como la de Enrique Bañuelos, presidente de Astroc, que ha comprado Landscape al Sabadell y luego la ha troceado y requetevendido, excepto los activos esenciales. Otro inmobiliario que entra por la puerta de las opas es Rafael Santamaría, que ha comprado la mítica Urbis ¿Quién lo iba a decir? En suma el sector inmobiliario ha cambiado de manos y el eléctrico va camino. En 2007 los bancos volverán a ser protagonistas y las telecos, sin olvidarnos de ese otro negocio de los Mister 5 por ciento. En los años 80, un inversor alemán, amante del análisis técnico y de las materias primas era llamado en la bolsa Mister 10 por ciento. Este especulador era una excepción. El Ibex entre 2006 y 2007 cambia de dueños. Pasa una vez cada cien años. Los nuevos y los viejos ricos están en ebullición.