Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 12 06 MOTOR El nuevo Freelander mantiene algunos rasgos del modelo original y adopta los diseños más modernos del Range Rover Sport y el Discovery Land Rover Freelander Más que nuevo, otro coche En los primeros días de 2007 comenzará a venderse el nuevo Land Rover Freelander, con tantas novedades e innovaciones técnicas y de diseño que del modelo que conocemos sólo queda el nombre POR FRANCISCO DEL BRÍO n tierras de la costa atlántica de Marruecos Land Rover ha presentado la segunda generación del Freelander, que ya ha cumplido una décadad de vida. Al elegir este lugar del norte de África ya podíamos imaginar que el más famoso fabricante de vehículos todo terreno de Europa quería mostrar que este modelo- -que siempre ha estado encuadrado en la categoría de los todocamino- -nos sorprendería con nuevas cualidades pa- E ra afrontar algo más que un simple camino forestal. Como así ha sido. Pero también ofrece otras muchas novedades. En el pasado, para Land Rover el diseño de sus coches no fue precisamente una prioridad. Como dijo el jefe de diseño del nuevo Freelander, el diseño sólo era un reflejo de la finalidad del coche Sin embargo, esta situación ha cambiado y el diseño del nuevo Freelander refleja muchas más cosas. Ha conservado algunas de las señas de identidad del ante- rior modelo, pero también se han utilizado las líneas más modernas del nuevo Discovery 3 y Range Rover. El resultado es un vehículo con un gran atractivo, con muchos más recursos estéticos para captar la atención del cada día más creciente público que busca un coche de este tipo, aunque sólo sea por su concepto TT. Lo que digo es tan evidente que el nuevo Freelander ganaría muchos puntos y obtendría una mayor aceptación si se presentara como un modelo de Range Rover en vez de Land Rover, porque además de la estética ofrece un refinamiento y calidad más propios de la primera marca. El nuevo Freelander es sólo 5 centímetros más largo y 10,9 más ancho, no mucho más que el anterior modelo; sin embargo, estas medidas se convierten en un habitáculo mucho más amplio para los pasajeros, con un maletero que crece un 38 por ciento y alcanza los 755 litros. El ambiente interior también da un salto de gigante: mucho más lujoso, con unos materiales propios de una berlina de alta gama y una disposición ergonómi-