Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura La Edad de la Mentira ace sólo unos días, en una entrevista concedida a una cadena nacional para un reportaje sobre la situación sociopolítica del mundo, respondía el Premio Nobel de Literatura José Saramago: Vivimos en la Edad de la Mentira. De la misma manera que existe una edad del bronce, a los que vivimos ahora nos toca esta edad en la que los medios de comunicación retuercen, según sus intereses, la información de una realidad ya difícil hasta convertirla en otra cosa En este mismo sentido, se manifestaba el ex director general de Unesco y autor de una extensa obra poética y ensayística, Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación para una Cultura de Paz, en la presentación de un libro, Un diálogo Ibérico editado por Galaxia Gutemberg, con el ex presidente de Portugal, Mario Soares. Abundando en el contenido del libro, establecido como un diálogo entre los dos autores, además de tratar las relaciones de España y Portugal con Iberoamérica, y el papel de las dos naciones vecinas en el marco europeo e internacional, Mayor se quejaba de la sobreabundante Visión parcial, sesgada de la realidad de los medios audiovisuales, sobre todo televisión y radio, que perjudican en gran medida la difusión de la realidad a quienes la reciben Insistía en la responsabilidad, en la necesidad de exigir a los periodistas el cumplimiento de un código deontológico y profesional al margen de intereses bastardos, en pro del bien común, y su confianza en cierto sector de la prensa, que con mucho esfuerzo mantenía este compromiso, matizando las informaciones. Algo huele a podrido, como dice el clásico, ante la diversa manipulación informativa que sufri- H mos, en algo que nos denigra a todos, por el comportamiento de algunos, y que enrarece la cultura democrática española que tanto esfuerzo ha costado levantar. José Antonio Zarzalejos, director de ABC, denunció la campaña de denigración contra este medio en su intervención en el Foro de la Nueva Sociedad, argumentando que ABC- -y su entidad editora, Vocento- -ha sufrido- -y sigue padeciendo- -una brutal campaña de denigración, es decir, de ofensa a su fama, para, en un ejercicio de competencia desleal, deteriorar con prácticas prohibidas y reprobables su posición en el mercado de la prensa en España Esta afirmación, realizada tras una abierta campaña de difamación por cierto pope radiofónico de evidentes intereses, y cuyas actitudes responden punto por punto a un enfermo de delirios de grandeza de manual, fue corroborada y apoyada por Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid y de la FAPE, en la inauguración de la exposición ABC. Más de un siglo de historia gráfica en un acto con asistencia de una amplia representación de profesionales y presidido por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, Catalina Luca de Tena, presidentaeditora de ABC; el citado Urbaneja y José Antonio Zarzalejos. Urbaneja declaró que ABC y su director soportan críticas desmesuradas que rechazo porque son injustas, son falsas y son dañinas para la reputación de la profesión. Quienes las protagonizan cada mañana incumplen el código ético de la profesión, el libro de estilo del propio medio, y hacen un uso sedicente de la libertad de expresión, que no es divisible, pero tampoco ilimitada Y es que la queja de Zarzalejos cuando se ofrecía este comunicado- La dedicación descalificatoria- -obsesiva- -que me aplica el perpetrador de esta campaña, lejos de dañarme, me congratula. Si tiene por enemigos, entre otros, a Aznar, a Zapatero, a Maragall- no olvidemos a Alberto Ruiz Gallardón- y, sobre todo, al Rey, la verdad es que me ha hecho un personaje. No aspiraba yo a tanto -no era tan personal, aunque quien difama sí personalice, como el deseo de exponer la enloquecida actitud de quien hace blanco de las instituciones democráticas en las personas que las representan. Además de ser una irresponsabilidad muy interesada- -y si es locura, que se trate con farmacopea apropiada o con camisas de fuerza- es el método nazi de Goebbels: Si una mentira se