Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Mario Picazo (arriba) de Telecinco, y Roberto Brasero (abajo) de Antena 3, saben que miles de ojos les observan. Los telespectadores esperan de ellos el más difícil todavía: que nunca se equivoquen Rafael Vicente, técnico superior de Actividades del Instituto Nacional de Meteorología, junto a diversos medidores atmosféricos I. N. M. menzó hasta el siglo XIX, y se hizo mayor de edad en el XX. En esta ciencia siempre se ha trabajado en tres fases: observación, diagnosis y predicción. Hasta los años setenta del pasado siglo, funcionaba el llamado modelo sinóptico, que era el que se utilizaba por ejemplo en la época de Mariano Medina. Entonces, contado de una manera muy resumida- -comenta Ángel Rivera- el meteorólogo, después de estudiar la información de las observaciones, establecía los modelos conceptuales de frentes, de borrascas... y sacaba una sinópsis. A partir de ésta, aplicaba sus reglas y hacia un mapa previsto para las próximas veinte, veinticuatro o treinta y seis horas. Imagen del satélite Meteosat. A la derecha, arriba, un mapa de predicciones del INM. Abajo, mapa del Año Hidrológico; en verde, las zonas con mayor porcentaje de lluvia, respecto al normal, entre el 1 de octubre y el 28 de noviembre Ordenadores y satélites Sin embargo, en la década de los setenta se produce la curva decreciente de los modelos sinópticos y la irrupción de los modelos numéricos, en los cuales, a partir de las observaciones se realizan diversos procesos matemáticos para ver la evolución del tiempo y hacer las predicciones. El modelo númerico, que ya había sido propuesto por Richardson a principios del siglo XX, no pudo ser operativo hasta la llegada de los ordenadores, que revolucionaron esta ciencia Actualmente, la ayuda de un número cada vez mayor de satélites ha contribuido a afinar las predicciones. Pero, ¿cómo se realiza exactamente el proceso que cul- mina en los mapas que vemos en la televisión o en los periódicos? Lo primero que se hace es recabar en todo el mundo observaciones- -comenta Rivera- Después de la recogida de datos y la aparición de esos datos en los mapas, el ordenador o bien el experto en predicción- -en el Instituto hay alrededor de cuarenta- -realizan una serie de estructuras. El segundo paso sería el proceso de análisis. En el mismo, lo que se hace es sacar cuál es la estructura de la atmósfera a una hora concreta. A continuación se realizan las predicciones y se inyectan en diferentes sistemas de telecomunicaciones... También hay intercambios internacionales de información con otros servicios meteorológicos. Ése es un ciclo que más o menos se repite cada seis horas. Cada seis horas hay datos nuevos, modelos nuevos... Después, el INM envía diversos productos -entre los que se encuentran los pronósticos- -cuando están preparados, y las televisiones u otros medios reciben lo que contratan de una manera continua. En el caso de las televisiones, cuando quieren, cortan; y utilizan la información recibida hasta ese momento para elaborar su espacio sobre el tiempo. Luego, a partir de ahí, cada medio tiene libertad de cátedra. Nosotros no intervenimos en lo que ellos cuentan a sus espectadores. Los informadores Canarias, Galicia, País Vasco, Cantabria, Asturias y Baleares son, según los expertos, los zonas de España donde es más complicado realizar las predicciones La base única por la que me guío es la información del INM- -asegura José Antonio Maldonado, de TVE- Yo tengo el título de meteorólogo, trabajé en el Instituto y comparto sus criterios de rigurosidad. Estoy en contacto con los expertos en predicción de turno de ese centro y, en caso de duda, intercambio opiniones con ellos... En Televisión Española llevo más de veinte años dando esta información. Al principio, recuerdo que pintaba los mapas a mano. Creo que tecnológicamente se ha avanzado mucho tanto a la hora de recabar la información como a la hora de presentarla Mario Picazo es la cara más conocida de las noticias del tiempo de Telecinco, aunque el equipo Meteo de la cadena está compuesto por tres meteorólogos y un geógrafo con experiencia en climatología. Lo primero que hacemos para elaborar nuestras predicciones es un análisis de los mapas del tiempo. Mapas que generan varios modelos de cálculo, aunque del que más tiramos es de (Pasa a la página siguiente)