Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 12 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Nos dejaron Historias inacabadas ABC Carlos Luis Álvarez, Cándido Un caballero del periodismo MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO olía yo escribir unas piezas muy pequeñas en las páginas de verano a las que Jesús García Calero le gustaba llamar Cándidos de verano porque ocupaban el mismo espacio en la página que los recuadros que escribía por aquel entonces, en lugar más destacado, todos los días y cada día, Cándido. A mí aquel parentesco, aunque sólo fuera de formato y de palabra, con alguien como Cándido, me encantaba, pues siempre tuve la impresión en su presencia, las veces que nos encontramos, de estar hablando con alguien culto, agradable y muy educado, un señor, un auténtico caballero del periodismo. Todavía no consigo explicarme la honda impresión que aún arrastro por su repentina muerte. Puede que no sea más que la cruel constatación de que, por mucho que escribamos, en el alegre verano, morimos. EPA S Oriana Fallaci José Luis Mena Cosas que hacer en la edad madura JUAN VICENTE BOO a historia no se detiene nunca y quizá después de haber terminado su primer ciclo, Oriana Fallaci se hubiese echado otra vez la mochila al hombro para salir a la calle a entrevistar. En ese devenir ideal, Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci (2004) no habría marcado un punto final. La periodista italiana estaba descubriendo muchas cosas en su edad madura. Se encontró con Joseph Ratzinger- Benedicto XVI en el verano de 2005 en Castelgandolfo, y estuvo a punto de encontrarse con la fe. La nueva Fallaci sería más dulce con sus amigos, volvería a escribir libros de interés humano y, probablemente, a descubrir el amor con algún combatiente por la libertad. Y de ese amor hubiese nacido otro libro y otro epitafio. El salto de la tira cómica al cine JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN i convenimos con George P. Burns que un cómico es quien hace reír y un humorista quien primero hace reír y luego pensar, no cabe duda de que José Luis Mena fue un humorista de primera; un humorista cuyo universo podría haberse extendido más allá de las páginas dibujadas de diarios y revistas, pues el gran reto pendiente de Mena fue, a mi juicio, el del cine. Su humor tenía un sesgo de gag reflexivo y no hay más que repasar una colección de las tiras de su gran personaje, Cándido, que durante tantos años acompañó a los lectores de ABC, para vislumbrar el potencial cinematográfico de una criatura que vendría a ser una mezcla del formidable monsieur Hulot de Jacques Tati y el inefable míster Bean de Rowan Atkinson. En fin, la bomba. No me digan que no se imaginan una película basada en las tiras cómicas de Mena protagonizada por ese ser de reminiscencias volterianas y corazón tierno. L S Jason Rhoades Un loco de atar muy cotizado EFE Anna Politkóvskaya Denuncia interrumpida RAFAEL M. MAÑUECO a periodista rusa Anna Politkóvskaya, asesinada a tiros en el portal de su casa el pasado 7 de octubre, no pudo terminar su último artículo. Quería desvelar los brutales métodos de tortura que emplean las Fuerzas Federales rusas en Chechenia L para arrancar confesiones a jóvenes inocentes con la finalidad de dar la imagen de que se está luchando eficazmente contra el terrorismo. Politkóvskaya dedicó la mayor parte de su carrera a denunciar las atrocidades y abusos cometidos por el Ejército ruso. Fue más que una reportera. Condenó el autoritarismo y la corrupción del régimen de Putin y también la xenofobia que se fomenta desde círculos influyentes. Pero su labor quedó inconclusa porque no obtuvo suficientes pruebas ni apoyo para poner ante la Justicia a los responsables de la siniestra industria del secuestro en Chechenia, practicada no sólo por terroristas, sino también por militares y policías rusos. Tampoco vio materializado su anhelo de libertad plena para la prensa en Rusia. LAURA REVUELTA ason Rhoades (California, 1965- Los Ángeles, 2006) fallece a los 41 años después de haber inaugurado su última exposición en España, en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga: la muestra e instalación se titulaba Tijuanatanjierchandelier, y ya podemos considerarla como el más vivo y último retrato de este artista al que quienes lo conocimos no dudamos en definir como loco de atar Rhoades siempre quiso vivir al margen de los circuitos más comerciales del arte, pero sus obras se las rifaban los más importantes museos y subían y subían en el mercado del arte. Ahora suponemos que rozan los límites de las cotizaciones imposibles. J AP ANTONIO SALAS