Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Cargamento de cobre preparado para salir desde Argentina hacia China, el gigante de la demanda los camiones con corderitos porque se demandan por Navidad. Se sorprendería si llegara a una chatarrería y pidiera el listado de clientes: se encontraría con centenares de personas que venden cobre. Ahí los ladrones se camuflan con los profesionales que están trabajando y que venden recortes. Porque en las chatarrerías, si el que vende no presenta el DNI, no le compran; pero ocurre que para el chatarrero cualquier DNI vale, sea o no el suyo, da igual hasta que sea con una fotocopia Al final, el investigador lamenta que, al ser hurto, las penas no son importantes, y ocurre que a alguien que coges con cobre robado, de inmediato se le pone en libertad, lo que por otra parte también sucede con otros delitos. Extranjeros y nacionales se reparten el mercado. La única forma de zanjar el problema sería una bajada de los precios, y mientras tanto intentaremos, al menos, asustarles un poco REUTERS Un electrocutado en Olabeaga, Bilbao, presuntamente cuando le robaba cable a Adif ladrones arrasan con todo y muchas veces se llevan, en vez de cable de cobre, fibra óptica, que tenemos en grandísimas cantidades, causando graves perjuicios tanto para los clientes como para la compañía, cuando además ésta no tiene salida en el mercado Sí se sabe que sólo en Madrid el Ayuntamiento ha declarado que desde enero han robado un millón de metros de cable de las farolas y que los vecinos de barrios como Usera, Vallecas o Villaverde están que echan las muelas. Pero ¿quién vende y quién compra el metal robado? Desde la Federación Española de la Recuperación se esconde la mano. Las empresas del sector recuperador de metales- -explican- -tienen establecidos unos controles con la Policía, todas ellas llevan un registro LUIS CALABOR La cifra negra De datos ni hablamos, porque como reconoce el capitán de la Guardia Civil en esto hay una cifra negra importante porque muchos empresarios si les quitan poco no lo denuncian Además, tanto Unión Fenosa como Iberdrola no quieren decir ni pío al respecto y Telefónica, que no da cifras, confirmó a este suplemento que el robo de cable se ha incrementado bastante de un tiempo a esta parte y la situación es preocupante porque al no ser expertos, los denominado libro de policía, en el que se anotan todas las compras indicando el material y la persona que lo vende con su DNI. y que es revisado por la Policía mensualmente, además de que está siempre disponible para su inspección. Además, el vendedor asegura y firma en ese libro la procedencia lícita del material. Unas veces se puede sospechar si su procedencia es ilegal y otras veces no. El mercado de materiales usados es una pirámide invertida, esto es, de muchos y múltiples proveedores (particulares, puntos limpios, pequeños profesionales, talleres, fabricantes, etc) que venden a un profesional de la chatarra y que introduce el material en el ciclo económico. Después ya no es posible distinguir su procedencia porque en muchas ocasiones ese material sufre transformaciones para acondicionarlo. Es por tanto en el primer estadío, aguas abajo, donde se puede detectar. Pero- -insiste- -el sector recuperador no compra material robado, aunque hay personas que no son profesionales del sector y que actúan ilegalmente. Tampoco se puede hablar de un mercado negro, porque lo que sucede es que hay material robado que se introduce en el ciclo legal. Nosotros también somos muchas veces víctimas de sus robos en nuestros almacenes, como España no es una isla en este problema: el robo de material ocurre en toda Europa Xavier Riba, director general de Riba Farré, y vicepresidente del Gremio de Recuperación de Cataluña, que aglutina a 300 empresas, dice que hay que ser categórico a la hora de afirmar que en su gremio no se compra metal robado. El mercado da para que haya muchos recogedores, recuperadores pequeños, medianos y grandes, y todo va a confluir a una fundición, que es la que consume ese material. Además, por el camino, hay mayoristas, semimayoristas, minoristas internacionales... ¿Qué controles puedes poner? Que las empresas que operen en este mercado estén debidamente legalizadas fiscal, municipal y medioambientalmente, y eso, junto a la experiencia del sector, es más que suficiente. Lo que hay que hacer es exigir a la Administración, que no lo hace, que controle el intrusismo, que sí es una realidad. Y lo mismo que las fundiciones compran a los que cumplen todas las condiciones legales, también hay fundiciones de escape libre que entrañan el mismo problema de ilegalidad y falta de control que los intrusos de nuestro sector. ¿Por qué siguen actuando? Eso hay que preguntárselo a las autoridades Ladrones invisibles Y desde la Federación Española de Asociaciones de Fundidores, con sede social en Bilbao, un portavoz avisa que estamos en unos tiempos en que todo es interesante, todo se vende y todo es bienvenido, pero en nuestro gremio no se compra al primero que pasa por la calle, todo celo es poco: nosotros también somos víctimas de los robos de los ladrones del cobre Por lo que se ve, estamos ante expoliadores invisibles, que nadie- -salvo cuando los pesca la Policía o caen fulminados por electrocución- -sabe por dónde andan. Eso sí, su cobre sigue haciendo millones de caja. No se puede hablar de mafias, sino de mucha gente que se dedica al cobre porque es dinero al portador dice la Guardia Civil