Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 12 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Expolio global La fiebre del cobre El hampa ha puesto sus ojos en el cobre, chatarra a precios astronómicos (de 1 euro a 7 en cinco años) y arrampla con todo: cables de alta velocidad, del teléfono o la luz. Un expolio global que convierte en exportadores a países que ni siquiera producen el nuevo vil metal POR VIRGINIA RÓDENAS El rojo metal El 40 del usado en el mundo procede del reciclaje. Utilizado desde hace más de 10.000 años, es el mejor conductor del calor y la electricidad. Se puede reciclar tantas veces como sea necesario sin alterar ninguna de sus propiedades. 8.800 dólares tonelada, precio récord. Se registró en mayo pasado. Se apuntan como razones para la subida: la caída de la producción en Chile (primer productor del mundo) y la monumental demanda china. Se sacan 30 metros de una sola farola. En lo que va de año se han robado en Madrid más de 1 millón de metros, dejando a oscuras muchas zonas de la capital. En Italia una organización criminal que fue desarticulada en junio pasado robaba toneladas de cobre de la línea de alta velocidad Roma- Nápoles- -suspendida en varias ocasiones- -para exportarlo a China. Argentina, histórico importador de cobre, exporta más cantidad de la que produce, lo mismo que en El Salvador, que se ha convertido en exportador a pesar de no tener minas, y donde Telecom ha sustituido teléfonos fijos por celulares por no dar abasto a reponer lo robado y dar servicio a los clientes. omo en la guerra. Los saqueadores en Irak se estrenaron hace tres años en la contienda limpiando de cable hasta el último rincón y dejando en más sobrecogedora penumbra si cabe, y más aislados, a los escarnecidos iraquíes. Ahora en España, como en muchos otros países de Europa o América- -en África apenas queda algo que expoliar- la rapiña que revienta farolas o arrasa torretas de comunicación condena a la oscuridad a barrios enteros o pone en un brete a la policía ferroviaria, preocupada de que la acción de los ladrones no provoque una mayor desgracia. Y también como en las guerras, o durante las negras resacas que éstas provocan, los ciudadanos europeos del siglo XXI se ven obligados a pertrecharse de velas, por si los bandidos les dejan a oscuras. Además la fiebre del cobre arrasa al cobijo de la impunidad que le da ser tratado como un delito menor, y no se detiene ante nada, ni siquiera ante el asesinato. De hecho, en España ya se ha matado por él. A Mohamed Ahmed, un vigilante nocturno de las obras del AVE en la localidad barcelonesa de Castellet i la Gornal, unos criminales le maniataron y eliminaron de un brutal golpe en la cabeza para hacerse, el pasado 13 de septiembre, con un botín de cuatro bobinas de cable de catenaria, que en el mercado de la chatarra alcanzaría un valor de 24.000 euros. Lo cierto es que al Administrador español de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) estos expoliadores no le dan tregua. A nuestro ferrocarril le acechan dos tipos de delitos: los pequeños, de entre 10 y 30 metros de cable, y que se producen en las zonas marginales de las grandes ciudades, donde el cobre es dinero al portador para conseguir droga; y el robo a gran escala, sobre todo en obras en construcción. Prueba de C esta última magnitud fue la detención por la Guardia Civil, el pasado 20 de octubre, de 14 personas presuntamente implicadas en la sustracción de 7.0000 metros de cobre por valor de 385.000 euros procedente de la catenaria del AVE a su paso por Tarragona. La acción de unos ladrones cuyos perfiles, según Adif, se corresponde con la misma gradación del crimen: el de pequeña monta, que suele ser el que habita el mundo de la droga; y el que lo hace integrado en bandas organizadas y cuyo objetivo es el robo de miles de kilos de este metal. Bandidos nacionales y foráneos entran a saco en las mismas proporciones. El Ferrocarril europeo en guardia El problema no afecta sólo a España- -explica un portavoz de Adif a D 7- -sino a un numerosísimo grupo de países, quienes a través de la Federación Internacional del Ferrocarril han decidido crear un grupo específico en el seno de Colpofer (Colaboración Policial Ferroviaria) dedicado a investigar estos delitos De momento, el administrador español ha incrementado el número de patrullas móviles que vigilan las líneas ferroviarias. La mayor preocupación- -añade- -es proteger la seguridad del tráfico, que es lo que manda Por eso, el pasado 8 de noviembre, Adif se vio obligada a cerrar temporalmente la línea MadridAranda de Duero- Burgos, cuando fue robado el cable de un tramo de 50 kilómetros a la altura de Riaza, ya que afectó el sistema de Control del Tráfico Centralizado. Algo que no suena a chino en la vecina Italia, donde ha tenido que cortarse en varias ocasiones la línea de alta velocidad Nápoles- Roma, puesta en riesgo por los expoliadores de cobre, que en contenedores lo exportaban al gigante asiático. Desde el Ministerio que dirige Pérez- Rubalcaba se habla sobre todo del hostigamiento de los ladro- nes a la Comunidad de Castilla- La Mancha, específicamente a la zona de Guadalajara, problema del que fue informado el secretario de Estado de Seguridad en su reciente visita a la zona. Un capitán de la Guardia Civil lo confirmaba a D 7: el expolio ha obligado a dedicar un grupo de patrimonio a la investigación en general el robo de cables y a montar una vigilancia específica para el AVE. Este cable lo está robando mucha gente- -dice el capitán- -porque vale mucho dinero. Se meten en una obra y se llevan 60 metros de cable, pero ese nos es igual que el que viene en bobina, porque lo tienen que pelar, ya que la diferencia entre vender el cobre puro y el que va con la camisa de plástico es grande. Por eso en algunos casos lo queman dentro de las propias naves para llevarse sólo el metal El que piense que estos son mafias organizadas- -asegura el guardia civil- -está muy equivocado. Los que lo compran y los que lo llevan después a las fundiciones probablemente estén más organizados, pero ahora mismo los que roban no están estructurados. Decir quién está detrás de los robos es difícil. Hay un montón de gente que se dedica a cualquier actividad delictiva, que hoy es el cobre y mañana da palos a Se ha creado un grupo en la Federación Internacional del Ferrocarril para investigar un delito que afecta a cientos de países