repite las suficientes veces, acaba convirtiéndose en verdad Pero una mentira, por mucho que se repita, siempre será una mentira. JESÚS GARCÍA Economía Galán y la caza mayor Ignacio Sánchez Galán le gusta cazar leones en África. Los que le conocen destacan su incansable capacidad en la búsqueda de la pieza y el escaso tiempo de recuperación en los despachos. También sabe disfrutar con sus amistades reales con un buen Matarromera, el mismo vino que manda poner en los aperitivos con los periodistas. No le duelen prendas porque no se siente un paleto de la electricidad, ni le gusta caminar como los cangrejos y por eso se ha ido a Escocia, de compras. Es algo habitual entre las empresas españolas. Las islas son el único gran mercado abierto para las empresas en Europa y allí hacen sus américas las compañías españolas. Galán ha hecho un dribling defensivo en toda regla. Un salto hacia lo multinacional en su más amplio sentido. Trata de huir de la norma pacata española que ha impedido cualquier fusión en la última década. Gracias entre otras cosas a la siempre indiscreta intervención de los diferentes gobiernos. Con la compra de Scotish Power engorda Iberdrola hasta situarla en los 64.000 millones de euros, después de E. On y la pública EDF, que es un mastodonte. Encarece de paso la entrada de ACS, el castillo donde habitan los March, los Albertos y Florentino Pérez. Es difícil pensar en un consejo de administración en el que se sienten todos estos señores y los prohombres de la Iberdrola de la última etapa, más el BBVA y la BBK. Suena extraño. Por ahora ACS espera el favor del Gobierno, después de haberse lanzado a la piscina de comprar el 10 de la eléctrica sin que le hayan levantado las limitaciones de voto del 3 que A tiene debido a su 40 en Fenosa. Han conseguido que la Comisión Nacional de la Energía, estos dias desautorizada por Bruselas tras considerar ilegales las condiciones impuestas a E. On, le apruebe con tibias condiciones la toma de hasta un 24,9 de Iberdrola. Y por eso la actividad en Iberdrola sigue frenética. De todos modos, la caída sufrida en bolsa por Iberdrola, que ha iniciado un proceso de recompra de títulos para sostener la acción, ha provocado la desazón entre los de ACS porque acumulan minusvalías cuantiosas en esa operación, financiada a través de BBVA, con lógica pignoración de acciones. El salto que da Galán con Scottish encarece además la toma de los de ACS, que deberán endeudarse más si quieren mantener su posición en Iberdrola. Aunque Galán y los suyos insistan en que en ACS están encantados por ahora permanecen fuera del consejo. En el órgano de gobierno de Iberdrola muchos se remueven en los asientos conscientes de que en pocos meses tendrán que salir. La CNE se va a pronunciar previsiblemente a finales de enero sobre el asunto de las limitaciones de voto. Mientras Antoni Brufau, en Repsol, se ha blindado ante posibles operaciones hostiles de extranjeros y ha sentado a Luis del Rivero y Juan Abelló en el consejo en representación del 20 que tiene Sacyr en la petrolera. Llegarán más. La Caixa ha dejado de ser el primer accionista de Repsol, igual que BBVA se fue este mismo año. Los Entrecanales en Endesa Los Entrecanales tendrán que sentarse también en el consejo de Endesa porque tienen un 20 aunque saben que Pizarro no cede un ápice y a Blesa, con un 9,9 %l e ha dado lo justo, así que tendrán que pasar otra travesía del desierto, menos dolorosa que la de FCC, pero también repleta de obstáculos. Acciona tampoco es plato de buen gusto de Pizarro. Sigue Blesa, tras los últimos deslices, deshojando la margarita de la carta de Manuel Jove. El rico gallego, que colocó Fadesa a Fernando Martín, igual que otras fortunas de este país se lanzan estos días a comprar cincos por cientos de empresas con el objetivo de pagar menos al fisco a cuenta de las exenciones por reinversiones. Galán salió de caza a Escocia y ha vuelto con un acuerdo amistoso, que es casi el 50 de la OPA. Si no se le cruza otro carnívoro dispuesto a comerse su pieza, puede que la cobre, aunque después deberá lidiar con otros morlacos correosos.