Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 12 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Marruecos Sexo e Islam (Viene de la página anterior) que se muestran favorables a cambiar de posición. Muchos jóvenes acuden hoy a sus citas tras encontrarse en unforo de internet o después de haber contactado a través de sus móviles. El Gobierno de Marruecos no es de los más estrictos del mundo árabe en el control de las páginas web y los usuarios de los cibercafés cada vez se esconden menos a la hora de ligar por el messenger o acceder a páginas con contenidos pornográficos. Los medios de comunicación juegan también un importante papel a la hora de romper el tabú que sigue suponiendo el sexo en las sociedades musulmanas y árabes. Asuntos como la pareja, la homosexualidad, la frecuencia de las relaciones, las prácticas preferidas, la primera vez, los métodos anticonceptivos o el travestismo han saltado en los últimos meses a las primeras páginas de algunas importantes publicaciones. Pero si hay algo que impregna el debate del sexo, mucho más que la edad o la condición social, es la religión. Las cosas son, sin embargo, muy distintas a como las pintan las apariencias o a como las pintaban hasta hace pocos años. Muy a pesar del Islam, las relaciones sexuales antes del matrimonio cada vez son más habituales y la juventud antepone a menudo sus deseos a lo que dicta el Corán. Una puerta al vicio Algunos directores de cine que han intentado abordar con libertad en sus películas parcelas de la vida sexual se han visto enfrentados a los sectores más conservadores y apegados al cumplimiento estricto de las leyes religiosas. Los aplausos para filmes como Une minute de soleil en moins de Nabil Ayouch o Marock de Leila Marrakchi hacen frente a las críticas de los islamistas, que desde hace años acusan a los festivales que se celebran en el reino de ser una puerta abierta al vicio y la perversión. Los miembros de Justicia y Caridad llegaron a desplegar en el verano de 2002 una campaña para limpiar las playas de pecadoras que mostraban más carne al sol de la debida. Loubna R. de 26 años, es una joven marroquí que se considera musulmana, pero que prefiere no plegarse a lo que dice el Islam y su tradición en materia sexual. Si intentara respetar el Corán letra a letra sería imposible disfrutar de mi sexualidad Educada lejos de los ambientes más estrictos que dominan a menudo la sociedad marroquí, Loubna fue a una escuela francesa en Rabat donde chicos y chicas mantenían relaciones sexuales desde muy pronto, sobre los 14 años Aunque hay un evidente cambio de mentalidad que le permite hablar de cuestiones sexuales en casa, la ley sigue los pasos que marca la religión, según Loubna. Como mujer marroquí soltera no puedo tener vida sexual activa, y si se demuestra lo contrario podrían arrestarme Reconoce sin embargo que estos vericuetos legales sólo se emplean para casos complicados de adulterio Claro que incluso en los ambientes más instruidos, el machismo es la tónica imperante, como recalca esta joven. Hasta los hombres más educados, a los que les gusta acostarse con chicas antes de casarse, reconocen abiertamente que a la hora del matrimonio sólo querrán a una virgen Las pocas jóvenes que reconocen haber tenido relaciones sexuales deben de estar muy solicitadas según una encuesta publicada en el diario independiente L Economiste porque el 67 por ciento de los chicos reconocieron haberlas tenido frente al 66 por ciento de las chicas que dijeron que no. Aunque más sorprendente es que el 8 por ciento crea que el cáncer es una enfermedad de transmisión sexual. El semanario Nishán se refirió hace unas semanas a un informe elaborado por la multinacional Pfizer que concluye que, aunque los marroquíes hacen el amor una media de siete veces al mes, no están satisfechos con su vida sexual. El periodista se pregunta si este resultado no será una estrategia para vender más viagra, su producto estrella. La publicación destaca además el hecho de que la presentación del informe coincidiera con la celebración en Marraquech de un congreso sobre sexología que apenas tuvo repercusión en los medios de comunicación del país magrebí y que la agencia oficial Map sólo difundió a sus abonados en francés y no en árabe. Houda Lemjir, presidenta de la Asociación Hispano- marroquí de mujeres, describe con fina precisión su forma de ver los valores que rigen la sociedad marroquí en el portal marruecosdigital. net. Todo gira en torno a dos mun- Incluso en los ambientes más educados el machismo es la tónica imperante. Les gusta acostarse con chicas antes de casarse, pero para el matrimonio sólo querrán una virgen