Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 12 06 VIAJES Vacaciones para no dormir Mary King s Close. Todas las pistas para visitar el callejón en www. realmarykingsclose. com Castillo con fantasma. ¿Quiere alojarse en una mansión encantada? Melville Castle, al sur de Edimburgo, fue abierto en 2003 como hotel de 4 estrellas. Durante los trabajos de restauración el fantasma de una mujer fue visto junto a la chimenea de la biblioteca y, más tarde, a los pies de la cama de un dormitorio situado en el primer piso. Por cierto, se puede reservar esa habitación... aunque mejor no duerma solo. Se especula con que el espíritu atormentado pertenece a María Estuardo, reina de Escocia, que frecuentó el castillo con su amante, su secretario David Rizzio, que fue asesinado por los nobles. www. melvillecastle. com Más información práctica: www. visitscotland. com La peste bubónica contribuyó a sembrar de espectros Mary King s Close ABC Edimburgo El barrio de las almas en pena El castillo de Melville, al sur de Edimburgo. Un alojamiento con GONZALO CRUZ JR. encanto y encantado. Cuidado: los fantasmas aparecen a los pies de la cama (Viene de la página anterior) se dan de bruces con la pesadilla. El Ayuntamiento nombró a Jon Paulitius doctor oficial para combatir la plaga y le asignó una paga mensual de 40 libras escocesas. La silueta del médico recortándose en la puerta de las habitaciones, protegido con un manto de pies a cabeza y con la cara cubierta por una siniestra máscara nariguda, debía aportar un plus de terror a los enfermos, que agonizaban en sus lechos con el cuerpo lleno de bubones. En los documentos descubiertos por los buceadores del pasado se cuenta la historia de un crimen perpetrado en el barrio. En 1523, un adinerado comerciante llamado Alexander Cant fue asesinado por su mujer y su suegra. Al parecer, ésta no había pagado la dote de su hija- -20 libras esterlinas en cash y el yerno la había demandado. En medio de una acalorada discusión el asunto se les fue de las manos a las mujeres y Alexander acabó mal. Alison, la suegra, fue condenada a morir ahogada en Nor Loch, un lago que había donde ahora crecen los jardines de Princes Street. La ejecución de Katherine, la esposa, fue pospuesta al estar embaraza- da, pero cuando dio a luz huyó a Inglaterra y se casó con un refugiado protestante escocés. Sus nombres, sus dramas... incluso sus fantasmas quedaron atrapados aquí con el paso de las centurias. A mediados del siglo XVIII muchos edificios del viejo Edimburgo, incluyendo partes de Mary King s y otros callejones, amenazaban ruina. El proyecto de Royal Exchange fue el origen de esa nueva ciudad levantada sobre las antiguas barriadas. El abandono fue lento, pero imparable. El fabricante de sierras Andrew Chesney, último superviviente de Mary King s Close, fue obligado a marcharse en 1901. Las dependencias municipales del City Chambers ocultaron el lugar, no su leyenda, que empezó a filtrarse desde las oscuras y silenciosas catacumbas. Para los que quieran más emociones de esta naturaleza, el viaje continúa hacia el norte de Escocia, en el aeródromo de Montrose, donde deambula el fantasma de un aviador que se estrelló durante la Primera Guerra Mundial; o en el castillo de Fyvie, que cuenta entre sus inquilinos con una dama verde que vuela por los pasillos; o en Wine Tower, donde dicen que el espíritu de un gaitero asesinado por el padre de su enamorada toca su instrumento en las noches de tormenta; o en Skaill House, en las islas Orcadas, donde algunos huéspedes han informado de que un fantasma se sienta en las camas; o en el castillo de Ardvreck, habitado por el espíritu de la hija de un jefe del clan Macleod que intentó casarla con el diablo...