Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Cuento de Navidad omprendo que en el buenismo habitual de las páginas de cultura, muchos se limiten a lo estrictamente necesario, repitiendo los discursos oficiales, o perpetuando los argumentarios de los popes autoestablecidos hasta la saciedad. Quizá por eso decía George Orwell que en un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario Para los que no tenemos intención de asentarnos en la idiocia de lo políticamente correcto, denunciar la mentira o la falta de veracidad, aunque sea en los ungidos con la pátina de la aristocracia intelectual, es una obligación. Desde el territorio del ego, cada cual puede considerar legítimamente que no tiene suficientes reconocimientos, premios o distinciones pero, además de no ser así, lo inaceptable, desde esa frustración, es malear la realidad basada en una forma de memoria histérica cuando no de incomprensible revanchismo a gusto del consumidor. Me refiero a la polvareda que levantó que el humilde como persona pero excepcional como poeta Antonio Gamoneda, recibiese la doble distinción del Premio Reina Sofía y el Cervantes, ante el crujir de dientes y rasgarse las vestiduras de partidarios de José Manuel Caballero Bonald, que ya se había hecho este año con el Premio Nacional de Poesía, y el anterior con el Reina Sofía y el Nacional de las Letras. Asumo que el señor Bonald tenga muchos fieles, algunos, incluso, desinteresados, entre el grupo de coribantes, deseosos de alguno de los muchos premios que él preside, y jovenzuelos trepadores, pero no se puede permanecer inerme ante la falta de verdad de ciertas declaraciones. En la fiesta de su ochenta cumpleaños, en Jerez de la Frontera, donde tiene su Fundación, se des- C pachó a las puertas de la citada feria mexicana diciendo que todo buen escritor andaluz no tiene nada que ver con Andalucía con lo que uno se plantea el por qué, entonces, de que se tirara la casa por la ventana para festejar su natal en la ciudad andaluza, con toda clase de caros fastos financiados por entidades públicas, amén de ser uno de las primeras espadas del cartel mexicano, dedicado a Andalucía, aunque finalmente no compareciera sin dar más explicaciones. Además, se despachaba con el grupo Platero y en la figura de su presunto amigo, el escritor Fernando Quiñones, diciendo que la revista Platero no tenía ningún tipo de conciencia. Juan Ramón alguna vez colaboró en sus páginas. Mandaba un poema y algunos dólares. Según he escuchado, Fernando Quiñones recibía con más entusiasmo los dólares que el poema Huelga decir el pésimo gusto de esta caricatura póstuma de Quiñones, pero, además, o la memoria empieza a fallarle al señor Bonald con la edad, o no es muy cierto lo que dice. El grupo gaditano Platero, como documenta el estudio del profesor Manuel Ramos, no sólo estaba comprometido, y mucho, sino que, además, vinculó a los jóvenes poetas de los cincuenta con los maestros del exilio, primero a través de Juan Ramón, y por éste, sirviéndole de puente y enlace, con otros como Alberti o Cernuda, cuyos inéditos publicaron en sus páginas, burlando la censura, ya que estaban prohibidos y perseguidos. Da la casualidad, además, de que el primer premio de poesía que consigue el señor Bonald es el Platero por su poema El mendigo como atestigua la página oficial de su Fundación. Yo, que admiro con suma moderación al escritor jerezano, porque creo que su prosa no resiste, en general, una segunda lectura, y sus poemarios últimos no hacen más que repetir los logros del libro Descrédito del Héroe creo que está ampliamente reconocido y premiado, al contrario de otros muchos escritores españoles y latinoamericanos que no han optado siquiera a tales distinciones, con tantos méritos o más que el señor Bonald, pero con menos mesnadas, y no faltan a la verdad tan alegremente. Por mí, como si hacen a Bonald premio Cervantes vitalicio, o cambian los estatutos de la academia de la lengua y lo hacen presidente. Cosas más raras se han visto, pero, es una pena que a más de uno y a sus palmeros no lo visiten como a Scrooge, el Espectro de las Navidades pasadas, como en el Cuento de navidad de Dickens, para refrescarle la memoria. Por lo demás, paz a los