Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 12 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Ocio infantil Malos hábitos, padres ausentes Televisión, consolas, centros comerciales y establecimientos de comida rápida son los canguros de los adolescentes. La ecuación progenitores, deporte y aire libre no suele entrar en sus planes POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ l parque, las chapas, las canicas y el bocadillo han sido sustituidos por el centro comercial, los videojuegos, la televisión y la hamburguesa. Los niños del primer escenario son los padres del segundo. Los tiempos modernos (ambos progenitores trabajan fuera de casa) o la comodidad han provocado la dimisión de algunos, no sólo como responsables de la educación de sus hijos, sino como compañeros de ocio. Los suplentes de los padres juegan más. Hay chavales que pasan más tiempo en compañía del canguro catódico que de amigos y familiares. Estudios de la Academia de las Ciencias y de las Artes de Televisión (ATV) señalan que los niños de 4 a 12 años dedican una media de 2 horas y 42 minutos a esta actividad. El problema, en cambio, no es tanto el tiempo de exposición- -aunque esas dos horas y media largas son una buena marca- -como a qué están expuestos: en los horarios en los que debería haber mayor consumo infantil las cadenas están inundadas de programas rosa donde se cuentan las andanzas de personajes que no son, precisamente, un modelo a seguir. Y la franja nocturna aún es menos recomendable. E to- Ven un promedio diario de 40 minutos de televisión en horario prime time (de 21 a 24 horas) Presencian unos dos mil actos violentos al año en la pequeña pantalla. A los 15 años un chaval ha pasado ya 17 meses de su vida pegado a la tele Uno de cada tres menores tiene este electrodoméstico en su habitación, y el 62 por 100 no está vigilado por sus progenitores cuando lo usa (sorprendentemente, la mitad de los padres cree que sus hijos ven poco o muy poco la televisión) Centro comercial, todo en uno Cuando tratamos a chicos de 14 ó 15 años con obesidad y conductas agresivas muchas veces tenemos la impresión de haber llegado tarde comenta Alberto López, director técnico de atención primaria del Área 9 de la Comunidad de Madrid, un experto en orientación de pautas de relación entre padres e hijos. El abuso del ocio pasivo, solitario, con la consola y la televisión como únicos compañeros, es muy perjudicial. Además, este tipo de divertimiento está ligado a una alimentación poco sana La alternativa más común a ese ocio en soledad es el centro comercial, el sanctasanctórum para los adolescentes. Allí tienen cubiertas todas sus necesidades: boleras, recreativos, estableci- Pegados a la caja tonta En realidad, los niños no son un target rentable para los directivos y programadores de los diferentes canales de televisión, así que la oferta para ellos no es abundante. Durante las fiestas navideñas se produce la excepción, porque la publicidad de juguetes deja pingües beneficios. Según datos de la ATV los chicos pasan al año el equivalente a 23 días del curso escolar siguiendo sus programas favoritos- -dirigidos en su mayoría al público adul- mientos de chucherías y comida rápida, cines... La industria que vende hábitos de ocio y consumo es más poderosa que el padre más atento. ¿Qué hacer ante este bombardeo? se pregunta Gonzalo Morandé, jefe de la sección de Psiquiatría del Hospital Infantil Niño Jesús de Madrid. Los centros comerciales no son malos per se; lo malo es que los chicos acudan solos. Los adultos deben acompañarlos, involucrarse en sus juegos ¿por qué no echar una partida de bolos juntos? y ampliar la distancia según pasen los años, porque tampoco es bueno que un adolescente viva bajo vigilancia estricta. Es más conveniente inculcarle el sentido de la responsabilidad Los malos hábitos en el tiempo libre traen asociados problemas de obesidad y conductas violentas. Algunos adolescentes son auténticos desconocidos para sus padres Los expertos perciben un cambio de tendencia entre los progenitores primerizos: son receptivos a las recomendaciones y se involucran más en el ocio de sus hijos Campañas complementarias El doctor Morandé destaca positivamente las campañas que llegan desde diversas instituciones alertando sobre los malos hábitos entre los escolares, pero no como sermones de los poderes públicos, sino como complemento de una tarea educativa que debe recaer, principalmente, en los padres. La moda de estos mensajes empezó en Estados Unidos. La