Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 12 06 CLAVES DE ACTUALIDAD ETA y el cine De la equidistancia a la justicia Todos estamos invitados película que rueda Manuel Gutiérrez Aragón, reivindica, por encima de ambigüedades, el derecho a la vida en el País Vasco. Algo que muy pocos filmes sobre ETA han sabido subrayar POR E. RODRÍGUEZ MARCHANTE l cine español ha mirado al terrorismo de ETA con tanta insistencia como ambigüedad, y desde hace más de treinta años. Varias decenas de títulos importantes lo han hecho directamente a los ojos y desde distancias más o menos próximas, aunque no son tantos, lógicamente, los que han mantenido la mirada firme y sin bajarla. En realidad, ni la cantidad y ni siquiera la calidad han sido en muchas ocasiones lo crucial de este cine enfocado hacia el terrorismo de ETA; lo esencial, lo importante, lo auténticamente reseñable es en muchas ocasiones el lu- E gar en el que se ha puesto la cámara, y hacia dónde apuntaba y con qué intención o finalidad. Por abreviar, se podría decir que el barrido de la mirada del cine al terrorismo etarra ha sido y es, dicho sin pulir, el siguiente: el punto de vista del director y de la película está situado donde los etarras (y desde allí se puede condenar, criticar, comprender y hasta alentar) el punto de vista está justo donde las víctimas (no son muchos los directores que se han atrevido a situar exactamente ahí su cámara, sin titubeos, honesta y valientemente) y el punto de vista se desdobla y mira con un ojo a un lado y con el otro, al otro... es lo que se llama equidistancia un concepto ante el que hay que reprimir el golpe de vómito. Casi todo el cine que se ha hecho sobre el terrorismo, ha sido con la cámara puesta allí, en terreno, digamos, de los otros y entre los cineastas que han tomado este punto de vista destaca Imanol Uribe con cuatro películas, El proceso de Burgos La fuga de Segovia La muerte de Mikel y Días contados Con mayor o menor intensidad, el cine sobre la banda terrorista desde esta perspectiva siempre deja algún resquicio para la comprensión, la mezcla turbia de la ideología y el crimen, y suele estar impregnado con algo parecido a la leyenda, la mítica o la fascinación. Títulos como Operación Ogro de Gillo Pontecorvo; Días de humo de Antxon Eceiza; La Carmelo Gómez encarnó a un etarra en la película de Imanol Uribe Días contados La mirada decente sobre el terrorismo de ETA ha venido con películas de corte documental, alentadas y producidas por Elías Querejeta, como Asesinato en febrero