hombres, aunque sean escritores, de buena voluntad. JESÚS GARCÍA Economía Murdoch, Lara y un señor de Guadalajara urdoch, Aznar, Lara. Un triángulo demasiado perfecto para ser cierto, al menos por ahora. Inversores, hedge funds barandilleros y algunos políticos confiaban en una oferta del magnate australiano Murdoch por Antena 3, que vale en Bolsa un pellizco de 5.700 millones de euros. Unos esperaban el pago de una enorme prima y otros que, por fin, el PP encontrara el apoyo de un grupo ideológicamente cercano, siempre en caso de que Murdoch, asesorado por Aznar, comprara. Pero todo el calentón bursátil e ideológico que aupó al valor hasta casi situarse como en enero se desinfló cuando el rumor mudó en realidad. Ni Murdoch, ni Aznar, ni News Corporation, ni Fox sino un señor de Guadalajara. Una promotora inmobiliaria llamada Rayet, presidida por Félix Abánades, compraba un 5,1 por ciento de Antena 3 y el valor lo sufría. Ha sido una desilusión que no entre ningún grupo multinacional decía un gestor de un banco de inversión. Parecía una reedición mala de la espera de un Mister Marshall a la australiana, con mentor español. Félix Abánades es un empresario alcarreño, de un pueblecito llamado Ablanque, hecho a sí mismo al son del ladrillo. Uno de esos nuevos conocidos de la Bolsa tras la venta de un 53 por ciento de Rayet Promoción a Astroc por 327 millones de euros, para comprar un 5 por ciento de la empresa de Enrique Bañuelos. Abánades luce igual que Bañuelos una Fundación llamada Rayet, muy implicada en rehabilitar las tierras del tristemente famoso incendio de Guadalajara. Es propietario de La Nueva Alcarria y los sema- M narios Global Castilla- La Mancha y Global Henares José Manuel Lara, después de que Antena 3 deglutiera el 10 por ciento que estaba en manos del Santander, no tenía de qué preocuparse, ni mucho menos a juzgar por la actividad desplegada por sus asesores en inversiones. Y eso que, metidos en harina de rumores insondables, se ha llegado a hablar de una posible salida de Agostini. Los ricos españoles se afanan en comprar cincos por cientos de empresas para no pagar el famoso impuesto de patrimonio. Exenciones por reinversiones se llama el truco que mantiene a la Bolsa alocada y a todos saltando de unos consejos de administración a otros. Lara también aparece entre los compradores de una parte del 12,9 por ciento del Sabadell que estaba en manos de La Caixa. El editor, junto con Isak Andic, propietario de Mango, uno de los fortunones de España, y Josep Oliu, consolidan sus posiciones y la caja obtiene plusvalías de 651 millones de euros. Pero el empresario con oficina en el edificio L Illa de Avenida Diagonal sorprendía a principios de la semana con otra compra. Un 5 por ciento de Metrovacesa en manos de Bancaja, lo que le da a Lara una posición de bisagra en la pugna abierta por la inmobiliaria que se disputan Joaquín Rivero, Bautista Soler, por un lado, y la familia Sanahuja, por otro. Lanzaron sendas opas y los principales accionistas, los Sanahuja, no llevan precisamente la gestión de la empresa. La caja que preside José Luis Olivas se quita de en medio con unas inmensas plusvalías después de que Juan Ramón Quintás, presidente de la CECA, alertara sobre un posible cambio brusco en el sector inmobiliario. Coincidencias de la vida. José Manuel Lara que llamó por telefóno a Joaquín Rivero para anunciarle su entrada en Metrovacesa se sentará en lugar de Olivas, aunque en el consejo también está como independiente el ex presidente de Bancaja, Julio de Miguel. Cosas del gobierno corporativo. No parece que a Bautista Soler, presidente del Valencia CF, le haya sentado muy bien la salida de Bancaja, lo que abre la posibilidad de que se rompa el frente de las cajas que siempre han apoyado a Rivero. A partir de marzo, cuando Rivero y Sanahuja puedan volver a comprar acciones se avecina una nueva batalla de la guerra más cruenta del Ibex, tras la de Endesa. Y hay un 9 por ciento del capital de Metrovacesa en préstamo de títulos. Habrá que seguirle el rastro igual que a las posiciones de José Manuel Lara, convertido en hombre clave del futuro de la mayor inmobiliaria de Europa. Televisión y ladrillos, un nuevo maridaje de oportunidades a la española.