Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ La dieta del vodka ay cosas que son típicas de mujeres. Almorzar, el medio ambiente, comprar abrillantador para el lavavajillas... Pero parece que el humor no entra en la lista. Al menos según un artículo de Christopher Hitchens en Vanity Fair Why Women Aren t Funny o sea, Por qué las mujeres no son divertidas) Lo mejor de todo es la foto de Jane Darwell, la madre de Las uvas de la ira con una adorable cara de malas pulgas. Es probable que sea cierto (que no somos graciosas) O quizá nos reímos de lo que no debemos. A mí me pasa con los últimos anuncios de la DGT. El de la madre que se despedía me hacía gracia, pero es que con el del niño me parto. Es como si al ideólogo de la cosa lo hubiera poseído el espíritu de Edward Gorey. Más en concreto, el de su cuento- alfabeto de Los pequeñines macabros La F es de Fanny, completamente succionada por una sanguijuela o La Z es de Zillah, que bebió demasiada ginebra Claro, que supongo que no es para reír, que es lo que pensaba Gorey cuando presentó en los años 50 a Simon Schuster La pareja abominable (relato e ilustraciones sobre una pareja que sólo disfruta matando niños) El editor, espantado, le soltó que aquello no tenía nada de gracioso. Años después, Gorey contaba, extrañado, que no se suponía que tuviese que ser divertido qué reacción tan peculiar En fin, lo que Hitchens plantea, antes de intentar averiguar el porqué, es que las mujeres no tienen necesidad de hacer reír a los hombres mientras que para ellos ésa una de sus preocupaciones principales. Y que los hombres quieren a las mujeres como audiencia, no como rivales. Claro, esto es lo que le está pasando al muy cabreado Donald Trump con Rosie O Donnell. Él lo tiene todo hecho con ese pelo. Quiero decir que no le hace falta contar chistes, hacer monólogos o ser ministra española. Le miras el anda- H Julio José Iglesias Preysler pasará la Navidad en casa de su madre en Madrid, ciudad donde decidió instalarse hace varios meses ABC cuánto hubiera podido ayudar Rivera si esos mismos llamamientos de auxilio los hubiera hecho en vida de su madre Carmina Ordóñez. Independientemente de sus sentimientos más íntimos y sinceros, lo cierto es que de cara a los espectadores su silencio fue de lo más elocuente. Mientras Carmina deambulaba por los platós y recibía el rechazo del público, su hijo era testigo mudo de esas comparecencias televisivas. Pero como decía al principio, eran otros tiempos y otras situaciones. Hoy Rivera no quiere remover el pasado, pero no duda en alabar públicamente el libro que ha escrito su tía Belén sobre la familia, y sobre Carmina en particular, mientras evita pronunciarse sobre el que firma su hermano Julián que es mucho más duro y real que la novelita rosa que ahora promociona su tía. También en familia es como Julio José Iglesias Preysler pasará esta navidad. Hoy cenará con todos sus hermanos en casa de mamá Isabel que está feliz por reunir un año más a todos sus hijos en la mesa de Puerta de Hierro. Tras vivir en Miami desde que era adolescente, Julio José decidió hace unos meses que ya era hora de regresar a su patria y co- nocer mejor la ciudad donde pasó su infancia. De esto y más habló durante la fiesta que ofreció la tienda Friday s Project que ya cuenta con quince sucursales en España y que se ha convertido en uno de los puntos de moda más cotizados por las marcas que vende. Ropa divertida, informal y atrevida muy al estilo de la que luce Julio José y que también tiene a la bella Helen Swedin como una de sus musas. Con una ceñida camiseta azul, deportivas y vaqueros, el hijo de Julio Iglesias e Isabel Preysler no es el que más ha triunfado en su carrera pero sí el más dulce y encantador de la casa, y el que alegra la vida a todos los que están a su lado. También fiesta de moda fue la que se vio en la inauguración de la tienda Anne Klein Episode, en Madrid, con una larguísima lista de invitados para el cóctel de bienvenida. Expertas en moda como Beatriz de Orleans, Paquita Torres o Marina Danko pudieron hacer sus primeras compras de cara a los Reyes Magos que, muy a pesar de los que prefieren la bota de Papá Noel, sigue llegando a la mayoría de los hogares españoles a pesar de las modas y costumbres de otros lugares mucho más fríos y lejanos. miaje capilar y te tiras por los suelos. Ella tiene su programa y su blog para hacer gracias (bueno, ya no tiene su programa, The Rosie O Donnell Show pero es una de las cuatro anfitrionas del matinal The View el programa de Barbara Walters en la ABC) Últimamente se está llevando muchos disgustos. Primero se le ocurrió hacer ching chong, es decir, imitar el lenguaje chino. Wrong, wrong. Incorrecto. Se tuvo que disculpar ante la comunidad asiático americana (en España creo que todavía podemos hacer ching chong, algo es algo) Y recién se ha echado encima a Donald Trump (semejante expectativa, aunque la chica no fuera lesbiana, se antoja una pesadilla) La provocación del millonario fue presentarse como alguien que puede juzgar la moral de las jóvenes. Ya saben, por lo de la Miss América Putón (es dueño del concurso y salió públicamente a leer la cartilla a la descarriada, que acabó llorando como una niña) Rosie se tiró en tromba a por él y la cosa parece no tener fin. Que si tú tienes un oscuro pasado financiero (copiado de la wikipedia por la comediante) que si tú eres una cochina, que si tú eres como esos vendedores de aceite de serpiente de La casa de la pradera que si te voy a demandar y sacarte el dinero de los bolsillos de tu culo gordo. El club de la comedia. Que no me venga Hitchens con que las mujeres no son graciosas. Y eso sin entrar en Narbona y los toros. Más ejemplos. Sienna Miller interpreta a Edie Sedgwick en Factory Girl y como para su papel de la musa clon de Warhol y novia de Dylan tenía que estar todavía más delgada de lo habitual se vio obligada a tomar medidas drásticas. Al final ha revelado su secreta dieta. Atención. Dice la tía que decidió beber vodka en lugar de vino porque tiene menos calorías. Y ahí se acaba el estricto régimen alimenticio. La S de Sienna, que bebió demasiado vodka. Si a Rosie O Donnell (que, al igual que Natasha Kampusch, no ha debido de hacer nunca la dieta del vodka) se le rebotó la comunidad asiática, a la ex de Jude Law se le ha rebotado gente sin sentido del humor. No sé, creo que el problema está efectivamente en que a las mujeres no se las supone graciosas. Y por ello no se ha tomado como un chiste lo que no puede ser otra cosa. Que sí, que las mujeres son divertidas. Mira que se ríe de sí misma y de su familia en la comedia So NoTORIous Lo último es que ha sacado a su perra, Mimi LaRue (también estrella de la serie) a pasear por Beverly Hills. Vale que sacar un perro a pasear no es necesariamente chistoso. Excepto si lo sacas en un carricoche como si fuera un niño. Es más gracioso que el chiquillo de la DGT.