Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 12 06 EN PORTADA Europa Llega la hora de Merkel TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA ngela Merkel no reivindica el poder; no pontifica, no ostenta, no demuestra su poder. Simplemente lo tiene y lo ejerce, porque es su trabajo. El poder es suave, determinado pero dialogante, en manos de la canciller federal de Alemania, la mujer considerada más poderosa del mundo incluso antes de asumir, ahora, la jefatura semestral de la Unión Europea y la presidencia del G 8. Cuando hace semanas Merkel se cruzó con un grupito por la cancillería, fue a su lado para saludarles. Al no ser correspondida, lo repitió en inglés, pensando en una delegación extranjera y, da- A Forbes, ha desplazado a la propia secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, como la dama más influyente del mundo: Pese a su aún breve recorrido, Merkel ha logrado deslumbrar a líderes mundiales, como Bush, Blair y otros Un halo carismático solía preceder a Chirac o Schröder segundos antes de su irrupción física en una sala, pero la líder democristiana simplemente entra, saluda y habla La dirigente política, a la que se achacaba el peor corte de pelo desde Juana de Arco, revela ya un atractivo estilo propio- -austero, desacomplejado, sensato- -de doctora en física cuántica. Merkel ni siquiera ha coronado su primer año con el tradicional champán: sirvió a sus ministros un brindis con agua mineral; pese a la recuperación económica no hay motivo para lujos Buen clima de trabajo Pero ha logrado que las ministras socialistas se muestren más a gusto con la canciller democristiana de lo que lo estaban con su camarada Schröder; y hasta su vicecanciller, el ex presidente del SPD Franz Müntefering, le acredita el buen clima de trabajo en el gabinete. Al parecer Merkel no manda: habla y, luego, escucha. Lo hace con sinceridad, según percibe Günther Banas en el Frankfurter Y no por falta de ideas, pues lo que nadie duda es que Angela Merkel tiene mando en plaza. El problema de los dirigentes infravalorados es el repentino vuelco hacia la hipervaloración, que puede dejarlos en aprietos. Entre alemanes, Merkel pasó de ser el ratón gris del Este a las mayores cuotas de aprecio (80 por ciento) de la historia de Alemania, al mes de su elección. Un año después del fin de la ansiosa era rojo- verde, hay recuperación del empleo y crecimiento, ha pasado ya la acritud y el mal estilo entre partidos, la canciller goza de una nueva estatura internacional y ha puesto en marcha varias reformas clave. El país vive aún la resaca de un gran Mundial de Fútbol... Y sin embargo, el entusiasmo se ha desinflado. ¿Puede suceder lo mismo con la presidencia alemana de la Unión Europea? El éxito sólo puede ser moderado advierte el ministro de Exteriores, FrankWalter Steinmeier. Berlín se apli- Merkel y su Gobierno intentan rebajar las grandes expectativas sobre su liderazgo europeo AP do el nuevo silencio, lo intentó en ruso. Alguien tuvo que explicarle que eran del servicio de inteligencia y cumplían normas estrictas de discreción. Merkel rió su metedura de pata y prosiguió. Con la misma naturalidad solucionó hace un año el bloqueo en las negociaciones para la futura financiación en la UE; y con la misma sencillez le dijo a Bush que Guantánamo era intolerable. Es el estilo Merkel dice sobre su sencillez para las cosas simples y su claridad para las complejas, la cineasta Claudia Bissinger, que ha seguido a la canciller durante meses para una película sobre su primer año al frente de la tercera potencia del mundo y la ha visto encumbrarse junto a Bush o Putin. Una naturalidad ejecutoria que, según la revista La canciller es tan austera que este año ha brindado junto a sus ministros con agua en vez de con champán. Europa, no obstante, sabe apreciar su sobria sensatez ca desde hace semanas a rebajar las expectativas creadas: ya no hay chequera alemana, en todo caso, de la que- -como era célebre- -poder seguir tirando en caso de bloqueo. Fuentes diplomáticas en el Ministerio de Exteriores hacen un ejercicio de humildad y o realismo, a fin de que nadie se llame a error. Sabemos que las expectativas sobre nuestra presidencia son elevadas dijo la semana pasada el titular de Exteriores, a su regreso de Bruselas, a un grupo de periodistas. Steinmeier se comprometió así a asumir la responsabilidad del reto y hacer un trabajo serio aunque insistió en que no podemos hacer milagros Es prioritario lanzar una señal de vida para el Tratado constitucional, pues el fallido proyecto se ha convertido en elemento clave en la imagen de bloqueo y parálisis que ofrece la Unión cuando se dispone a ampliarse a 27 miembros. Aunque es consciente del insalvable imponderable de una Francia en periodo electoral hasta mayo, Berlín está no obstante empeñado en obtener una hoja de ruta clara sobre cómo proceder sin alterar sustancialmente unos principios que ya han sido refrendados por 18 socios. España y Luxemburgo patrocinan a finales de enero una cumbre de los socios que han respaldado la Constitución, con la que pretenden cooperar a una solución dejando claro que ellos no son el problema, que lo son quienes se han visto atrapados en el no La diplomacia alemana ha visto con respeto, aunque con distancia, una iniciativa de terceros, de la que sólo espera que no le dificulte más las cosas. Sobre todo, después de que el presidente Chirac la despreciase de antemano. Pero con la próxima elección de un nuevo presidente francés y la eventual sustitución de Blair por Gordon Brown en el Reino Unido, Angela Merkel se encuentra en la situación de dirigir la Unión sin saber a ciencia cierta con quién habrá que remar y cuáles serán las prioridades y personalidades que tomen el remo en París y Londres. Al menos la cuestión turca ha quedado, salvo sorpresas aparcada en la Comisión Europea y fuera del semestre alemán, con la suspensión de negociaciones, según fuentes diplomáticas. La canciller cuenta con que los temas económicos centren la agenda de su presidencia y, entre estos, el avance en una política de Energía común, que tanto preocupa a la economía alemana por sus problemas de suministros, diversificación y clima. Asimismo hay que contar con una apuesta por la innovación económica y tecno-