Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE El garrote vil (arriba) hoy es sólo recuerdo de unos tiempos más crueles que los actuales en España. La horca es el método de ejecución habitual en países árabes como el occidentalizado Kuwait (a la izquierda) La cámara donde se ejecuta por inyección letal es lo último en EE. UU. donde, sin embargo, crece el debate sobre la dolorosa agonía que ésta provoca AFP espectáculos dantescos inspiraron la búsqueda de métodos más efectivos y limpios. Cámara de gas Un arma química Bajo la inspiración de las nuevas armas químicas utilizadas en la Primera Guerra Mundial, el estado de Nevada empezó en 1924 a experimentar con el gas de cianuro. Para evitar filtraciones letales, se optó por la construcción de especiales recintos metálicos. Aunque este método ahora también es marginal, en el sistema penal de EE. UU, una ejecución de este tipo implica que el preso sea amarrado a una silla dentro de la cámara de ejecución con un monitor cardiaco adosado. Debajo de la silla se encuentra un balde con ácido sulfúrico. Cuando la cámara está sellada, el verdugo acciona una palanca que descarga cristales de cianuro de sodio, lo que desencadena una reacción química que produce gas de cianuro. Al reo se le aconseja que respire profundamente para acelerar el proceso. Según testigos presenciales, los ejecutados que intentan contener la respiración presentan muestras de terror, dolor y forcejeos. Paulatinamente su piel se vuelve morada y empiezan a babear. La causa de la muerte -que se produce en un lapso de seis a dieciocho minutos- -es hipoxia, o corte del vital suministro de oxígeno al cerebro. Antes de recuperarse, el cadáver es rociado con amoniaco para neutralizar restos tóxicos. Fusilamiento No es muy aséptico De los métodos de ejecución utilizados en EE. UU. el fusilamiento es el menos habitual. Normalmente, dentro de un recinto cerrado el reo es colocado en una silla con múltiples cinchas de cuero. La silla tiene debajo una bandeja para recoger fluidos y es rodeada de sacos terreros para evitar que las balas reboten. Con ayuda de un estetoscopio, se determina la posición del corazón y sobre el objetivo se coloca un trozo circular de tela blanca que destaca sobre el uniforme azul oscuro del ejecutado. A unos seis metros de distancia y parapetados detrás de una lona con una apertura ad hoc el pelotón de fusilamiento suele estar formado por cinco funcionarios voluntarios dotados de rifles del calibre 30 con una sola bala. De forma aleatoria, a uno de ellos se le asigna una carga de fogueo. En condiciones óptimas, el ejecutado muere como resultado de la masiva pérdida de sangre causada por la ruptura del cora- zón o el desgarramiento de los pulmones. Cuando la sangre no llega al cerebro, el preso pierde la conciencia. Pero si los disparos no han sido certeros, la muerte llega lentamente por desangramiento. En la reciente historia de EE. UU, sólo se han realizado dos fusilamientos en Utah. Es un sistema de ejecución directo que no parece muy aséptico al funcionario. Silla eléctrica Un moroso ritual En la constante búsqueda de alternativas limpias para la pena capital, el Estado de Nueva York construyó la primera silla eléctrica en 1888. Método rápidamente copiado por otras jurisdicciones, pero ahora solo utilizado en Nebraska. El ritual de este tipo de ejecuciones incluye rapar el pelo del reo, y atarlo con correas a una robusta silla de madera sobre un felpudo de goma. Un electrodo en forma circular, con una esponja ligeramente mojada en una solución salina, es aplicado en la parte superior del cráneo. Un segun- AP Para el futuro hay quienes ya prevén la posibilidad de una ejecución por dosis gigante de barbitúricos, como hacen los veterinarios en la eutanasia de mascotas do electrodo es ajustado con una crema conductora de electricidad a la pierna derecha del preso. Zona de la pantorrilla que también ha sido rasurada para aminorar la resistencia a la electricidad. Al recibir la señal de proceder, el verdugo suministra al preso un ciclo de descargas de 2.300 voltios durante ocho segundos, 1000 voltios durante veintidós segundos y 2.300 voltios durante ocho segundos. Si no muere el reo, el procedimiento se repite hasta culminar la ejecución. A veces se registran movimientos violentos de las extremidades que (Pasa a la página siguiente)