Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 12 06 CLAVES DE ACTUALIDAD de los grandes de Hollywood y del piano jazzístico, actor y director. En el díptico cinematográfico Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima la crítica reconoce la reaparición del heroísmo en la personalidad humilde y valerosa de los Seis de la Bandera, los seis que plantaron la bandera en lo alto del cráter volcánico de Iwo Jima, cuando los marines pugnaban por conquistar una isla no más grande que un tercio de Manhattan y horadada en toda su extensión por túneles y cavernas del ejército japonés. Eastwood cuenta la batalla desde ambos puntos de vista. Es una útil lección ante tanta versión unívoca de la Guerra Civil española. Con cierta hipérbole, el crítico del Herald Tribune escribe que Cartas desde Iwo Jima pudiera ser la mejor película japonesa del año. Se nos decía que era imposible pero la verdad es que la épica vuelve. En la última obra de Clint Eastwood reaparece el heroísmo en la personalidad humilde y valerosa de los Seis de la Bandera JOE ROSENTHAL Para manual LA SEMANA EN UN BLOC Cenas de empresa de irracionalidad y violencia. Corrupta y cuarteada, la Autoridad Palestina se deslegitima en el caos armado. Cada nuevo alto el fuego dura menos y la posibilidad de ir a las urnas topa con el fratricidio hobbesiano. E C VALENTÍ PUIG atastróficos ligues de cena navideña de empresa, con posterior resaca atolondrada, cava carbónico y fatal, abrazos apresurados y torpes en un taxi: tantas ganas de vivir una noche que concluyen agriamente, para pasto de chismes sin fin en la oficina al día siguiente. Hay quien estrena tacones, chaqueta cruzada, perfume de King Kong o cruzado mágico. Se cuentan chistes, se declaran motes y siempre hay un tipo que se cae de la silla y una secretaria que se encierra en el lavabo y llora sin saber por qué. Tiempos a la vez hipermodernos y castizos. Zapatero en la sopa a sabia norma que aconsejaba no hablar de política ni de religión en las comidas se incumple desde que Rodríguez Zapatero ha puesto a su abuelo en la balanza de la Historia y el fiel ha puntualizado el retorno a los buenos y malos. Con matices, a veces con sesgos intransigentes, de forma frontal o en escorzo, hemos vuelto a hablar de Paracuellos, de venganzas, fusilamientos y fosas sin ni tan siquiera saber todavía el número de víctimas de la Guerra Civil. Cuesta recordar un momento de tanta división moral como éste: cuesta también no ver en todo una articulación estratégica cuyo objetivo no es obtener una simetría histórica sino ocupar hegemónicamente un espacio en virtud de la disparidad centrífuga y maniquea. Todo dañinamente inmaduro, como Zapatero representa una política inmadura. L Trágica Palestina as llamadas del monarca jordano a la concordia en Palestina no reducen el enfrentamiento a tiro limpio entre Al Fatah y Hamás, ni la honda crisis democrática en la Autoridad Palestina, sin recursos económicos y de cada vez con menos amigos. Es notablemente inoportuno el libro de Jimmy Carter, Palestina: paz no apartheid Para tan buen amigo de Arabia saudita, Israel tiene la culpa de todo en el conflicto del Oriente Medio, como si no existiera un entorno geopolítico sin otro objetivo que la aniquilación del Estado israelí. Por contraste, el presente autodestructivo en los callejones de Gaza y la lamentable continuidad de lideratos nefastos arrima las gentes palestinas al queroseno de la guerra civil en una ilimitada plasmación L n el futuro se estudiarán las filtraciones y silencios de La Moncloa sobre el supuesto proceso de desarme de ETA. Sabremos con mejor perspectiva lo que fue torpeza o ingenuidad y lo que fue astucia o cálculo. Aznar era un jugador de ajedrez capaz de memorizar muchas jugadas; Zapatero, por el contrario, es más inductivo, y se deja llevar por atisbos sin calcular en detalle los estadios y obstáculos. Tiene obsesiones pero las modula a conveniencia, según la oportunidad. Aún así, lo que mejor le funcionó para asentarse en el poder y en la receptividad fue escenificar con tanta premura el cumplir con su promesa de retirar las tropas españolas de Irak. A partir de entonces, no hay incremento de confianza: más bien pérdida de impulso veteada de vislumbres fugaces y mayor concentración en la meta de aislar al PP, a costa de lo que sea, mientras la kale borroka traza sus graffiti con fuego. Más petro- política a muerte del dictador de Turkmenistán, Niyazov, ilustra una vez más la primera ley de la petro- política enunciada por Thomas Friedman hace unos pocos meses: existe una relación inversa entre el precio del petróleo y el acceso de un país a la libertad. Con un precio elevado del petróleo, Nigeria, Irán o Rusia retroceden en el camino de la libertad. Turkmenistán, además, es pobre. vpuig abc. es L En Iwo Jima A Clint Eastwood le dieron por pieza menor cuando hacía tintinear sus espuelas por los spaghetti western y luego le tuvieron por fascista cuando fue Harry Callaghan. Ahora es uno