Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE Augusto Pinochet Un juicio ejemplar a las dictaduras A. SOTILLO inochet murió sin saldar cuentas con la Justicia. En realidad, nadie llegó a creer nunca muy seriamente que pudiera ser juzgado y, menos aún, condenado y encarcelado por sus crímenes. Pero se había convertido en emblema, símbolo y resumen de todos los dictadores. Y era como si muchos soñasen con juzgar en la figura de Pinochet a todos los tiranos que en el mundo han sido. Éste es el capítulo final que no llegó a escribirse, que nunca pudo haberse escrito, pero que muchos hubieran querido mantener en eterno proceso de redacción, como un juicio ejemplar interminable. La enrevesada causa contra Pinochet, en la que se presentaron más de cuatrocientas querellas, llegó a convertirse en la esperanza de que al fin había terminado la impunidad para los crímenes cometidos desde el resguardo del Estado. Crímenes por su posible implicación en la Operación Cóndor o en la Caravana de la Muerte, agravados por la acusación de enriquecimiento ilícito que, para algunos, fue la confirmación de que la brutalidad ni tiene escrúpulos, ni tiene vergüenza. Pero la esperanza de que ya ha terminado la impunidad para los crímenes de Estado sigue a la espera de esa gran función pendiente. P REUTERS Slodoban Milosevic El antieuropeo que evitó su condena RAMIRO VILLAPADIERNA l caudillo serbio empeñado en obstruir las ruedas del reencuentro europeo sólo iba a lograr al final evitar su propio juicio, pero no murió aquella madrugada del 6 de marzo. Y si murió es que no le prestaron la ayuda necesaria, que exigía su tratamiento en Moscú, insisten sus familiares y otros fugitivos internacionales que viven allí a sus anchas. Pero no murió, aunque ha reducido su designio histórico a torpedear el desarrollo del Tribunal Penal Internacional, sabiendo que éste se está quedando 10 años después sin fondos y sin ánimo, E como avisa Carla del Ponte. Él, que conoce a los occidentales, siempre creyó que lo suyo quedaría en alguna transacción. Si no, aún espera arrastrar con él a Clinton y Blair. Con Chirac siempre pudo hablar, aunque no le importara nada. Si prospera su plan, en Serbia le guarda el puesto en el Partido Socialista su fiel heredero Ivica Dacic, allí colocado en el negro 1992 con sólo 26 años; y en el gobierno tiene al modesto Kostunica, como él un antieuropeo. El problema va a ser que ahora tiene también a la OTAN con oficina en su Ministerio de Defensa, como también Bosnia y Montenegro. AFP Loyola de Palacio Toda la vida por delante A. SOTILLO e gustaba contar que su etapa en Europa había sido apasionante pero que estaba deseando volver a la política española. Tenía unas ganas inmensas de seguir trabajando. Y cuanto más duro parecía el destino que se le encomendara, más encantada estaba. Le habría gustado pelear por la libertad en el País Vasco. Y lo habría hecho con la entrega que ponía en las nobles causas por las que creía que valía la pena vivir. Pero a quienes la conocieron no les cabe L ERNESTO AGUDO duda de que habría sido más alto el lugar que la muerte le ha arrebatado. Su inclinación a buscar el lado más práctico de la política y su experiencia europea habrían hecho de ella una magnífica vicepresidenta económica. Rodrigo Rato lo confirmaría. Y habría seguido siendo una magnífica diplomática, con capacidad de diálogo, don de gentes y flexibilidad. Podría haber sido lo que se propusiese. Porque tenía ese don de convertir en una gran misión el más sencillo cargo que se le encomendase.