Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 12 06 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Va de fiestas ué quieren que les diga, me fío mucho más de Fernández de la Vega que de Rodríguez Zapatero, lo que es un dolor porque quien tiene la última palabra es el presidente de Gobierno; pero si Rajoy se quedó lleno de incertidumbres tras su encuentro con Zapatero porque no sacó en claro que no se fuera a legalizar a Batasuna por la puerta de atrás, la energía con la que Fernández de la Vega defendió la legalidad vigente significó un suspiro de alivio. Porque es lógico que el líder de la oposición de cualquier signo cargue las tintas contra el presidente de cualquier gobierno, va en el sueldo, pero la intranquilidad nos viene a unos cuantos porque en estos dos últimos años Zapatero ha dado pruebas de que le gusta salirse con la suya caiga quien caiga, y como había dado a entender en la fiesta del 12 de octubre que estaba a punto la legalización de Batasuna, pues nos tememos que haga la vista gorda a las barbaridades que está haciendo ETA y finalmente dé paso a su legalización buscando justificación a lo injustificable. Por eso son importantes las palabras firmes de la vicepresidenta, al menos permiten encarar estas fiestas con un mínimo de tranquilidad, sin miedo a que en un descuido nos encontremos con Otegi, Permach, Goiricelaia y Echevarría cantando victoria. Vaya días los navideños... entre la proliferación de copas y celebraciones, más la moda ésta del laicismo para no herir susceptibilidades- ¿nadie piensa en que se hiere la de quienes se emocionan con los belenes? estas fiestas están siendo muy raras, y andamos bastante desconcertados. Algunas decisiones en pro de la aniquilación de símbolos y tradi- Q ciones rozan el ridículo, pero es que además se han roto reglas de juego que todo el mundo respetaba. Como por ejemplo lo que ha hecho el PSOE con su copa navideña, al entregar a los periodistas el polémico vídeo de La otra tregua Jamás se había utilizado una fiesta de Navidad para atacar al adversario político, pero la actual dirección del PSOE lo ha hecho de una manera que además roza la indignidad y no vamos a CHEMA BARROSO Rajoy se quedó lleno de incertidumbres tras su encuentro con Zapatero, el viernes en Moncloa profundizar más en la desafortunada carátula: sus promotores ya han demostrado, y para siempre, su talla personal y política, y ese borrón ya no se lo quita nadie. Entre los que siguen la actualidad política empieza a difundirse la especie de que la legislatura está acabada y que Zapatero se va a inventar algo para darle fuste. A lo mejor hasta adelanta su final, rumor que también se maneja. Pero el otro, el de los inventos, empieza a cobrar cuerpo. Cuando la ministra Narbona lanzó lo de los toros, que luego advirtió que era una opinión personal, hubo quien se echó las manos a la cabeza no por lo que significa de desaparición de la fiesta nacional, sino porque vio un indicio de que en el año 2007 vamos a ver propuestas legislativas demenciales, para disimular la falta de iniciativas más coherentes, ya que todo lo previsto está aprobado o en trámite de tramitación. Ojo, así se expresaba un diputado socialista poco amigo de Zapatero, un diputado socialista del plan antiguo, para que nos entendamos. Un diputado que lanzaba todo su veneno, que es mucho, contra el candidato Sebastián, que ese día había sido incapaz de decir en una entrevista que se dedicaría a la política madrileña si no ganaba las elecciones. ¿Pero de dónde han sacado a este tío- -decía- -que ni siquiera sabe que en política jamás puedes considerar la posibilidad de perder, y además nunca debes anunciar que podrías abandonar el terreno de juego? Algo de razón tiene, por no decir toda. Pero ya se sabe que a los del plan antiguo nadie les escucha. Excepto los políticos y periodistas que también pertenecen a esa generación.