Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Berlín Navidad de fábula La ciudad de moda en Europa se prepara para disfrutar las fiestas de Navidad. Con zonas comerciales y mercadillos. Con arte y paseos por unas calles vivas y activas a cualquier hora. Berlín ha sabido convertirse en anzuelo para millones de turistas cada año. Estos sus argumentos POR MANUEL CAPELO ntes los alemanes viajábamos a España para comprar porque era más barato. Ahora, los españoles viajan a Berlín para hacer sus compras porque les resulta más económico La frase es de un responsable de la Oficina de Promoción Turística de Berlín, que ha incluido en su argumentario la excelente relación calidad precio con la que acoge esta ciudad al viajero acostumbrado a facturas más elevadas en otras capitales europeas. La afirmación la corrobora también Klaus Kartmann, director del recién inaugurado hotel Meliá Berlín, el primero de esta marca en Alemania, quien nos asegura que una noche en este hotel de cinco estrellas de lujo, que lleva dos meses en funcionamiento, enclavado en la calle Friedrichstrasse muy cerca del Mitte- -uno de los barrios de moda- -y de la movida cultural berlinesa, puede salir por cien euros la habitación doble con desayuno incluido. Unos precios bastante asequibles que también se complementan con la oferta de restauración y que apuntalan los encantos de Berlín, la capital de la Alemania reunificada, que se está convirtiendo en una atractiva ciudad para ir de shopping especialmente en estas semanas previas a la Navidad cuando se montan más de cincuenta mercadillos navideños, muchos de ellos acompañados por pistas de hielo o atracciones culturales. ¿Y el viaje? Pues las ofertas de los vuelos de bajo coste permiten viajar hasta la ciudad alemana a bastante buen precio. Por ejemplo, Air Berlín tiene vuelos desde quince aeropuertos españoles vía Palma de Mallorca. Los datos de pernoctaciones y de turistas nos dicen que esa oferta turística está calando: en un año han pasado de catorce millones y medio de pernoctaciones a A dieciséis, y de seis millones y medios de visitantes a siete millones. Y es que esta ciudad alemana, de tanta reminiscencia en el pasado histórico más reciente, es sobre todo una ciudad creativa, divertida, hospitalaria y muy agradable de visitar. Inspiración francesa Berlín, para los que la visitan por vez primera, es sorprendente por su variedad. Su historia la ha dejado dividida en tres grandes zonas para la visita y las compras. La Kurfürstendamm una avenida que Guillermo I hizo a imitación de los bulevares franceses, que invita a largos paseos para contemplar sus escaparates y donde se pueden encontrar tiendas elegantes de diseñadores internacionales en las calles perpendiculares como la Fasanenstrasse Unos metros más adelante se encuentra el famoso KaDeWe (el gran almacén del oeste) con su gran variedad inagotable de productos y su legendaria sección de especialidades gastronómicas. La otra gran zona se quedó en la parte oriental, donde la avenida Bajo Los Tilos, que parte de la Puerta de Brandemburgo, y la Alexander Platz; son los centros de las compras. Allí se encuentran los grandes almacenes berlineses, Kaufhof, y, en los alrededores, el barrio Mitte que se ha contagiado de los nuevos aires capitalistas y está jalonado de pequeños comercios, muchos de ellos instalados en lo que fueron los patios (hoff) de las viviendas sociales del Berlín oriental. Y la nueva zona berlinesa, la Postdamer Platz, es el resultado La puerta de Brandemburgo, preparada para recibir la Navidad de la creatividad y la imaginación de los arquitectos europeos que han desarrollado una de las plazas más vanguardistas de Europa en lo que era la tierra de nadie entre los dos Berlines divididos por el muro. La plaza Sony y el conjunto de edificios en torno al centro comercial de las galerías Arkaden, con más de ciento veinte comercios, treinta salas de cine (entre ellas, un cine IMAX) un gran teatro para musicales, son citas ineludibles. AP Turismo de shopping Berlín ha apostado por el turismo de shopping y su gobierno regional ha aprobado una modificación de los horarios comerciales que les permite abrir en diez domingos y ampliar el horario de apertura de tiendas, a diferencia de lo que ocurre en los otros landers alemanes. Estos días previos a las fiestas se montan más de cincuenta mercadillos navideños, muchos de ellos acompañados por pistas de hielos o atracciones culturales A todo ello hay que unir la oferta cultural. Los responsables turísticos de esta ciudad se jactan de que diariamente hay casi mil quinientos eventos culturales además de los museos que se concentran, los más interesantes, en la llamada Isla de los Museos La ciudad es también conocida por su ambiente nocturno y cultural que permite tomar una copa con música en directo de fondo en los alrededores del antiguo palacio de las lágrimas una estación de cercanías en la avenida de Friedrichstrasse donde en épocas anteriores se despedían las familias que vivían a un lado y otro del muro. Y una curiosidad: está muy de moda en estos ambientes de movida cultural saciar el hambre con salchicha al curry y cava francés. Una mezcla tan sorprendente como la propia ciudad.